Edición del Viernes 09 de marzo de 2012

Edición completa del día

Clausuraron dos prostíbulos en Recreo - Edición Impresa - Sucesos | Policiales Sucesos

Allanamientos en Aquarius y La Cigarra

Clausuraron dos prostíbulos en Recreo

A.jpg

Funcionarios municipales y dos fiscales de la Justicia provincial trabajaron en el lugar con la policía. Foto: Juliano Salierno

Cuatro personas que regenteaban los locales fueron arrestadas esta madrugada. La dueña de uno de los bares dijo que “las chicas” no estaban porque les había dado “franco por el Día Internacional de la Mujer”. La otra tenía pedido de captura.

 

Juliano Salierno

jsalierno@ellitoral.com

Un operativo conjunto entre la Unidad de Trata de Personas de la policía, la Justicia provincial y la Municipalidad de Recreo, terminó con la clausura de dos locales comerciales que bajo la pantalla de bares, se dedicaban al negocio de la prostitución. Seis mujeres se encontraban trabajando anoche en uno de esos lugares, donde no se hallaron menores de edad, ni personas privadas de la libertad ni contra su voluntad. No obstante, fueron arrestadas las dueñas de ambos prostíbulos, además del cuidador y la barman de uno de ellos.

La División Unidad Especial de Apoyo y Coordinación para la Prevención y Lucha contra la Trata de Persona, desplegó sus efectivos pasada la medianoche del jueves en los bares “Aquarius”, ubicado en Ruta Nº 70, unos 300 metros al oeste de la Ruta Nº 11; y “La Cigarra”, que se encuentra en Ruta Nº 11 km 480, casi en el cruce con la Ruta Provincial Nº 5.

El equipo comandado por la jefa a cargo Roxana Eletti, contó con el apoyo táctico del Grupo de Operaciones Especiales, que aseguró la zona con móviles listos para el traslado y hombres armados y adiestrados para situaciones de conflicto. Además, estuvieron en el lugar los fiscales Nº 2 y 7, Juan Pablo López Rosas y Jorge Andrés, para cumplimentar la orden de allanamiento emanada del Juzgado Correccional Nº 2 de la Dra. Jaquelina Balangione, por infracción a la Ley de Profilaxis Nº 12.331.

“Día de la Mujer”

A propósito de la tarea desplegada, el fiscal de turno López Rosas informó que “se canalizó por medio de la Municipalidad de Recreo, y su área específica” que había solicitado la colaboración “para controlar dos lugares” y luego actuar en consecuencia.

En la wiskería Aquarius de Ruta 70 no había actividad anoche, reconocieron las autoridades. Sin embargo, detrás del boliche con mesas y barra que funciona en el frente, se constató la existencia de tres habitaciones con camas matrimoniales y baños en el fondo del terreno. A los dormitorios se accede a través de un pasillo, con iluminación lúgubre, mostrando a las claras el fin para el que fueron construidas las piezas.

Allí se detuvo a una mujer que dijo ser la dueña del lugar, quien explicó a los inspectores “como era el Día de la Mujer, las chicas no trabajaban”. Claro que la excusa sembró la duda o la sospecha, si acaso alguien les avisó del procedimiento.

En La Cigarra el cuadro era similar. Un camión de traslados del GOE y otras dos camionetas avanzaron por el frente, cambiando la tradicional fisonomía del paisaje, donde las luces rojas en forma de guirnaldas iluminan al grupo de mujeres que a cualquier hora del día esperan por clientes a la vera de la ruta.

Pedido de captura

La actividad era plena. Seis mujeres fueron puestas a resguardo por la Unidad de Trata y otras tres personas quedaron arrestadas, entre ellas la dueña del predio, el cuidador y una mujer que atendía la barra, todos ellos a cargo del negocio. Además la policía identificó a dos clientes, a quienes no se les formó causa.

El procedimiento parecía ir bien, hasta que se conoció que la titular de La Cigarra tenía pedido de captura vigente, por una “tenencia de arma de guerra”, requerida por un juzgado de Sentencia. Además, de la documentación recabada se supo que se trata de una empleada pública, dependiente del Ministerio de Salud de la provincia que prestaba servicios en el hospital Sayago, actualmente con tareas diferenciadas o carpeta médica.

Una vez finalizado el trabajo, la jefa a cargo de la unidad, Roxana Eletti, confirmó que “se logró la clausura total de los dos locales”. Sobre el segundo contó que se trata de un “bar-wiskería” y que “atrás funciona una especie de motel con 19 habitaciones instaladas”.

Habilitación precaria

En ambos lugares se secuestró documentaciones relevante para la causa, y se dejó al descubierto que el bar Aquarius contaba con una “habilitación de carácter provisorio desde 2008”. Se secuestró un cuadernillo, donde la titular llevaba las cuentas, anotando números de clientes, y se registraban pagos por copas y servicios, que aunque no es literal se infiere en el detalle.

Asimismo Eletti confirmó que “no había menores, ni tampoco gente encerrada”, pero se constataron contravenciones e infracciones a la Ley de Profilaxis.

Por último destacó que las mujeres retenidas fueron trasladadas a la Unidad de Trata donde fueron entrevistadas por psicólogos de la repartición, de manera individual, con el fin de detectar si existen signos de explotación, abusos u otro tipo de situación traumática a la que pudieran estar sometidas.

B.jpg

El operativo estuvo a cargo de la Unidad de Trata de Personas de la provincia y contó con el apoyo del GOE. Foto: Juliano Salierno

Control municipal

“En principio la Unidad de Trata se contactó con nosotros porque había sospechas de que podía haber personas secuestradas en esos locales. Nos pusimos a disposición y coordinando con la policía y el GOE, bajo un profundo hermetismo para evitar filtraciones”, contó el secretario de Control de Recreo, Miguel Ángel Pérez.

En persona asistió junto con el jefe del área de Control, Carlos Saurit Bähler y los inspectores municipales, para labrar las actas de infracción en los casos en que se constataron irregularidades de índole administrativa. “No encontramos personas que podían estar siendo buscadas, pero sí constatamos irregularidades en materia sanitaria, se cometían contravenciones” al Código de Faltas Municipal, informó el funcionario.

Pérez se mostró más que satisfecho con el operativo conjunto, porque facilita el trabajo de la municipalidad para “ejercer el control y el poder de policía que es lo que la gente reclama”. De esta forma “se sienten observados y controlados que es lo que nosotros pretendemos, para evitar otro tipo de cosas que se mueven alrededor del negocio de la prostitución, como la inseguridad y la droga”, por ejemplo.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Viernes 09 de marzo de 2012
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?