Edición martes 8 de noviembre de 2011

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

En la catedral cordobesa

Bustos: inhuman hoy los presuntos restos

A.jpg

En San Francisco. El ataúd fue recibido por el gobernador Schiaretti, en un acto que se realizó en la localidad que marca la frontera entre ambas provincias. Foto: Prensa gobierno de Córdoba

De la Redacción de El Litoral

area@ellitoral.com

Alrededor de las 16.30, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, finalmente pudo tocar y besar el ataúd que contenía los restos que fueron exhumados en el templo de Santo Domingo, cuando llegaron a la ciudad de San Francisco. Aunque los miembros de la Junta de Estudios Históricos de Santa Fe insisten en la imposibilidad de precisar la identidad de los huesos que se fueron, para el mandatario de esa provincia la sola sospecha fue suficiente para afirmar que son del Brigadier General Juan Bautista Bustos.

En la ciudad cordobesa, aguardaban el cajón el Cuerpo Especial de Honores “Los Federales de Bustos” y miembros del gabinete. Hoy, a las 13, fueron trasladados hasta la capital y serán inhumados a las 19 en la catedral de Córdoba, en un funeral de Estado.

“Es un día histórico, luego de 180 años estamos trayendo los restos de quien fuera nuestro primer gobernador constitucional, héroe en la lucha contra las invasiones inglesas y en la lucha por la Independencia nacional”, enumeró Schiaretti.

El gobernador, que le puso empeño y presupuesto al retorno del general, resaltó las innumerables obras de Bustos en su provincia y finalmente anunció que será depositado en la catedral “junto a quien fue su adversario, el General Paz”.

En su opinión, la decisión de juntar a un representante de la causa unitaria y a uno de la federal en el lugar del descanso eterno no es una ironía sino “la unión de los cordobeses”.

ESPECIAL PARA EL LITORAL

OTRA MIRADA

Tarea cumplida

Rómulo J. Crespo

La osamenta que se llevaron ayer de Santa Fe y que algunos atribuyen a quien en vida fuera el brigadier general Juan Bautista Bustos ya está en Córdoba. En poco tiempo más, tendrá su lugar en el panteón de los próceres de la Catedral cordobesa. Finalmente, habrá allí un héroe protoperonista para balancear y equilibrar la presencia del general unitario José María Paz, el mimado de la historia oficial y liberal, repudiada sin beneficio de inventario por los revisionistas.

No importa ahora ni importó nunca a quién pertenecen los huesos que pasan por los de Bustos. El propósito político está cumplido. Y con eso es suficiente.

rcrespo@ellitoral.com



tapa
Opinión
Editorial
Dilemas del siglo XXI (III)
al margen de la cr�nica
llegan cartas
Suplementos
Escenarios & Sociedad
SE�AL DE AJUSTE
“Se�ores, �lleg� el capitalismo salvaje a Gran Hermano!”, exager� Jorge Rial en la gala de apertura enarbolando una billetera, como si en sus ediciones anteriores hubiera sido una comuna socialista. Por primera-...
Necrológicas Anteriores