Edición del Miércoles 24 de noviembre de 2010

Edición completa del día

“Historias de vida de ayer y de siempre” - Edición Impresa - Opinión Opinión

Publicaciones

“Historias de vida de ayer y de siempre”

1.jpg

Estrella Quinteros

Relatos consustanciados con la vida, sucesos de la vida real conocidos por la autora Bertha Aidee Cousinet, estas “Historias de vida de ayer y de siempre” (Editorial Dunken, 2010).

La literatura, que es el arte que la palabra emplea como instrumento, tiene el poder de descubrirnos distintos mundos, algunos ni siquiera pensados por la fuerza que ostentan. La vida es un todo, ya que todo forma parte de ella, desde la Naturaleza que es un gigante que atrapa y que el hombre en su preparación, con sus conocimientos, trata de contener, y ni hablar de las estaciones que se mezclan y nos someten a sus designios.

En los relatos de Bertha Cousinet la literatura vuela de otra manera, ya que nos habla y nos cuenta de seres que la modulan, que contagian o no su travesía única. La vida es una travesía única. Pero hay millones de travesías únicas. Cada persona es una esencia de la vida, su partícula. Hemos recibido esta gracia, esta posibilidad, certeza al fin. ¿Qué mejor entonces para explicarnos el título del libro: “Historias de vida de ayer y de siempre”? ¿Acaso porque se repiten? ¿Aquello de ayer será lo de siempre? Una puerta que deberá abrir cada lector, cada corazón; a medida que transcurre la lectura, esos personajes forman un coro de voces a nuestro lado.

Un ejemplo es Gabriel, protagonista de “Secretos de familia”, que incrédulo no terminaba de creer que su abuelo había emigrado a la Argentina con su amante, mientras su verdadera esposa quedó en el pueblo, pero su compañera de viaje, con la cual ya tenía dos hijos, se llevó el nombre y el apellido de la legítima. Por eso cuando el protagonista quiere conocer el pueblo de los mayores, en la comuna se entera de que su abuela Giuliana Ripetto nunca había salido del pueblo y había fallecido en él.

El escritor es un vigía, un testigo de su tiempo, es el atento y perentorio huésped que anota los sucesos, quiénes lo provocan, aquellos que dejan su impronta al ojo visor, visionario, que luego los reflejará.

Bertha Aidee Cousinet es autora de un libro de poemas que presentara hace algunos años en nuestra ciudad. Su actividad se refleja además de manera solidaria, siendo quien preside Cenaele, Asociación de lucha por los enfermos de leucemia.

Se puede agregar que en estas narraciones cuenta, indaga, rememora, sin perder su lugar de “contadora”, hábil por cierto, ya que la lectura resulta amena, hasta diría conciliadora. Las palabras que dejara escritas Arturo Capdevila son atinentes al caso: “He logrado los beneficios de los derechos autorales con trabajo honesto. Jamás escribí una página pornográfica y nunca traté un tema de rabiosa actualidad. Todos mis libros podrán ser leídos por mis hijos”.

Los personajes que Bertha describe son creíbles, terrenales, lo que nosotros también somos: carnadura valiente para la vida. Su mensaje es la elevación del hombre, del que seguirá su destino pero tratando de que sea benigno como las hojas que repiten su verde profundo.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Miércoles 24 de noviembre de 2010
tapa
Necrológicas Anteriores