Edición del Miércoles 07 de diciembre de 2011

Edición completa del día

El acceso al agua, eje del debate por tarifas - Edición Impresa - Política | Economía Política

Audiencia pública en Santa Fe: Assa pide aumento

El acceso al agua, eje del debate por tarifas

El aumento de tarifas fue sólo parte de la discusión. Pesaron más los conceptos que las cifras. Reclamo por los caudalímetros. La reunión continuaba al cierre de esta edición.

 

Luis Rodrigo

politica@ellitoral.com

Quejas por la prestación del servicio, por el trato desigual que el Estado provincial da a los santafesinos según donde vivan, la naturaleza jurídica del prestador o la distancia que los separa de una de las mejores fuentes de captación de agua cruda del mundo: el Paraná y sus afluentes.

Enojos con más o menos términos duros (y hasta algún agravio) porque amplios sectores sociales en las ciudades más importantes y en bastas regiones geográficas alejadas de los centros urbanos no tienen agua potable.

Críticas porque el Estado Nacional hace pocos o ningún aporte al saneamiento en una provincia que aporta recursos valiosos a las arcas de la administración central.

La enumeración es incompleta y muestra apenas una parte de la Audiencia Pública que esta mañana se celebró para analizar -de manera no vinculante, pero con un peso político fuerte- el rechazo o el consenso que genera el pedido de Aguas Santafesinas SA de actualizar sus tarifas, con una modalidad que suma un aumento del 138% para el valor del metro cúbico de agua.

Garantizar el acceso al agua y procurar más eficiencia en la prestación del servicio (mediante micromedidores que distingan las pérdidas callejeras del derroche domiciliario) fueron los ejes del debate de esta mañana.

En ese contexto, por el dramatismo -muy teatral según sus detractores- sobresalieron las quejas de los representantes rafaelinos. (Ver aparte).

La jornada en Santa Fe contó con las ventajas y desventajas de haber quedado en segundo término, tras celebrarse el mismo encuentro en Rosario, ahora hubo menos reiteraciones y más definiciones. Con una diferencia sustancial: el ministro que tiene a su cargo el tema, Antonio Ciancio sí estuvo ayer en Rosario, y optó por tener un contacto vía teleconferencia con la reunión, que continuaba desarrollándose al cierre de esta edición en la bella Aula Alberdi de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral.

Segunda

El sector cooperativo planteó que tiene en sus manos la mayor parte de la provisión del servicio de agua potable en todos los distritos a los que el Estado “no supo o no quiso llegar”. Y que los socios cooperativistas no cuentan con el mismo trato que los clientes o usuarios de Assa, porque la empresa pública el gobierno le cubre más del 50% de los recursos para su funcionamiento a las cooperativas.

Quedó una duda: ¿por qué el conjunto de los santafesinos debe subsidiar (entre otros) a los consumos de agua potable de los sectores más ricos en las ciudades de Santa Fe y Rosario?

En el mismo sentido se expresó la mayoría de los usuarios: hubo planteos sobre situaciones particulares injustas -la más común la falta de medidores- pero se puso especial énfasis en lo que reconoció en su discurso el titular de la empresa, Alberto Daniele: para el corto plazo no será posible cumplir con los objetivos del milenio, de dar acceso al agua potable a todos y garantizar su derecho a contarla en cantidad y calidad.

Cuatro a uno

“Sabemos que no habrá un aumento del 138% y que seguramente producto de lo que conversemos aquí, el Enress buscará una solución diferente”, advirtió Daniele.

El titular de Assa se quedó en primera fila a enfrentar las críticas (las más duras de Rafaela) y algunos elogios de los usuarios (de nuestra ciudad, sobre la calidad del agua potable).

Para describir las razones del pedido de aumento, mencionó que mientras los costos se multiplicaron los ingresos no han crecido en la misma proporción, a pesar de mantenerse el cumplimiento de pagos de los usuarios. “La relación entre costos e ingresos es de cuatro a uno”, graficó. La suba de los costos operativos fue del 326%.

Daniele lamentó que las tarifas desactualizadas (se mostró proclive a una reforma) distraigan recursos públicos provinciales para atender la prestación del servicio en lugar de volcarse en infraestructura, para el plan de acueductos.

Tras mencionar que “Assa no le ha cortado el servicio a nadie” comparó costos. La empresa estatal subsidiada por todos los santafesinos tiene los mil litros de agua a sólo $0,63, mientras que los demás prestadores (cooperativas, municipios y comunas) llegan a los $ 4.

Advirtió que porteños y bonaerenses tienen un subsidio del Estado Nacional igual al 300% de la recaudación de la firma Aysa.

Negó que se haya aumentado el personal de forma extraordinaria y dijo que el 17% en que creció su planta en 6 años se corresponde con la incorporación de 200 mil nuevos habitantes con el servicio, la ejecución de 650 km de cañerías conductoras y la realización de 70 obras de mejoras en ambos sistemas.

“En Rafaela ya no podemos bañarnos”

Tres rafaelinos trazaron un panorama conmovedor sobre la prestación del servicio de agua potable: el intendente electo, Luis Castellano; el presidente del Concejo Municipal, Jorge Maina, y el presidente de la Federación de Vecinales, Héctor Moscardo.

Los dirigentes hablaron como usuarios “y víctimas de Assa”.

El límite entre lo dramático y lo impostado, pareció desdibujado. Se dijo por ejemplo que “de la plaza al norte, la gente no tiene agua para bañarse” o que había que hacerlo “con un balde todos los días” porque “de las canillas, en verano o invierno no sale una sola gota: en media Rafaela ya no podemos bañarnos”.

Sus palabras fueron tan fuertes que obligaron a algunos de los demás participantes a hacerles más repreguntas a los rafaelinos, y cotejar con sus sentidos sus expresiones, durante los recreos y salidas a los pasillos de Derecho.

Las airadas quejas incluyeron expresiones de una dureza inusual respecto del resto de las ponencias.

Maina dijo que la ausencia del ministro Ciancio era “una vergüenza”, y le pidió: “Que dé la cara, que bastante dura la tiene”. Acusó de mentir al gobernador Hermes Binner porque la ciudad no tiene aún un acueducto que le garantice el acceso al agua.

Fuentes de la empresa Assa dijeron que si bien la ciudad tiene problemas, parecen algo extremas las expresiones sobre los problemas que sufren los rafaelinos, sobre todo con su higiene personal.

Según datos oficiales, en esa ciudad se consumen en promedio 320 litros de agua diarios por persona, hubo refuerzos con una planta de ósmosis inversa para añadir caudal al acueducto que lleva agua desde Esperanza y se crearon más cisternas y tanques en barrios para mitigar o mejorar, según las zonas, la situación.

a_gd.jpg

El titular de Assa, Alberto Daniele, en primera fila -de riguroso saco y oídos atentos-, recibió los reclamos de los usuarios del servicio. Foto: Guillermo Di Salvatore

“Esperamos que el debate atienda la realidad del problema: no hablamos de aumentar sí o sí el 138%, sino de cubrir la brecha entre costos y tarifas”,

Antonio Ciancio,

ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente.

Participantes

Fencap, Carlos Rodrigo Barbeito; Proconsumer Marcelo Gelcich; Comisión de Padres y Familiares de DDHH, Eva Venzo; Federación Vecinales de Rafaela Héctor Moscardo; Consejo Municipal rafaelino, Jorge Maina; diputado provincial Mario Lacava; diputado nacional Antonio Riestra; Asociación Civil Compromiso Cívico, Sergio Ruljubasil; Cooperativa de Agua Potable de Sunchales Cristian Marotti; Bochas Club Mitre, Dante Flores; PS Héctor Sella; CTA- Santa Fe Sergio Canalis; Sindicato de Profesionales Universitarios de la Sanidad Andrea Nepote; Prodecom Roberto Priau; ATE, Ricardo Delfor y Luis Larpín; Asociación Defensa del Ciudadano María Eugenia Arias.

En calidad de usuarios, Enrique Zaninet, Miguel Gaitan, Orlando Gauna, Manuel Suberbie e Isabel Fernandez.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Miércoles 07 de diciembre de 2011
tapa
Necrológicas Anteriores