Edición del Domingo 26 de junio de 2011

Edición completa del día

Capacitan a los cajeros para erradicar las bolsitas de nylon - Edición Impresa - Área Metropolitana Área Metropolitana

SE PROHÍBEN DESDE EL 1º DE ENERO DE 2012

Capacitan a los cajeros para

erradicar las bolsitas de nylon

Es para que transmitan al público la necesidad de conductas responsables con el ambiente. Es un paso previo para concientizar y avanzar paulatinamente en la disminución del uso de las bolsas.

Capacitan a los cajeros para erradicar las bolsitas de nylon

Contaminación. Los envases de polietileno son uno de los elementos que perjudican el ambiente de las grandes urbes. Santa Fe no es la excepción. Foto: Mauricio Garín

 

Juan Ignacio Novak

jnovak@ellitoral.com

La clásica “bolsita” que se entrega en los supermercados vive hoy la última cuenta regresiva para su desaparición en la ciudad. La ordenanza 11.601 de junio de 2009 prevé la prohibición del uso de estos envases para la entrega de mercaderías en los comercios a partir del 1º de enero de 2012. Y establece la necesidad de pasos graduales previos que posibiliten alcanzar en esa fecha la erradicación total. Por eso la Municipalidad firmó en marzo un convenio con Cervecería Santa Fe, el Centro Comercial, la Cámara de Supermercados, la Fundación Hábitat y la UNL.

Ahora se avanzó en un nuevo peldaño dentro de este acuerdo, centrado en la capacitación de empleados de supermercados. El cronograma arrancó el pasado jueves 16 de junio en el supermercado Kilbel (en la sucursal de General Paz y Javier de la Rosa) y participaron unos 20 cajeros. La premisa es que quienes atienden al público dialoguen con los clientes respecto de la necesidad de conductas responsables con el ambiente.

A lo largo de esta semana, estaba previsto dar continuidad a estas acciones en otros autoservicios. “Tenemos un itinerario para, en 30 días, recorrer la totalidad de los supermercados grandes y algunos comercios importantes”, puntualizó el subsecretario de Ambiente, Roberto Celano. Para garantizar que todos los empleados participen, se planteó como metodología iniciar las charlas en horarios en los que los comercios están cerrados.

Hay que aclarar que la prohibición se producirá sólo en la entrega de mercaderías en la línea de caja de los comercios. Es que la entrega de productos como carne, verdura, pan y otros deberá seguir realizándose con bolsas plásticas por cuestiones bromatológicas.

Biodegradables ¿opción viable?

A medio año de que entre en vigencia la veda a las bolsitas de nylon son varios los supermercados de Santa Fe que ya se decantaron por opciones menos agresivas o que morigeran la entrega indiscriminada. Algunas de las acciones son cajas ecológicas sin bolsas, venta de bolsas reutilizables y cobro de las bolsas plásticas.

Otra alternativa que se impulsa -en algunos casos desde hace más de un año- a nivel local es el uso de bolsas oxi-biodegradables.

Son envases similares a los comunes de polietileno, pero con un aditivo que disminuye el tiempo de la degradación, que en lugar de ser varios siglos se limita a meses o pocos años. Pese a que representan un avance respecto de las comunes, Celano estimó que su uso “no viene a solucionar el problema de fondo, porque se utiliza como materia prima el petróleo, igual que las otras”.

Al respecto, Pablo Tabárez, de la Fundación Hábitat y Desarrollo aseguró que también son contaminantes. “En su momento significaron un avance, pero hoy se está yendo a otras formas. Muchas ciudades prohibieron las de polietileno y las habilitaron. Acá no se hizo nada y hoy no tendría sentido permitirlas. Conceptualmente están superadas, no representan una solución efectiva”, explicó.

Cambio de hábitos

Aunque sea progresiva, la desaparición de las bolsas plásticas en los comercios implicará un profundo cambio de paradigma para los ciudadanos ya que este tipo de envases están internalizados en la población para distintos usos cotidianos como sacar la basura. Al respecto, Celano recordó que hay otras opciones en el mercado, como las bolsas de consorcio.

Pablo Tabárez, de la Fundación Hábitat, anticipó que ante la futura veda la gente va a encontrar variantes que hoy son muy difíciles de predecir al efectuar su compra. No obstante, arriesgó algunas posibilidades: carritos, bolsas de red y cajas de plástico con manijas en los baúles de los autos. “La gente tiene imaginación y va a encontrar la mejor forma de hacerlo. Lo importante es enfatizar en que esto es necesario y va a tener muchos beneficios sociales”, aseguró. También señaló que esta ordenanza va a redundar en un uso más racional de las bolsas de polietileno, porque va a haber muchas menos.

El propio Celano admitió que este cambio implicará un tiempo de adaptación. Sin embargo, trazó una analogía con la prohibición del cigarrillo en ambientes públicos. “Hace algunos años parecía imposible de cumplir y hoy se acata sin ningún tipo de resistencia”, recordó. Con ese antecedente, el funcionario espera que con las bolsas ocurra algo similar.

En definitiva el camino que se empezará a transitar en enero es parte de un proceso largo. “Si logramos reducir la tercera parte de las bolsas que hoy se entregan en forma indiscriminada, vamos a colaborar con el ambiente de manera muy importante” reconoció Celano. Y no olvidó destacar que Santa Fe se convertirá en la ciudad más grande de la Argentina en afrontar un desafío de estas características. “Confiamos en que la ciudad va a acompañar”, finalizó.


Cifras que

sorprenden

Los guarismos que maneja el municipio respecto a la ciudad son como mínimo llamativos. Se calcula un consumo promedio de una bolsa y media diaria por habitante. Considerando que la población se aproxima a 500.000 personas, el número de bolsas ascendería a 750.000 diarias y 273.750.000 al año. La misma fuente estima que la tercera parte de estos envases se usan para disponer los residuos domiciliarios, de manera que los 182.500.000 restantes, al no reutilizarse, son dispersadas en el ejido urbano y sólo un porcentaje menor llega al relleno sanitario.

/// EL DATO

1

billón y medio

de bolsas de plástico se consumen cada año en el mundo. Menos del 1% son recicladas.

800

millones

de toneladas de bolsas de plástico son aproximadamente las que llegan cada año a los océanos, provenientes de ríos, mares y lagunas.

10

por ciento

de los desechos de las costas son bolsas de plástico.

Pasos intermedios

Alcides Kilgelmann, socio gerente de Kilbel Supermercados, explicó que esta cadena hace más de un año que utiliza bolsas oxi-biodegradables, como medida orientada a cuidar el medio ambiente. Además, indicó que el segundo paso es la puesta a la venta de bolsas reutilizables, que tienen alrededor de 50 usos y un valor que oscila entre los 4 y los 5 pesos.

Sin embargo, consultado sobre la medida que dispondrá la prohibición de las bolsas de polietileno para la entrega de mercadería, se preguntó si “en 6 meses la gente se va a acostumbrar a dejar de usarlas”. Y también planteó que se podría haber considerado a las bolsas oxi-biodegradables como un plan alternativo. “Lo lógico hubiera sido exigirlas”, apuntó.

En otro plano, reflexionó que el otro paso intermedio que se tendría que dar es la puesta en funcionamiento de contenedores colectivos -algo que ya se concreta en otras ciudades- divididos por cuadras, donde la gente coloque sus residuos domiciliarios. “Entonces, desaparece la bolsita en la vereda”, manifestó.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Domingo 26 de junio de 2011
tapa
Necrológicas Anteriores