Edición del Miércoles 24 de noviembre de 2010

Edición completa del día

Enfática defensa del euro - Edición Impresa - Aldea Global - Internacionales Aldea Global

Crisis financiera mundial

Enfática defensa del euro

Los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión Europea defendieron el papel y la credibilidad del euro. Confían en que el rescate de Irlanda ayudará a estabilizar financieramente a la región.

Enfática defensa del euro

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, responde a una de las preguntas sobre la situación financiera en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia.

Foto: EFE

 

De la Redacción de El Litoral

ellitoral@ellitoral.com

EFE - DPA

Los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, defendieron hoy el papel y la credibilidad del euro, y confiaron en que el rescate de Irlanda permita recuperar la estabilidad al conjunto de la moneda única.

En medio de fuertes tensiones en los mercados, los dos líderes trataron de lanzar un mensaje de optimismo ante el pleno del Parlamento Europeo (PE), aunque ambos reconocieron la seriedad de la situación.

“Todavía estamos viviendo un momento difícil”, señaló Barroso, que apuntó al “delicado” estado de los mercados financieros globales y apostó por “hablar menos y actuar más”.

Para el presidente del Ejecutivo comunitario, los comentarios y especulaciones sobre los riesgos que corren determinados países por su situación financiera “pueden ser perjudiciales”.

En esa línea, Van Rompuy consideró que hay “demasiadas declaraciones” sobre la gravedad de la situación en Europa y volvió a descartar un posible contagio de la crisis de Irlanda a otros países como España y Portugal, a los que se refirieron con insistencia un buen número de eurodiputados.

“Quienes hablan de un contagio no lo hacen fundamentándose en razones económicas sólidas”, aseguró el ex primer ministro belga, quien volvió a diferenciar la situación de Portugal de la de Irlanda.

Van Rompuy destacó el importante plan de Portugal para reducir su déficit, su deuda pública reducida y el hecho de que, a diferencia de Irlanda, el país “no padece los efectos de una burbuja inmobiliaria”, su sector financiero no tiene una “dimensión exagerada” y sus “bancos están bien capitalizados”.

Debate

El rescate de Irlanda centró una buena parte del debate parlamentario, previsto a priori para analizar los resultados de la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

Según Barroso, la asistencia para Dublín es “un paso crucial para salvaguardar la estabilidad financiera de Irlanda, la zona euro y el conjunto de la Unión Europea”.

Mientras, Van Rompuy se encargó de recordar que el rescate se producirá bajo un “fuerte programa político” que se negocia con las autoridades irlandesas.

“Dados los fundamentos de la economía irlandesa, la aplicación del programa debería permitir volver a un crecimiento robusto y sostenible”, recalcó.

Tanto para Van Rompuy como para Barroso, la puesta en marcha de las reformas de supervisión financiera y de gobernanza económica decididas por la UE servirán para evitar problemas similares en el futuro.

Mientras, la mayoría de la Eurocámara exigió ir más allá en la coordinación de las políticas económicas de los socios del euro y en la regulación de las finanzas.

El líder del Partido Popular Europeo (PPE), Joseph Daul, recordó que las “dificultades de Irlanda no se deben sólo a sus bancos, sino también a la política económica y fiscal del actual gobierno”.

“Este “Tigre Celta’, cuyo crecimiento se construyó de forma aislada y con una regulación bancaria mínima, se encuentra ahora con un colapso de su burbuja inmobiliaria, propiedades hipotecadas, desempleo récord y bancos estrangulados”, recordó, preguntándose por qué Bruselas no actuó antes frente a un riesgo evidente.

En ese sentido, el líder socialista, Martin Schulz, exigió explicaciones a la CE sobre el hecho de que hace seis meses las entidades financieras irlandesas superaran las pruebas de resistencia organizadas en Europa.

Barroso recordó, en respuesta, que la Comisión no contaba con competencias en ese ámbito y que los test se hicieron bajo supervisión de las autoridades nacionales.

Para el grupo Liberal, el problema de la zona euro “no es Irlanda, ni Grecia o Portugal” sino la falta de un “gobierno económico creíble” y de “una imagen de unidad”.

“El camino está claro: una tasa a las transacciones financieras, un sistema equilibrado de coordinación de las políticas económicas más allá de la mera vigilancia y una gestión conjunta de la deuda a través de bonos europeos”, resumió el responsable de asuntos económicos del grupo Socialista, Stephen Hughes.


“Errores del pasado”

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó hoy que la Unión Europea está pagando sus errores del pasado con la operación de rescate para las finanzas de Irlanda.

Con motivo del debate final sobre los presupuestos del Estado para 2011 en el Bundestag (Parlamento federal), la canciller alemana insistió, además, en su iniciativa para que los inversores privados asuman su responsabilidad en futuras crisis financieras de los países de la Eurozona.

“Los inversores que ganan dinero con elevados intereses y deuda estatal deben asumir su parte de responsabilidad y participar en el futuro mecanismo de crisis”, dijo la canciller.

“Ya sé que los mercados reaccionan con nerviosismo cuando digo algo así”, reconoció la jefa del gobierno germano, quien seguidamente reiteró su planteamiento de que la política debe primar sobre los mercados.

“La política debe tener el valor de integrar en el riesgo a quienes ganan millones”, afirmó Merkel, partidaria de que los causantes últimos de la reciente crisis financiera asuman sus responsabilidades y que no sea el contribuyente quien pague esos errores.

La UE debe desarrollar una política económica coherente, que se oriente en el mejor de los casos “para que nuestro continente sea fuerte”, dijo la canciller, quien recordó que son los países emergentes y, sobre todo los asiáticos, los que registran los mayores índices de crecimiento tras la crisis mundial.


Huelga paraliza Portugal

La huelga general contra las medidas anticrisis del gobierno portugués consiguió hoy paralizar el transporte y numerosos servicios públicos en el país y registrar una alta incidencia en las grandes empresas y fábricas.

Según las informaciones de los sindicatos y los medios de comunicación lusos, en ambos sectores, la Administración y los transportes, con el espacio aéreo prácticamente cerrado, la huelga contra la política económica del primer ministro, José Sócrates, tiene un seguimiento mayoritario.

El gobierno, que todavía no ha hecho estimaciones sobre la repercusión general del paro, sólo aventuró una cifra en el sector sanitario, donde calculó la incidencia de la huelga en un cuarenta por ciento.

El secretario de Estado de la Administración Pública, Goncalo Castilho, pidió “civismo y respeto” durante la protesta, en la que de momento sólo se informo de enfrentamientos entre la policía y piquetes en una oficina de correos de Lisboa y una estación de tren.

Castilho aventuró que la incidencia de la huelga no será mayor que en otras ocasiones, pese a que esta es la primera en 22 años que han organizado juntos los dos mayores sindicatos lusos, la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP, comunista) y la Unión General de Trabajadores (UGT, socialista).

El secretario general de la CGTP, Manuel Carvalho da Silva, y el de la UGT, Joao Proenca, expresaron su deseo de que la protesta de los trabajadores portugueses obligue al gobierno a dar un giro en su política económica.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Miércoles 24 de noviembre de 2010
tapa
Necrológicas Anteriores