Edición del Viernes 09 de marzo de 2012

Edición completa del día

El arribo de San Martín al puerto de Buenos Aires - Edición Impresa - Opinión Opinión

200 años

El arribo de San Martín al puerto de Buenos Aires

1.jpg

José de San Martín, en el óleo de Fidel Roig Matons.

Luis Chizzini Melo (*)

La Asociación Cultural Sanmartiniana de Santa Fe evoca este 9 de marzo de 2012 el arribo de varios patriotas convocados por el grito de libertad de América del Sur, iniciado dos años antes y que se desenvolvía con suerte diversa.

La insurgencia hispanoamericana en desarrollo estaba amenazada por la posible llegada de refuerzos bélicos desde España, que en verdad no poseía la capacidad de concretarlos.

El estallido revolucionario contra la corona española no se producía sólo en Sudamérica, sino en toda la América hispana, en su enorme extensión.

En América del Sur la iniciativa revolucionaria partió de ambos extremos, desde Caracas al norte y de Buenos Aires en el sur, como centros de irradiación estratégica del grito de libertad donde se destacaran como principales conductores Bolívar y San Martín, quienes culminarán sus campañas en lo que fue el centro de difusión del poderío realista: el Perú.

En enero de 1812 se embarcaron en la fragata inglesa George Canning, San Martín junto a Zapiola, los hermanos Carlos María y José Tomás de Alvear y los jóvenes oficiales rioplatenses Vera, Arellano y Chilavert a quienes se sumaba el oficial alemán (con el grado de Teniente Coronel) que trascendiera en la historia como el Barón de Holmberg. Como nota de color, también se embarcó Carmen Quintanilla, española, esposa de Carlos de Alvear y que compartía los ideales del grupo.

El viaje no fue fácil. Gianello (1950) lo describe como “monótono y riesgoso” destacando que “si penoso fue el viaje, el alto sueño de patria que ardía en todos los corazones no dejaba lugar para preocuparse por las minucias de lo incómodo.”

La situación que se vivía a comienzos de 1812 en la América del Sur conformaba un complejo escenario:

-La Junta Grande, con representantes de las provincias, había sido reemplazada por el Primer Triunvirato ya que se la consideraba una muestra del conservadorismo provinciano y, pese al cambio político de perfil porteño, seguía sin definir un plan concreto y una acción determinada.

-La expedición al Paraguay conducida por Belgrano culminó con la derrota militar, pero proyectada en el tiempo fue un triunfo ya que propagó el grito de libertad y sembró el germen que produciría la revolución nativa el 14 de mayo de 1811. La figura destacada del Paraguay fue el Doctor Gaspar Rodríguez de Francia, que luego se transformó en su dictador supremo. El Paraguay va a quedar como territorio neutralizado y es importante destacar que no aportó un solo hombre a la guerra por la independencia.

-En la Banda Oriental, los patriotas sitiaban Montevideo donde intentaba gobernar Francisco Javier Elio, designado Virrey por el Consejo de Regencia de España quien, al no ser reconocido por Buenos Aires, solicitó auxilio a las tropas portuguesas deseosas de poner un pie en territorio español.

-Mientras el Ejército del Norte, al mando del Gral. Antonio González Balcarce, buscaba llegar al Perú para difundir el grito de libertad, era abatido por los realistas, al mando del Gral. José Manuel Goyeneche, en la batalla de Huaqui.

Con este panorama llegaban los patriotas con ansias de libertad, y el hecho llevó a que San Martín manifestara: “hasta hoy las Provincias Unidas han combatido por una causa que nadie conoce, sin bandera y sin principios declarados que expliquen el origen y tendencias de la insurrección: preciso es, afirmaba San Martín, que nos llamemos independientes para que nos conozcan y respeten.” (Pasquali: 1999)

Por ello la Asociación cree pertinente que evoquemos el arribo de San Martín y otros valerosos patriotas que dieron rumbo a la concreción de la independencia del territorio que hoy envuelve a varios países que se independizaron al amparo de su sable. Considerando oportuno recordar su máxima: “Jamás desenvainaré mi espada para luchar contra mis hermanos americanos”, que resume la grandeza de su persona y la razón de su exilio.

(*) Presidente de la Asociación Cultural Sanmartiniana de Santa Fe.

Obras consultadas:

Gianello, L. (1950) ”Estampas Sanmartinianas”. Ed. Castellví. Santa Fe. Argentina.

Pascuali, P. (1999) ”San Martín. La fuerza de la misión y la soledad de la gloria”. E. Planeta. Buenos Aires. Argentina.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Viernes 09 de marzo de 2012
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?