Edición del Sábado 05 de diciembre de 2009

Edición completa del día

La enuresis, los niños y sus padres - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

La enuresis, los niños y sus padres

missing image file

Producida por causas orgánicas o funcionales, esta afección incomoda a los niños e inquieta a los padres. Para un tratamiento adecuado, el primer paso es consultar al médico.

FUENTE. DI LUCCA COMUNICACIÓN. FOTO. EL LITORAL.

El estudio “Problemas de conducta en niños y el estrés de la crianza asociado con la enuresis nocturna primaria”, publicado en el Acta Pediátrica 91, concluye que la enuresis genera problemas de comportamiento en los niños y ocasiona estrés en los padres para criar a sus hijos.

La enuresis es un síntoma común que afecta tanto a los niños como a su entorno familiar ya sea directa o indirectamente. Una de cada 10 personas fue enurética de niño, mientras que la mayoría de la población tiene o tuvo algún hijo, familiar cercano o conocido con este síntoma. La consulta con un médico especializado en enuresis es el primer paso hacia un plan terapéutico adecuado y la solución del problema.

Los resultados del estudio indican que los niños con enuresis tienen más problemas de comportamiento que aquellos sin este síntoma, además de exhibir una menor capacidad de relacionamiento social. Por otra parte, los padres de niños con enuresis manifestaron mayor estrés relacionado con la crianza del niño. También comunicaron que sus hijos tienen un mayor grado de hiperactividad y problemas de distracción. Según el estudio, los niños enuréticos poseen características intelectuales y emocionales que no satisfacen las expectativas de los padres. “Los niños con enuresis pueden presentar trastornos en la conducta y baja autoestima, ya que hay algo que ellos no pueden controlar” sostuvo el Doctor Eduardo Ruiz, Urólogo Infantil del Hospital Italiano.

UN SÍNTOMA, DIVERSAS CAUSAS

La enuresis es un síntoma asociado a diversas causas, que pueden ser orgánicas o funcionales, que favorecen la emisión de orina durante las horas de descanso. Es un problema común que tiene implicancias tanto en el niño como en su entorno familiar. De acuerdo al estudio, los padres de niños con enuresis consideran que están más aislados de sus pares y de la red de apoyo social, se sienten frustrados, y con menor confianza en sus habilidades para criar a sus niños y, como consecuencia, con sentimiento de culpa al desempeñar el papel de padres.

En este sentido, la enuresis afecta al niño y a la familia, por esta razón es importante realizar una consulta médica adecuada para tratar el síntoma. “Dado su frecuencia y sus consecuencias sobre la calidad de vida de muchos niños y adolescentes, sus padres y su entorno familiar, se recomienda la búsqueda de ayuda y consejo médico ya que existen alternativas terapéuticas que adecuadamente indicadas permiten que estos niños amanezcan con la cama seca” sostiene el Doctor Eduardo Ruiz, Urólogo Infantil del Hospital Italiano.

Los padres de niños con enuresis poseen un alto nivel de estrés, teniendo en cuenta que sus niños son muy demandantes. Estos padres suelen estar “agotados”, necesitan contención y, por sobre todo, una explicación sobre lo que les está pasando a sus hijos. La falta de información genera una sensación de soledad e impotencia ante la situación familiar, lo cual inevitablemente recae en suponer una falla en la crianza misma. Aporta gran valor trabajar tanto con los niños como con sus padres, para bajar la ansiedad de estos últimos y así, poder ayudar a sus hijos.

ACERCA DEL ESTUDIO

El estudio citado se titula “Problemas de conducta en niños y el estrés de la crianza asociado con la enuresis nocturna primaria” y fue publicado en el Acta Pediátrica 91 y realizado por Kwai Chung Hospital; el Servicio de Pediatría del Pamela Youde Nethersol e Eastern Hospital; y el Servicio de Pediatría del Tuen Mun Hospital de Hong Kong. El mismo tuvo como objetivo investigar el comportamiento de los niños enuréticos y el estrés de los padres para su crianza. El método utilizado para este estudio consistió en comparar dos grupos de niños: el primero formado por 89 niños con enuresis nocturna primaria grave versus un segundo grupo de control formado por 131 niños sin los síntomas; ambos grupos con una distribución pareja en cuanto a edad y género.

Al mismo tiempo se solicitó a los padres de los niños evaluados que completen un cuestionario sobre el comportamiento de su hijo, a través de un instrumento de origen empírico que sirve para evaluar problemas de conducta y emocionales de los niños. Los padres debieron asignar un valor al índice de estrés asociado a la crianza de los niños luego de recibir una explicación por parte del asistente de la investigación. A su vez, el asistente también entrevistó al niño y lo clasificó en relación con el funcionamiento utilizando una escala de clasificación objetiva de evaluación global de funcionamiento.

En conclusión, los niños con enuresis difieren de los niños de control en términos de su funcionamiento conductual y emocional. Además se registró más estrés asociado con la crianza en los padres de los niños con enuresis que en la muestra de control. Los hallazgos sugieren que existe una asociación entre la enuresis y los problemas de conducta o emocionales y que el nivel de estrés asociado con la crianza está aumentado en estas familias.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 05 de diciembre de 2009
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?