Edición Sábado 17 de abril de 2010

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Publicaciones

Semillas para florecer y fructificar

Nora Didier de Iungman

Desde la más tierna infancia, el hombre, tanto en lo individual como por el hecho de poseer una naturaleza social o colectiva, se ha sentido seducido “según el cauce de presentación” por la narración de historias en sus diferentes modalidades, como estructuras confirmativas y comunicativas. El espacio simbolizador se presenta a través de la tensión, progresión y concentración de un hilo básico que envuelve y “atrapa”. Si se parte de esta premisa general y a ella se añaden las asociaciones y el descubrimiento de una realidad próxima, se halla frente a un valioso material abierto en abanico para innumerables posibilidades referidas a los objetivos propuestos en el campo de la educación infantil.

María del C.V. de Nessier, escritora y prestigiosa investigadora especializada en literatura infantil-juvenil, nos presenta en su nueva obra, “Bichos y dichos”, un proyecto de trabajo educativo abarcador, desde el campo de la creación literaria y la nobleza de nuestra lengua que nos faculta para establecer un diálogo con la realidad, hasta el área de las Ciencias Sociales y Naturales (con inclusión de lo conceptual en los temas transversales de la escuela). La autora declara en la introducción al libro: “Esta trilogía pone en acto la transversalidad del conocimiento, la multiplicidad del pensamiento y la palabra”. Y más adelante agrega: “... quiero navegar por el mundo de la palabra hecha ciencia, hecha arte, hecha imagen cromática y poesía”.

Afirmé en el párrafo anterior que el título representa un proyecto es decir, una propuesta donde la estética se erige como elemento integrador -junto a la valorización de lo cercano en su apertura multidireccional- que motiva al niño desde el goce o el placer experimentado al escuchar o al leer un texto literario. La primacía del sentimiento es uno de los pilares donde se asienta la visión totalizadora que la profesora Villaverde de Nessier tiene sobre el proceso de aprendizaje. Ella une con singular maestría, amor, saber, aprendizaje, a partir de factores accesibles, claros, cotidianos. Así ofrece una postración interpretativa y simbólica a la vez, de la fauna que puebla el territorio argentino (el hornero, la mariposa, el yaguareté y el ñandú, entre otros); y emprende la tarea en función de distintos textos: parte de una manifestación imaginaria que cada animal efectúa de sí mismo; luego la leyenda correspondiente (no hay que olvidar que estas narraciones ponen en juego a personajes o situaciones sobrenaturales, y con ellos acciones milagrosas que activan el asombro y por otro lado incorporan el imaginario colectivo); les continúa el cuento que tiene a los “bichos” de protagonistas y también a los “dichos”, nuestros, afincados definitivamente en el habla de la comunidad lingüística a la que pertenecemos. Prosiguen las fichas particulares de los animales, el mapa que los sitúa en las diferentes regiones de la Argentina y las fotos, en una excelente apoyatura visual. Las últimas páginas están destinadas a actividades dedicadas a los niños; juegan aquí: expresión, imaginación, pensamiento, razonamiento y opinión.

Todos los textos y elementos que componen el volumen, se amalgaman de manera tan clara, precisa y atrayente, que éste se transforma, habla con el lenguaje adecuado, por él y por sus personajes, fluyen rápidamente las palabras y lo importante: se comprende, conformando un universo de radiante belleza. Digno exponente de una obra realizada con amor para los niños.

Prólogo de Félix Coluccio

Sin ninguna duda, nuestra colega, María del Carmen Villaverde de Nessier es una de las más queridas y valiosas educadoras del país, no sólo por lo que sabe transmitir, sino por lo que está sembrando en el alma y el corazón de los niños, maravillosa siembra que ha de florecer y fructificar para que ellos también siembren con amor y sabiduría.

María del Carmen pone en manos de sus lectores uno de los más hermosos libros que se hayan escrito en estos últimos años para la infancia. Su título: “Bichos y dichos”, es alentador porque nos hace conocer, de manera amena y graciosa, nombres, vida y costumbres de nuestros entrañables compañeros de viaje a lo largo de la existencia.

Así revolotean a nuestro lado el policromado churrinche, los teros, caballeros del campo argentino, de sombrero y espuelas; el hornero, sabio constructor de hermosas viviendas, las que resisten mil temporales, y hasta la inocente iguana, de ojitos pequeños, piel fuerte y andar ligero...

La autora ha puesto su énfasis en seres y cosas visibles, cotidianas, y que nos ayudan a convivir con ellos, que se saben queridos y, aunque algunos parezcan a veces resentidos, o nos inspiren mucho respeto como el cóndor y el elefante marino, son seres que sabiamente la madre naturaleza ha creado para todos, para convivir con ellos, como lo hacen el clavel y las mariposas, las estrellas y el sol, el grillo y la noche que se embellece con su canto.

Bienvenidos “Bichos y dichos” de María del Carmen, un libro hecho con amor, con mucho amor.

2.jpg

María del C.V. de Nessier, autora de “Bichos y dichos”.

foto: archivo el litoral



tapa
Suplementos
Escenarios & Sociedad
Charly Garc�a, del Concierto Subacu�tico a Santa Fe
El renombrado artista visitar� la ciudad el pr�ximo s�bado, para actuar sobre el escenario del estadio cubierto de Uni�n. En la previa, dialog� en exclusiva con El Litoral para contar su presente y lo que se viene.
Campo Litoral
La campa�a sojera
Los rindes est�n variando hasta en 30 qq/ha en sojas que se hicieron pr�cticamente una al lado de la otra. La principal causa es el impacto de las enfermedades y plagas, y las decisiones de manejo que tom� cada productor. En esta campa�a de soja, los grandes t�tulos van a hacer foco en el r�cord de producci�n de 54 o 55 millones de toneladas, seg�n las proyecciones m�s serias. Pero esta cifra no deber�a tapar el alto impacto que tuvieron las enfermedades —especialmente, la mancha ojo de rana—, las plagas y los problemas de manejo. A partir de estas variables surge un escenario productivo que en realidad se est� caracterizando por las notables diferencias en los rindes (van de los 20 a los 50 quintales por hect�rea), en un a�o en el que el clima acompa�� en casi todas las regiones.
Nosotros
Necrológicas Anteriores