Edición del Sábado 20 de marzo de 2010

Edición completa del día

Decepción en Irlanda por la carta papal sobre los curas abusadores - Aldea Global - Internacionales Aldea Global

RESPUESTA DE LAS VÍCTIMAS

Decepción en Irlanda por la carta

papal sobre los curas abusadores

La misiva era esperada con suma expectativa. Las víctimas reprochan, entre otros puntos, que Benedicto XVI no haga mención a la responsabilidad que le cabe al Vaticano.

 

ellitoral@ellitoral.com

EFE/Télam

Los grupos de víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes pederastas en Irlanda se han declarado decepcionados por el contenido de la Carta pastoral en la que el Papa Benedicto XVI abordó hoy este asunto. “Sentimos que la Carta se queda corta a la hora de tratar las preocupaciones de las víctimas”, dijo hoy Maeve Lewis, directora ejecutiva de “One in Four” (“Uno de cada Cuatro”).

En su opinión, en la misiva, el Papa dirige sus críticas principalmente hacia los curas irlandeses de bajo rango, al tiempo que se olvida de la responsabilidad del Vaticano en los abusos sexuales de menores no sólo en Irlanda, sino en todo el mundo.

Tampoco pide, recalcó Lewis, la dimisión del primado de la Iglesia Católica irlandesa, el cardenal Sean Brady, tal y como vienen reclamando todos los grupos de víctimas. Otra víctima de los abusos sexuales, Andrew Madden, consideró hoy en un comunicado que la Carta “no aborda este asunto con total seriedad”. “El contexto es, por supuesto, inapropiado, ya que -explicó Madden-, por definición, una Carta pastoral está dirigida sólo a los católicos practicantes y, por tanto, hace caso omiso de mucha otra gente que se ha visto afectada por esta cuestión.

“Como habíamos previsto, la Carta tampoco aborda ninguno de los asuntos que hemos presentado en nuestra carta abierta al Papa del pasado mes”, añadió.

Aquel texto pedía una admisión de culpabilidad del Vaticano por sus propios fracasos e instaba al Papa a aceptar la dimisión de varios altos cargos irlandeses, incluida la del cardenal Brady.

En la mira

El purpurado se ha visto obligado esta semana a pedir perdón por haber ocultado el caso de abusos de menores cometidos por un sacerdote pederasta en la década de los años ‘70.

El primado, que siendo sacerdote en 1975 estuvo presente en dos reuniones en las que se pidió a dos niños víctimas de los abusos del cura Brendan Smyth que hicieran un voto de silencio, también dio a entender que reflexionará sobre su futuro, aunque ha descartado dimitir a menos que se lo pida el Papa.

“Una carta pastoral -continúo hoy Madden- no es la manera de responder a los informes de Ferns, Ryan y Murphy que abordaban violaciones, maltratos y abusos sexuales de niños a manos de curas y religiosos en este país y que fueron ocultados por las autoridades de la Iglesia”.

En 2008, la pequeña diócesis de Ferns, al sudeste de Irlanda, acaparó la atención nacional e internacional cuando un informe reveló la existencia de más de cien casos de abusos sexuales cometidos entre 1962 y 2002 por sacerdotes, algunos de los cuales trabajan o trabajaron en algún momento en la de Dublín.

Tres clérigos resultaron especialmente mal parados, Sean Fortune -responsable de 26 agresiones-, Donal Collins -director de escuela- y Martin Clancy, quien violó y dejó embarazada a una niña de 14 años.

Pasividad

Aquella investigación también denunció la pasividad de varios obispos de la diócesis a la hora de proteger a los menores y la actuación de la Policía, acusaciones que se han repetido en posteriores investigaciones.

En este sentido, el obispo de la diócesis de Cloyne, en el condado sureño de Cork, John Magee, se vio obligado a abandonar su cargo el pasado marzo por violar las reglas establecidas por la Iglesia para abordar este tipo de asuntos retrasando, por ejemplo, el comienzo de las pesquisas sobre supuestos abusos.

Uno de los textos que más conmoción ha causado hasta la fecha es el llamado “Informe Ryan”, divulgado el pasado mayo por la Comisión Investigadora sobre Abusos a Menores.

El documento es un catálogo de “sistemáticos” abusos sexuales, físicos y psíquicos cometidos por sacerdotes, monjas y personal seglar durante más de 60 años contra miles de menores en instituciones estatales gestionadas por la Iglesia.

La Comisión, presidida por el juez Sean Ryan, insistió entonces en que los maltratos se prolongaron durante años gracias a la cobertura y pasividad de las altas instancias gubernamentales y religiosas, cuyo único curso de acción, cada vez que se producían denuncias, consistía en mover de parroquia en parroquia a los curas pederastas.

Y el pasado noviembre, el “Informe Murphy” volvió a poner de manifiesto la connivencia de la Iglesia Católica con el Estado irlandés para ocultar durante décadas cientos de abusos sexuales en las parroquias de la diócesis de Dublín.

Repercusiones en Alemania

El presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Robert Zollitsch, calificó hoy la carta pastoral del Papa a los católicos irlandeses como unas “directrices claras válidas para toda la Iglesia”.

Lo que Benedicto XVI dice a los católicos en Irlanda “es también un claro mensaje para nosotros”, señaló el arzobispo de Friburgo y presidente de los obispos alemanes en un comunicado.

A juicio de Zollitsch, la carta pastoral del Papa, aunque no se refiera explícitamente a Alemania, no deja lugar a dudas de que la advertencia es válida también para este país.

“El escándalo de abusos sexuales no es únicamente un problema irlandés, es también un escándalo de la iglesia en muchas partes, y es un escándalo de la Iglesia en Alemania”, subrayó Zollitsch.

Con ello, el presidente de la conferencia episcopal asumió las palabras de repulsa hacia lo ocurrido en Alemania que las organizaciones de católicos de base habían pedido al Papa, pero que no forman parte de la carta pastoral.

Zollitsch recalcó que la Conferencia Episcopal alemana reconoció los “errores” cometidos por la Iglesia católica alemana durante la reciente asamblea de invierno.

“No podemos repetir este tipo de errores y necesitamos un esclarecimiento y transparencia absolutos”, dijo el arzobispo para añadir que todos los obispados alemanes están trabajando en ello. Según una encuesta realizada por el semanario Der Spiegel, en 15 de las 24 fiscalías generales que hay en Alemania se han abierto, desde que se destapó el escándalo, al menos 14 investigaciones contra curas católicos, sospechosos de haber incurrido en la pederastia.

1.jpg

Los irlandeses esperaban que el Papa solicitara la dimisión del primado de ese país, el cardenal Sean Brady, por haber ocultado casos de curas pederastas.

Foto: Archivo El Litoral

“Deben responder

ante Dios y

los Tribunales”

El Papa Benedicto XVI ordenó una inspección de diócesis y seminarios irlandeses implicados en los casos de pederastia y afirmó que esos sacerdotes deben “responder ante Dios y los tribunales”.

El Papa así lo ha manifestado en la Carta a los católicos irlandeses, hecha pública hoy por el Vaticano, en la que, además, expresa “abiertamente vergüenza y remordimiento” por los abusos sexuales a centenares de menores por parte de sacerdotes católicos ocurridos durante años en ese país.

En la misiva, el Pontífice usa palabras muy duras contra los curas pederastas, acusa también a los obispos irlandeses de no haber sabido gestionar los casos ocurridos y dice que tienen que reconocer que se cometieron graves errores de juicio y fallo de dirección.

El Papa expresa su “gran preocupación” por lo ocurrido y manifiesta que está “profundamente consternado” por los abusos de niños y jóvenes “indefensos” por parte de sacerdotes.

Asegura a los católicos irlandeses que comparte “la desazón y el sentimiento de traición” que muchos de ellos experimentaron al enterarse de “esos actos pecaminosos y criminales y del modo en que fueron afrontados por las autoridades de la Iglesia en Irlanda”.

Benedicto XVI pide perdón a las víctimas, abronca a los prelados y tiene palabras muy fuertes hacia los curas pederastas.

A las víctimas les dice que sabe que han sufrido dolorosamente, que nada puede borrar el mal que han soportado y que la confianza que tenían en los sacerdotes ha sido traicionada.

“Es comprensible que les sea difícil perdonar o reconciliarse con la Iglesia. En su nombre, expreso abiertamente la vergüenza y el remordimiento que sentimos todos”, afirma el Papa, que les pide perdón. A los sacerdotes y religiosos que han abusado de niños les dice que han “traicionado la confianza depositada” en ellos por jóvenes inocentes y por sus padres, “y debéis responder de ello ante Dios y ante los tribunales debidamente constituidos”.

“Habéis perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado vergüenza y deshonor sobre vuestros semejantes. Junto con el inmenso daño causado a las víctimas, un daño enorme se ha hecho a la Iglesia y a la percepción pública del sacerdocio y de la vida religiosa”, escribe el Papa.

Benedicto XVI los exhorta a examinar sus conciencias y a “asumir la responsabilidad” por lo cometido.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 20 de marzo de 2010
tapa

Seguinos

Necrológicas Anteriores

Recomendadas

Domingo algo fresco en Santa Fe -  -
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Alberto Fernández  Mauricio Macri  Dólar Hoy  Senado de Santa Fe  Colón  Unión