Edición del Miércoles 03 de febrero de 2010

Edición completa del día

Inédita operación de oído medio realizaron hoy en nuestra ciudad - Edición Impresa - Área Metropolitana Área Metropolitana

La primera cirugía de su tipo en el medio público y privado

Inédita operación de oído medio

realizaron hoy en nuestra ciudad

Un médico del Hospital de Clínicas de Buenos Aires colocó un pequeño equipo en el hueso de la cabeza de un niño de 7 años para que pueda tener audición en su oído malformado congénitamente. Al término de la operación, la mamá del pequeño dijo que se estaba recuperando bien.

1_aa.jpg

Los Dres. Pitashny y Hocsman dieron precisiones a El Litoral sobre la operación. Foto: Amancio Alem

 

 

De la redacción de El Litoral

redaccion@ellitoral.com

Bautista Bruno Ramayón, un nene de 7 años oriundo de San Justo, provincia de Santa Fe, quien tenía una malformación de nacimiento en su oído medio derecho, fue operado esta mañana en nuestra ciudad, cirugía que le permitirá tener audición completa y mejorar el desarrollo de su lenguaje.

Se trata de la primera intervención quirúrgica de su tipo que se hace en nuestra ciudad, tanto en el sector público como privado, y estuvo a cargo del Dr. Eduardo Hocsman, médico otorrinolaringólogo, jefe de la Sección Otoneurología del Servicio de Otorrinolaringología, perteneciente al Hospital de Clínicas General San Martín de Buenos Aires. Fue realizada en el Instituto de Otorrinolaringología, que dirige el Dr. Raúl Pitashny.

Hocsman explicó a El Litoral en qué consistió esta inédita cirugía. “Se trata de un dispositivo implantable que transforma la energía sonora en una energía mecánica, es decir, el aparato vibra y- a través de un tornillo de titanio que se inserta en el hueso- le pasa información a la cóclea, ya sea de ese oído o del contralateral, y by-pass a el oído medio, pasando la información al oído interno”, precisó.

Sin embargo, aclaró que -por la edad del paciente- la intervención debe realizarse en dos etapas: hoy se ancló el perno en el hueso, que queda sobresalido de la piel medio centímetro pero después el pelo lo tapa (en una cirugía que no duró más de una hora) y, dentro de 8 ó 9 meses (tiempo en que se debe integrar el dispositivo al hueso), se colocará la parte que va por fuera de la piel, un aparato pequeño que es el que vibra cuando recibe el estímulo sonoro, en una cirugía sencilla y que dura 10 minutos. Luego, el paciente no necesita rehabilitación posterior.

Este mediodía, Belén, la mamá de Bautista, contó que su hijo había salido bien de la operación y que estaba esperando que se le fuera el efecto de la anestesia. También recordó que “cuando los médicos nos ofrecieron este equipo nuevo primero nos asustamos pero después, investigando en Internet, decidimos acceder a la intervención, que le permitirá a Bautista manejarse mejor, ya que él escucha con el otro oído”. Admitió estar nerviosa por la cirugía pero contenta por lo que significará para su hijo cuando se le realice la segunda intervención quirúrgica.

Casos particulares

Por otra parte, explicó que “se reserva este aparato -de origen sueco- para el caso de pacientes que no pueden usar audífonos convencionales por tener una disgenesia o malformación de nacimiento (como en este caso) o una operación de oído que, en algunos casos, impide la utilización de audífono”.

Al respecto, Pitashny mencionó que “en este tipo de cirugías hay dos partes: la estética y la de la audición. En nuestra época, a todos los chicos que tenían esa malformación se los operaba, pero eran intervenciones que a veces eran exitosas desde el punto de vista funcional y otras no porque es muy difícil reconstruir un oído cuando está tan alterado. Pero seguimos teniendo problema con la oreja, porque no está. Este aparato permitirá oír al paciente de ese oído, aunque no tenga oreja”.

Hocsman advirtió que “la parte estética conviene resolverla cuando sea más grande porque la oreja crece. Este paciente tiene audición del otro oído pero todo lo que le llega de ese lado lo obliga a girar la cabeza para poder escuchar. Además, se trata de un chico que está en edad de aprender y le permitirá mejorar el desarrollo del lenguaje”.

Y agregó: “En realidad, el origen de este diseño es para estos casos pero después se fue ampliando para otros más complejos como la hipoacusia o anacusia extrema unilateral (un oído funciona bien y el otro mal, motivo por el cual un audífono convencional no sirve porque no tiene resto auditivo).

Por último, explicaron que “antes, a los pacientes se le colocaba una vincha con un audífono, lo que hoy se utiliza para hacer pruebas, antes de operarse. Son cosas que van evolucionando. Imagínense el estigma que era para un chico ir con una vincha a la escuela con un audífono pegado. No lo quería usar bajo ningún punto de vista y en este caso lo tapa el pelo”.


Implante coclear

Los otorrinolaringólogos explicaron la diferencia entre la intervención realizada hoy y un implante coclear. “Este último implica un equipamiento más sofisticado pero que está destinado a reemplazar al oído interno. Actualmente estos casos son numerosos, ya que se trata de pacientes con problemas auditivos profundos de nacimiento, que no les permiten desarrollar el lenguaje, o que han perdido la audición por alguna enfermedad, en forma total o casi total”.

/// LA CLAVE



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Miércoles 03 de febrero de 2010
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?