Edición Domingo 29 de julio de 2012

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Aumentó un 41% la cantidad de ingresantes en una década

El magisterio es una opción de

estudio que crece en Santa Fe

La recomposición del salario y la estabilidad laboral son algunos de los factores que explicarían la mayor demanda a las carreras de nivel inicial y primario. Aseguran que en Santa Fe no hay déficit de maestros como ocurre en la Ciudad de Buenos Aires.

 

De la Redacción de El Litoral

educacion@ellitoral.com

En la Ciudad de Buenos Aires hace poco se encendió una luz de alerta a partir de la falta de maestros y la disminución de la matrícula del magisterio en 2012. Pero el fenómeno capitalino no se repite en la provincia de Santa Fe. Todo lo contrario: en una década el número de aspirantes a los profesorados de nivel inicial y primaria creció un 41 por ciento.

Este año se inscribieron 4.371 personas al 1er. año de los institutos de formación docente públicos y privados, contra los 3.093 que se habían anotado en 2003.

La mayor matrícula se registra en los profesorados de educación primaria donde hay 2.699 inscriptos en 2012, mientras que para estudiar de maestra jardinera se anotaron 1.672 jóvenes. Los datos también revelan que es mayor la matrícula de los institutos estatales que del sistema privado, y que los años 2011 y 2012 fueron de gran demanda de la carrera.

Los institutos de formación docente de la ciudad confirman esta tendencia. “Tenemos un buen ingreso en todos los profesorados, principalmente, en los de nivel inicial y primario donde queda gente afuera porque aceptamos hasta 45 ingresantes por división. Este año quedaron como 40 inscriptos sin banco”, dijo Oscar Caamaño, director del Instituto Superior del Profesorado Nº 8 Almirante Brown.

Desde la Escuela Normal Superior Nº 32 José de San Martín, la rectora Mónica Bejarano indicó que en los 5 profesorados de la institución hubo un “destacado” incremento de matrícula este año en comparación con el anterior: de 300 anotados en 2011 subió a 476 este año.

Bejarano recuerda que la década que va de 1996 al 2006, de plena aplicación de la ahora derogada Ley Federal, el magisterio registró un descenso en la matrícula. “En 1994 teníamos unos 200 ingresantes al profesorado de primaria y bajamos a 90. Tuvimos que cerrar divisiones. Este año, logramos recuperar los 190 ingresantes al nivel primario y abrimos una división más; además tenemos 90 ingresantes en el profesorado de inicial”, comentó Bejarano.

Tanto desde el Ministerio de Educación como del sector gremial, aseguran que en la provincia no hay déficit de docentes. “Conocemos el tema de Capital Federal porque lo ha planteado siempre el sindicato de esa jurisdicción. Pero en Santa Fe no tenemos faltante de maestros”, aseguró Sonia Alesso, de Amsafe Provincial, el gremio que nuclea a la docencia oficial.

mejor salario

El magisterio ya no goza del prestigio social que tuvo alguna vez y debe lidiar con situaciones problemáticas del alumnado, principalmente en las escuelas de contextos sociales vulnerables. ¿Cúales son entonces los factores que explican la mayor matriculación a la carrera?

Claudia Buenaventura, directora provincial de Educación Superior, asegura que hay una multiplicidad de causas. Entre ellas, mencionó la recuperación del salario docente en los últimos años a partir de los distintos aumentos otorgados. Un maestro de grado que recién se inicia gana 4.000 pesos desde julio, y uno con la máxima antigüedad percibe 5.500 pesos, por lo que se está empezando a revertir la imagen del maestro que gana poco.

Además, Buenaventuva estimó que “hay buenas decisiones políticas tanto de la gestión Binner como la de Bonfatti” que contribuyeron al repunte de matrícula de los profesorados. Citó como ejemplo la mayor estabilidad laboral conseguida a partir de los históricos concursos docentes que llevaban décadas sin hacerse y que significaron la titularidad “para miles de maestros y profesores”.

“Estamos en un escenario que sigue apostando a una mayor calidad educativa y bienestar del magisterio. Falta mucho por hacer pero estas acciones hacen que los jóvenes puedan valorar como opción la carrera docente. Ser maestro ya no es una carga sino que implica acceder a un puesto laboral seguro, tener la posibilidad de realizar proyectos innovadores y acceder a propuestas culturales gratuitas con el pasaporte Mirada Maestra, entre otras cuestiones”, definió la funcionaria.

Para la rectora del Normal 32, en tanto, decir que más jóvenes estudian magisterio porque ahora hay mejores salarios “sería abrir juicios de valor sobre personas adultas que deciden su futuro en base a una sola variable, y no creo que sea así”. Según considera Bejarano, el incremento en la cantidad de inscriptos se explica por “la existencia de más jóvenes que eligen seguir estudiando luego del secundario y, además, por la mayor aceptación y reconocimiento de la sociedad al rol docente, a la necesidad de contar con buenos maestros y a la importancia de la educación”.

Un temor que no fue

Luego de la reforma al plan de estudios, desde 2009 la carrera para ser docente requiere una carga de cursado de 4 años, en lugar de tres como era antes. La mayoría esperaba un impacto negativo de la extensión del cursado sobre la matrícula porque hasta entonces la docencia era una opción corta de estudio superior. “Era una creencia instalada a nivel nacional de que iba a caer la matrícula, pero en Santa Fe no se dio así”, dijo Buenaventura.

En rigor, en el 2010, año siguiente a la implementación del nuevo plan, la matrícula cayó un poco en el comparado interanual (de 3.832 en 2009 se fue a 3.570 inscriptos en 2010) pero se recuperó de inmediato en el ciclo lectivo 2011 con 4.044 anotados al primer año, y aún más en el presente año.

Si bien la nueva currícula incorpora espacios innovadores en los profesorados, no está exenta de algunas dificultades. “Habría que revisar ciertas cuestiones relativas a la carga horaria de las materias extraturno que acarrean dificultades a los alumnos que estudian y trabajan”, pidió Alesso.

El magisterio es una opción de estudio que crece en Santa Fe

Cuando el plan de estudios del magisterio pasó de 3 a 4 años se pronosticaba una caída de la matrícula, pero eso no sucedió. Foto: Archivo

Escalafones en crisis

Cada tanto se escuchan quejas por la cantidad de horas libres que tienen los alumnos de secundario a raíz del ausentismo de sus profesores. Claudia Buenaventura, directora provincial de Educación Superior, asegura que las horas libres se explican por “alguna situación puntual” de determinadas escuelas medias pero no por el déficit de docentes. “Los padres nos preocupamos mucho cuando nuestros hijos no tienen clases pero generalizar esta situación no me parece lo más ajustado a la realidad”, aportó.

Según consideró, existen institutos de profesorado de todas las área curriculares repartidos por la geografía de la provincia: 14 de Historia, 12 de Lengua y Literatura, 14 de Matemática -por citar algunos ejemplos- que se suman a la oferta de las universidades. “Tampoco es difícil conseguir reemplazantes ya que la contratación docente se puede realizar por título competente, habilitante o supletorio”, dijo la funcionaria.

En cambio, admitió que la situación es más “complicada” en el nivel superior (profesorados e institutos terciarios técnicos). “A veces atravesamos por escalafones en crisis, que quiere decir que los escalafones pueden quedar desiertos y no hay suplentes para llamar. La Junta de Escalafonamiento está trabajando para cubrir los espacios curriculares necesarios”, aseguró.

Un impacto no alentador de los nuevos Talleres de Producción Pedagógica sobre los profesorados radica en que los docentes toman licencia de sus cátedras para dedicarse a esos novedosos espacios y generan un vacío difícil de llenar en los institutos.

62.300

docentes

de todos los niveles y modalidades de la educación pública y privada tiene la provincia de Santa Fe. De ese total, 27.449 docentes trabajan en el nivel primario y 5.971 en los jardines de infantes.



tapa
Suplementos
Escenarios & Sociedad
Los hermanos Dardenne (Jean-Pierre y Luc) son considerados maestros en el mundo cin�filo y cuentan con gran aceptaci�n en festivales y salas. Su estilo es muy definido y reconocido. En “El chico de la bicicleta” insisten con su tema predilecto: la infancia en problemas. Podr�a decirse que los directores belgas son expertos en la problem�tica infanto-juvenil, a la que aportan una mirada tensa, cruda pero a la vez contenedora. Entre sus pel�culas m�s famosas se destacan “Rosetta”, “El hijo”, “El ni�o” y “El silencio de Lorna”.
Necrológicas Anteriores