Edición del Lunes 26 de marzo de 2012

Edición completa del día

El artista dispara contra el mundo del arte - Edición Impresa - Escenarios & Sociedad Escenarios & Sociedad

MILO LOCKETT

El artista dispara contra el mundo del arte

Pintar la realidad

Para Locket el arte es un fragmento de la sociedad y hay pocos que lo consumen. Foto: Maximiliano Luna

 

“Me gusta más pintar en el medio del desierto con los huarpes, que en el Malba o en el Recoleta”, dice el artista que tiene ganas de dedicarse un tiempo al trabajo social.

 

Milena Heinrich

Télam

El artista chaqueño Milo Lockett es uno de los autores más vendidos del país. Dispara contra el mundo del arte, asegurando que “me cansé de jugar solo”, y afirma que va a retirarse por unos años y a dedicarse al trabajo social.

Entre saludos y sonrisas a los visitantes de su galería porteña del barrio de Palermo, Milo, antes que nada, destila cierto resquemor contra el arte y lo caracteriza como un “gueto”: “Es un fragmento de la sociedad y cuando hay pocos que lo consumen no está bueno”, dijo.

Contundente y crítico, el artista explica que “el arte tiene que ser incluidor, debe tratar de albergar y llegar a más personas”; lamenta que sea tan “elitista y cerrado” porque “es algo tan lindo, que cambia vidas y acerca a la sensibilidad”.

El pintor destaca lo esencial del contacto: “Estar cerca de la gente cambia la realidad. Viajé mucho por Argentina, lo cual me dio la posibilidad de conocer a las personas y eso se refleja en la carrera. Quieren algo que conocen. La mayoría de los artistas no sabe ni siquiera cuál es su público”, dispara.

Motivado por esta idea, el miércoles pasado, Milo intervino por más de cuatro horas con pinceladas coloridas la pared de la terraza del multiespacio Dadá. “Me sedujo mucho la idea de dibujar ahí porque mira a una plaza emblemática de Palermo. Me gusta la idea de trabajar en la calle”.

“LOS PREMIOS NO SIRVEN”

Con un amplio público heterogéneo, que atraviesa esferas sociales, regionales y culturales, incluidos los más chicos, el artista atribuye su éxito al hecho de “haber generado mucho en distintos lugares, armé cantidad de proyectos. Probablemente, eso me hizo salir del fragmento”.

“Además, no sólo se enamoran de la obra sino también de la vida, de cómo pensás y reflexionás. Sin público no hay carrera para un artista”, enfatiza.

“Uno puede tener muchos premios, como es mi caso, pero no sirven -sentencia-. El mejor premio es que te quiera la gente y que le guste tu trabajo, no traduzco el éxito en formar parte del mercado del arte”.

Consciente de sentirse la “oveja negra del arte”, Milo no duda en que está “en la vereda de enfrente. Por eso tengo mi propio espacio donde puedo ser libre. No sólo es independencia económica sino también de pensamiento”, argumenta este artista que a los 14 años dejó sus estudios escolares para dedicarse a trabajar “de lo que sea: vendedor de ajo, ambulante, basurero”.

El disparador que lo insertó laboralmente en el mundo artístico fue el quiebre de su fábrica textil en el 2000. “De golpe decidí pintar y no sabía que iba a vender obras. Y acá estoy”.

Acaso un poco cansado del arte e intranquilo con el mundo social, Lockett asegura que hoy día su interés está puesto en “la conducta de la sociedad. Me preocupa mucho lo que pasa afuera, la gente sin oportunidades. Fui un chico con muchas posibilidades y siento que así como yo deben tenerlas otros”.

Por eso, resalta la obra de líderes sociales como Margarita Barrientos o Juan Carr con quienes además trabaja, “dono obras todos los meses y hago algunas otras acciones. Por ejemplo, hice una campaña para que los huarpes tuvieran agua”.

Aprovecha la oportunidad y descarga contra las ONG, “pelean para demostrar que son buenas. Me da mucha gracia porque hay muchas fundaciones intentando parecer. Tendríamos que ser una sociedad más integrada donde esa clase de conflictos desaparezcan”.

Estimulado con la búsqueda por revertir grietas sociales, el artista considera que “nuestra conducta fue cambiando en los últimos veinte años. Hubo un quiebre moral durante el gobierno de (Carlos) Menem que se acentuó con (Fernando) De la Rúa y la gente perdió la esperanza. Nos volvimos muy individualistas”.

“ME VA BIEN PERO NO ESTOY BIEN”

“Además hay mucha violencia, eso es muy triste. Estas cuestiones me preocupan mucho más que si pinto con rojo o verde”, desliza. “Esto ya no me importa” dice, y señala a su entorno: galería y obras.

El artista insiste en que “no tiene sentido reflexionar únicamente sobre el arte, es algo muy chiquito al lado de lo que es la sociedad. Soy un crítico del sistema; me va bien pero no significa que esté bien”.

“Hace cinco años, un montón de críticos decían que mi obra era un desastre, que no iba a valer nunca. Hoy todos ellos aseguran que soy el artista que más va a valer dentro de diez años. Hay algo que está mal, ¿no?”.

Con una breve pero sólida experiencia en el tema, Lockett pone en duda al mercado del arte “no es real, es una fantasía. Es endeble, está agarrado con alfileres y es mentiroso”, acusa este artista que durante cuatro años superó ventas de obras en ArteBa.

Y se cuestiona: “¿Qué es el arte? Cada vez me alejo más de la idea de arte. Si eso que se llama arte nos va a cambiar la vida y a hacer un poco más buenos, me gusta. Si es por dinero, vendo Coca Cola”.

“Entré pensando de una manera y me voy a ir con otra. Tengo muchas ganas de retirarme por unos años y dedicarme al trabajo social. Me cansé de jugar solo; armé mi propio sistema porque el otro no me gusta. Se creen famosos con sus boas y boinas y nadie sabe quiénes son. Para mí, un artista merece respeto cuando lo conocen en Ushuaia y en la Quiaca”.

“Tal vez estoy afrontando una nueva crisis, hoy me siento más identificado con lo social. Me gusta más pintar en el medio del desierto con los huarpes, que en el Malba o en el Recoleta. Cada día lo pienso y tengo más ganas de retirarme que de quedarme”.


Pintar la realidad

Milo Lockett dona anualmente un promedio de 40 obras para subastas a beneficio del Hospital Pediátrico de Resistencia, trabajo realizado con adolescentes dentro de un proyecto de prevención de HIV - Cruz Roja Argentina. Además, ha colaborado para Unicef en el proyecto “Un minuto por mis Derechos” en el 7º Encuentro de Niños y Jóvenes escultores bajo el tema “Los Monstruos de Berni y Juanito Laguna”. Ha realizado talleres masivos de pintura al aire libre en el Festival de la Triple Frontera, Paraguay, Brasil y Argentina, Chaco, Jujuy, Corrientes, Misiones, Santa Fe y Buenos Aires.

/// EL DATO

 



Lunes 26 de marzo de 2012
tapa
Necrológicas Anteriores