Edición del Jueves 21 de julio de 2011

Edición completa del día

Familia del joven muerto no cree en un disparo accidental - Edición Impresa - Sucesos | Policiales Sucesos

Relatos encontrados en San Telmo

Familia del joven muerto no cree en un disparo accidental

Mientras que la versión oficial fue que el arma del cabo de la policía federal cayó de la cartuchera durante una persecución y se accionó en la caída. La familia descarta esa posibilidad y pide una investigación a fondo.

a.jpg

La madre y los hermanos de Ariel, ayer por la tarde cuando llegaron al lugar de los hechos. Foto: Agencia DyN

DyN

Leonardo Domínguez, uno de los tres hermanos del joven de 22 años muerto ayer en el barrio porteño de San Telmo por un balazo de un cabo, advirtió hoy que su familia descarta “rotundamente que el arma se haya disparado al caerse al suelo”, contra la versión que recibieron del “comisario” que intervino en el caso.

Además, reclamó que se “aplique toda la ley” al policía de cuya arma provino el proyectil porque “tiene que pagar” con una condena, al tiempo que exigió que la Justicia determine pronto si la pistola “se disparó intencionalmente o accidentalmente”, ante la posibilidad de que el efectivo haya “confundido” a su hermano Ariel “con alguna de las personas” que perseguía.

Asimismo, exigió que “los policías entiendan que las armas no son juguetes” y reclamó además que las autoridades analicen el caso de su hermano para conocer en detalle “las fuerzas de seguridad” que conducen, al sostener que “no protegen y matan”.

“El comisario a cargo el operativo de ayer nos dijo que se había caído un arma, que se disparó y que el proyectil impactó en la cabeza de Ariel”, recordó Domínguez y alertó: “Nosotros descartamos rotundamente que el arma se haya disparado al caerse al suelo”.

Luego, advirtió: “La Justicia deberá determinar si (la pistola) se disparó intencionalmente o accidentalmente, ante el caso de que hayan confundido a mi hermano con alguna de las personas que estaban persiguiendo”.

La tragedia

Ariel Domínguez falleció a las 16 de ayer, cuando cruzaba la avenida Paseo Colón al 1100 producto de un balazo en la cabeza proveniente del arma reglamentaria de un cabo primero de la Policía Federal de apellido Mendoza, quien fue alojado luego en la comisaría 14a., del mismo barrio.

El efectivo se desempeña en la comisaría 44a., de Liniers, pero brindaba en ese momento servicio adicional en el Registro Nacional de las Personas (Renaper), ubicado a unos 30 metros del sitio en el que cayó muerto el joven, cuyo cadáver fue sometido a autopsia esta mañana en la causa a cargo del Juzgado de Instrucción 42.

En tanto, la víctima acababa de terminar su jornada laboral en una empresa de carga y descarga del cruce de Humberto Primo y Azopardo, cerca del lugar donde perdió la vida. Leonardo Domínguez, en diálogo con radio Mitre, rememoró hoy que “algunos (transeúntes) decían que (los efectivos) perseguían a adolescentes que hacían disturbios y otros comentaban que (los policías) estaban persiguiendo a un grupo de tres delincuentes que había robado una cartera o una billetera”.

Según fuentes policiales, el imputado relató que salió a la carrera desde el inmueble que custodiaba para apoyar a dos efectivos de la comisaría 14a. que perseguían a dos ladrones y, producto del desplazamiento rápido, se le cayó el arma.

De acuerdo con los voceros, el policía nunca sacó el arma de manera intencional sino que falló la cartuchera donde guardaba la pistola reglamentaria, calibre 9 milímetros.

“El arma se salió de la cartuchera, cayó de culata y disparó un tiro que, desgraciadamente, dio en el muchacho”, dijeron quienes escucharon la explicación del policía, según los voceros. Desde otra posición, en declaraciones efectuadas hoy a la prensa, Leonardo Domínguez sostuvo: “Queremos que el cabo Mendoza pague. Tiene que pagar el cabo Mendoza porque no cualquiera puede tener arma: implica responsabilidades, las que el cabo no tuvo. Que se le aplique toda la ley”. En tanto, pidió que “la Justicia deberá determinar si se disparó intencionalmente o accidentalmente, ante el caso de que hayan confundido a mi hermano con alguna de las personas que estaban persiguiendo”, enfatizó.

Insistió luego con que “el cabo Mendoza debe pagar porque mañana puede ser (la víctima) el hijo de cualquiera de nosotros, para que no se vuelva a repetir”, y reclamó luego “que los policías entiendan que las armas no son juguetes. Tenemos que darnos cuenta de las fuerzas de seguridad que tenemos no nos protegen y nos matan”, concluyó.

“Negligencia”

La ministro de Seguridad, Nilda Garré, aseguró hoy que “como mínimo existió negligencia” por parte del policía que ayer se le disparó su arma reglamentaria y mató a un joven cuando se dirigía a la parada de un colectivo, en el barrio porteño de San Telmo. Garré dijo a Télam que el cabo primero de la Policía Federal de apellido Mendoza “ya fue pasado a disponibilidad preventiva” y está a disposición de la Justicia, acusado de un homicidio, y dijo que “en principio, los resultados de los peritajes balísticos señalan que el disparo se efectuó de abajo hacia arriba”.

/// EL DATO

Detenido en Gendarmería

El cabo primero de la Policía Federal acusado de matar aparentemente por accidente

al joven Ariel Domínguez cuando caminaba por el barrio porteño de San Telmo se encontraba hoy bajo custodia de Gendarmería Nacional a la espera de ser indagado por la Justicia.

Fuentes judiciales informaron que hasta las 9 de hoy, la magistrada de Instrucción a cargo de la causa, María Gabriela Lanz, no había recibido el sumario labrado por el hecho, por lo que aguardaba esa documentación para realizar un análisis previo a la indagatoria.

Por tal motivo, el policía no fue todavía trasladado a los tribunales porteños, sino que aguardaba bajo custodia de Gendarmería Nacional su citación a indagatoria.

Los voceros dijeron que la jueza trabajaba “en la recolección de datos para reunir un cuadro de situación sobre el cual formular la imputación de la indagatoria”, es decir definir por qué delito va a interrogar al policía.

A tal efecto, aguardaba también las pruebas reunidas hasta el momento por el personal policial, de Gendarmería y el fiscal de la causa, Adrián Peres.

Fuentes policiales informaron que por orden de la jueza Lanz, son los peritos de Gendarmería Nacional quienes realizarán los peritajes de rigor en el lugar del hecho y sobre el arma secuestrada al cabo primero detenido.

Esos estudios son fundamentales para determinar si es posible que el arma se haya disparado sola al caer al piso, tal como sostienen algunas versiones policiales y descreen los familiares de Domínguez.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 21 de julio de 2011
tapa
Necrológicas Anteriores