Edición Domingo 22 de enero de 2012

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

el impacto de la enfermedad en brasil, bolivia y paraguay - MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Dengue: cómo evitar que el mosquito resista insecticidas

En Brasil hay estudios que indican que el mosquito desarrolló resistencia al uso de insecticidas. Desde la provincia plantean que la estrategia de prevención más efectiva es el descacharrado y no la fumigación. Las recomendaciones para quienes viajen a las playas brasileñas.

e_mg.jpg

Clave. “La fábrica de mosquitos está en los recipientes domésticos”, advierte Mariana Maglianese, especialista del Ministerio de Salud de la provincia. En el estudio de los índices larvarios del Aedes (foto), que se realizó en varias localidades santafesinas, se detectó una alta presencia de larvas del mosquito en Reconquista, Florencia, Las Toscas, Tostado, Hersilia y San Guillermo.

Foto: Archivo El Litoral / Mauricio Garín

 

Juan Ignacio Novak

jnovak@ellitoral.com

Un reciente artículo del diario Folha de San Pablo reveló que hay estudios en Brasil que en sus conclusiones advierten que el Aedes aegypti, mosquito transmisor del dengue, habría desarrollado una mayor resistencia al uso de insecticidas en algunas zonas del norte del vecino país.

Frente a este panorama, la primera duda que surge es: ¿Si esto se confirma de qué manera puede afectar a la Argentina? Según Mariana Maglianese, jefa del área de Control de Vectores de la Dirección de Promoción y Prevención de la Salud, el desarrollo de resistencia del Aedes no afectaría, siempre y cuando continúen las medidas para eliminar los reservorios que permiten la cría del insecto.

Para la especialista en enfermedades vectoriales, lo que estaría demostrando en principio este estudio es que el problema, que hasta el momento se estaría dando en determinadas localidades y barrios, sería un efecto derivado de fumigaciones masivas y no de controles focales. “Una de las conclusiones del trabajo es que la mayor resistencia del insecto se da en los lugares que fueron más fumigados”, explicó Maglianese.

Precisamente, el control más efectivo del Aedes aegypti no depende de la fumigación con insecticidas, que se utiliza únicamente para intervenir ante un brote o caso sospechoso, sino de las acciones preventivas orientadas a combatir la reproducción del mosquito, entre las cuales el descacharrado (la eliminación de recipientes que puedan juntar agua y actuar como espacios de cría de las larvas) ocupa un lugar preponderante. En este sentido, la provincia sigue las recomendaciones emanadas de organismos internacionales, que sostienen que el uso de insecticidas no se utiliza para el control del vector.

Esta afirmación no es casual: el control vectorial, cuando se pretende realizar a través de fumigación con insecticidas, tan sólo logra, tras varios ciclos, disminuir un 30% la población de mosquitos adultos. Mientras que el descacharrado (que incluye limpieza de patios, ordenamiento, retiro de inservibles, que aquellos envases que tienen agua queden boca abajo, y que aquellos que tengan agua que no se puede eliminar se neutralicen con larvicida biológico) impide directamente que los mosquitos se críen.

“La fábrica de mosquitos está en los recipientes domésticos. Entonces eliminar el agua contenida en el recipiente, es sofocar la fuente de generación de mosquitos”, sintetizó Maglianese.

b.jpg

En alerta. El dengue es un grave problema de salud pública en Brasil, con brotes que han afectado a más de 100.000 personas en un año. En la foto, un voluntario dona sangre en Río de Janeiro, en el marco de la epidemia del 2008, para colaborar con la fuerte demanda de plasma.

Foto: Archivo El Litoral

Desventaja

Hacia fines de 2011, Mariana Maglianese participó del Congreso Internacional de Enfermedades Vectoriales en Santiago del Estero. Allí pudo entrar en contacto con ponencias de especialistas brasileños sobre dengue y notó que ponían mucho énfasis en la fumigación y menos en la prevención. Es un paradigma que difiere de la estrategia que despliega la provincia, que apunta a la disminución del mosquito, pero no a partir de la fumigación. “El insecticida no es el eje de nuestra política de salud, en la que seguimos lineamientos nacionales e internacionales”, reiteró.

En la lucha contra el dengue, el momento en que se hace necesaria la fumigación es cuando aparece un brote. Frente a la aparición de casos, lo que sigue es la fumigación de la manzana en la que se registró el problema y las 8 perimetrales. Y luego la detección de febriles y el descacharrado. Es decir, no se realizan fumigaciones espaciales, sino únicamente las necesarias para garantizar el bloqueo de espacios sospechosos.

En este sentido, y esta situación puede explicar el mayor uso de insecticidas para fumigar, Brasil tiene una desventaja, sobre todo en el centro norte, respecto de Argentina. Los brasileños tienen temperaturas elevadas todo el año y por lo tanto ningún mes en el que merme la reproducción del Aedes. “Ellos tienen mosquitos todo el año y eso implica que siempre tengan no solo el riesgo, sino la aparición real de casos de dengue”, recordó Maglianese.

Esta situación puede provocar que, ante el permanente surgimiento de casos sospechosos y confirmados de la enfermedad, una fumigación pensada inicialmente como acción focal, termine siendo mucho más amplia si pasa a ser una epidemia. “Pero yo digo que hay que estar un paso antes y pensar por qué se dieron los casos locales y cómo funcionó el sistema de Salud”, destacó la técnica en Saneamiento Ambiental.

Por último, la especialista recordó otro punto desfavorable que viene aparejado con la fumigación relativamente permanente: la eliminación de todo tipo de insectos, por no ser selectivo. “Entonces aquellos que son controladores del mosquito como el alguacil, también son afectados”, concluyó Maglianese.

Prever antes de viajar

En Brasil hay circulación de casos de dengue. Esto hace que los argentinos que elijan las playas del vecino país como destino de vacaciones tengan que tomar medidas preventivas para tratar de estar menos expuestos a las picaduras. “Antes de viajar tenemos que estar precavidos”, sugirió Mariana Maglianese, del área de Control de Vectores de la Dirección de Promoción y Prevención de la Salud.

En primer lugar -indicó la funcionaria- hay que seleccionar los horarios para estar en la playa sobre la base de que el mosquito suele estar en las primeras horas de la mañana (7.30 a 9.30) y las últimas horas de la tarde. El uso de repelentes y ropa a mangas largas también ayudan a quedar menos expuestos a las picaduras.

En este sentido hay que recordar que en el caso de los bebés no es recomendable el uso de repelente y que para los pequeños en general es aconsejable el uso de aquellos productos que tienen citronella, que es un producto natural.

El uso de tela mosquitera para proteger a los niños pequeños también puede ser determinante. Otra recomendación es tener siempre a mano para sanear los ambientes de mosquitos, tabletas o espirales. Y, en lo posible, tratar de parar en alojamientos que tengan tela mosquitera en puertas y ventanas.

a.jpg

Estrategia. Para evitar que los mosquitos se acostumbren y se adapten al insecticida, el Ministerio de Salud insiste en que es prioritario la descacharrización. El control químico debe utilizarse para contener focos y brotes puntuales.

Foto: Archivo El Litoral


8

grados

es la temperatura mínima que puede resistir el mosquito. Por debajo de esa temperatura no sobrevive ni la larva, ni la pupa ni el adulto.

Altos índices

La provincia detectó en el norte santafesino altos índices larvarios relacionados con el dengue. Reconquista, Florencia, Las Toscas, Tostado, Hersilia y San Guillermo son las ciudades y localidades con números más altos. En estos puntos del territorio ya se realizan trabajos de campo con el objetivo de bajar los índices. Participan equipos integrados por agentes de Control de Vectores con apoyo local.

Bolivia en alerta

En los últimos días las autoridades bolivianas declararon el alerta nacional por el dengue. Esto obedece a que ya hay en el vecino país 5 personas fallecidas por esta enfermedad y unos 300 casos de infectados graves. Los departamentos más afectados por la enfermedad son Santa Cruz (este) y Cochabamba (centro). Diciembre, enero y febrero son meses pico de dengue en Bolivia, por el inicio de la temporada de lluvias que inciden en el aumento del mosquito transmisor Aedes aegypti que anida en agua quieta. Paraguay es otro país con registro de casos.



tapa
Suplementos
Escenarios & Sociedad
Con un multitudinario desfile de delegaciones de bailarines y jinetes de distintas partes del pa�s, Cosqu�n dio inicio a su tradicional encuentro folcl�rico. En la ma�ana de viernes, el tradicional desfile tuvo la-...
Necrológicas Anteriores