Edición del Jueves 24 de junio de 2010

Edición completa del día

La historia siempre se reescribe - Edición Impresa - Deportes | Fixture | Resultados Deportes

El partido más largo terminaba hoy en Wimbledon

La historia siempre se reescribe

El francés Nicolas Mahut y el estadounidense John Isner jugaron durante 10 horas y no pudieron sacarse ventaja en el quinto parcial. Con el marcador 59-59, se suspendió por falta de luz.

1.jpg

Sin luz ni fuerza. Los tenistas charlan con el árbitro principal, luego de 7 horas de tenis en las que no pudieron concluir el duelo. Ya no se veía nada y las piernas casi no respondían.

Foto: Agencia EFE.

 

Redacción El Litoral

Agencia DPA

Probablemente, cuando esta edición esté en la calle, el duelo ya haya concluido. Pero el cartel ya está colgado: “El partido más largo de la historia del tenis”.

El estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut intentaban definir hoy un duelo que ya se extendió por tres días, ya que arrancó el martes, cuando se jugaron cuatro parciales y se debió suspender por falta de luz, lo mismo que ocurrió ayer, cuando el quinto set (que se juega sin tie break y debe definirse con dos juegos de diferencia) no se pudo concluir. Esta situación llevó el choque a casi diez horas de juego, récord absoluto en la historia de este deporte.

Increíble

El suspenso continuaba hoy en el tercer turno de la misma cancha número 18, con el marcador 6-4, 3-6, 6-7 (7), 7-6 (3) y 59-59 con el saque para el norteamericano.

Mahut e Isner ya superaron varios récords. Además de disputar un duelo que se juega en tres días diferentes, es el partido más largo de la historia en cuanto a tiempo jugado y games disputados, además del (aún podía extenderse) set más largo de la historia también en cuanto a extensión en tiempo (siete horas y seis minutos) y juegos disputados (118).

Los dos tenistas además superaron el récord de aces en un partido: Isner logró 98 y su rival apenas tres menos. La marca anterior era de 78, propiedad del croata Ivo Karlovic (en Copa Davis 2009 ante Radek Stepanek).

El anterior récord del partido más largo de la historia lo habían conseguido los franceses Arnaud Clément y Fabrice Santoro, con 6 horas 33 minutos en la edición 2004 de Roland Garros.

Inédito

“Yo quiero jugar, pero no puedo ver la pelota cuando saco”, decía ya entrada la noche del miércoles Mahut, quien fue el encargado de pedir la suspensión al árbitro principal. Su rival asintió inmediatamente.

Miles de personas se acercaron a seguir el encuentro en la cancha número 18 del All England, que está rodeada de tribunas y balcones. Entre los asistentes figuraba John McEnroe, quien decía: “Esto es fabuloso, pero temo por la salud de John”.

Efectivamente, Isner se mostraba más cansado que Mahut, quien no dudaba en correr todas las bolas y arrojarse al suelo como si se tratara del comienzo del partido. Sin embargo, el estadounidense confiaba en su poderoso servicio para mantener el suspenso.

Los jugadores recién fueron al baño cuando el marcador iba 57-58. Sólo una vez pidieron médico y fue Mahut, para reafirmar las vendas en sus dedos y prevenir ampollas. “Nunca volverá a ocurrir algo así, nunca”, dijo Isner a la salida del encuentro para las cámaras de la BBC de Londres en referencia a la extensión del partido. “El es un campeón, estamos peleando como locos”, lo felicitó su rival.

Acostumbrado

Mahut llegaba al partido acostumbrado a los maratones. En la clasificación de este torneo, el francés había ganado un encuentro frente al local Alex Bogdanovic por 24-22 en el quinto set.

Isner, quien contó con un match point en 9-8, dos en 33-32 y uno más en 59-58 (todos en la devolución), tenía el servicio en la reanudación, que se daba hoy cerca del mediodía, tras el cierre de nuestra edición.

El encuentro de segunda ronda que el ganador debía sostener con el holandés Thiemo de Bakker fue pospuesto para el viernes.

Spinardi y Degano, crecen

Las juveniles tenistas santafesinas Emiliana Spinardi y Daniela Degano se metieron en la semifinal del Women’s Circuit de Buenos Aires, certamen internacional que reparte 10.000 dólares en premios, tras dejar en el camino a binomios integrados por jugadoras mayores y con mucha más experiencia.

En primera ronda, Spinardi (nacida hace 17 años en nuestra ciudad) y Degano (de la misma edad, oriunda de El Trébol) vencieron a la esperancina Estefanía Donnet y a la colombiana Karen Ramírez Rivera, por un ajustado 4-6, 7-6 (7) y 15-13. En cuartos, eliminaron a las brasileñas Marcela Bueno y Flavia Bueno con números finales de 7-5 y 6-3. En la búsqueda de la final, debían chocar con el dúo número 2 del dibujo, que integran las experimentadas Emilia Yorio y Luciana Sarmenti.


El Mundial distrae, aunque no quieran

Si el mundo se paraliza durante el Mundial, Wimbledon no es la excepción, pese a las prohibiciones que el mismo torneo impone para preservar su importancia como evento deportivo y cuidar a los tenistas.

La pantalla gigante del All England, que da a la tradicional colina llamada Henman Hill, tiene prohibido mostrar los partidos de Sudáfrica 2010. Ayer, los espectadores seguían el duelo entre el francés Gael Monfils y el eslovaco Karol Beck, mientras Inglaterra definía su clasificación frente a Eslovenia. Unos pocos recurrían a la radio portátil, otros lo veían por los teléfonos o recibían mensajes de texto. “¿No deberían poner el partido?”, preguntaba un joven para que lo escuchen.

Mientras tanto, el director ejecutivo del All England, Ian Ritchie, señaló que “es justo decir que cuando el estadio de Wembley muestre tenis, entonces pensaremos en llevar el fútbol a la pantalla grande”.

En el mismo tono, el torneo también prohíbe el ingreso de las vuvuzelas. Los empleados de seguridad tienen la orden de confiscarlas al revisar los bolsos y carteras en la entrada al predio. “Con apenas seis personas que las toquen al mismo tiempo, el club entero podría escucharlos y molestaría a los jugadores”, indicó Ritchie. Irónicamente, Southfields, la zona donde está ubicado el club, tiene una fuerte inmigración sudafricana.

Cuando Martín Palermo ingresó en el partido de Argentina con Grecia, el marplatense Horacio Zeballos prometió en Twitter: “Si hace un gol, me desnudo”. Debió cumplir, aunque sea el huésped de una casa de familia inglesa. “Bueno, a vestirse que parece una casa nudista”, escribió minutos después.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 24 de junio de 2010
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?