Edición del Martes 21 de agosto de 2012

Edición completa del día

En 2016 la Nasa enviará una nueva misión a Marte - Edición Impresa - Información General Información General

Para investigar su interior

En 2016 la Nasa enviará una nueva misión a Marte

El propósito de InSight será determinar si el núcleo del Planeta Rojo es sólido o líquido, por qué no está dividido en placas tectónicas y por qué evolucionó de forma tan diferente a la Tierra, siendo ambos planetas rocosos. Por su parte, dos semanas después de su amartizaje, el Curiosity comenzó sus exploraciones con el brazo robótico que le permitirá recoger pruebas de roca y tierra.

Agencia EFE

La Nasa anunció una próxima misión a Marte, que prevé enviar en 2016, con el objetivo de investigar el interior del llamado Planeta Rojo para entender por qué evolucionó de manera tan diferente a la Tierra, siendo ambos planetas rocosos.

La misión, denominada InSight, cuyo acrónimo en inglés significa vistazo interior, viajará equipada de instrumentos para investigar si el núcleo de Marte es sólido o líquido y por qué no está dividido en placas tectónicas como nuestro planeta.

Tener un conocimiento más detallado del interior de Marte para poder compararlo la Tierra ayudará a los científicos a entender mejor cómo se formaron los planetas terrestres y por qué evolucionaron de manera tan diferente, aseguró la agencia espacial estadounidense.

“La exploración de Marte se ha convertido en una prioridad máxima para la Nasa y la selección de InSight nos asegura que continuaremos desvelando los misterios del Planeta Rojo y sentaremos las bases para una misión humana”, dijo en un comunicado el director de la Nasa, Charles Bolden.

Bolden señaló que el reciente éxito del descenso en Marte del explorador Curiosity “ha impulsado el interés del público en la exploración espacial y el anuncio de hoy deja claro que habrá más misiones apasionantes” a ese planeta.

La misión, prevista para partir en septiembre de 2016, será liderada por Bruce Banerdt, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la Nasa, en Pasadena (California, EE.UU.), y el equipo científico incluirá investigadores de todo el mundo.

El Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES) y el Centro Alemán Aeroespacial contribuirán en el diseño de algunos de los instrumentos que portará InSight.

InSight se construirá según la tecnología espacial utilizada en la misión Phoenix, el vehículo estacionario lanzado en 2007 que determinó que hubo agua en la superficie cerca de las zonas polares del planeta.

La Nasa calcula que el coste de la misión, excluyendo el sistema de lanzamiento y los servicios de mantenimiento, será de 425 millones de dólares y tendrá una duración de dos años.

El JPL aportará un instrumento de referencia geodésico para determinar el eje de rotación del planeta, un brazo robótico y dos cámaras.

El CNES está al frente de un consorcio internacional que construirá un instrumento para medir las ondas sísmicas del interior del planeta y el Centro Alemán Aeroespacial construirá una sonda subterránea para medir el flujo de calor desde el interior.

Curiosity en acción

Mientras tanto, el robot explorador Curiosity, que aterrizó hace dos semanas en Marte, movió su brazo robótico por primera vez desde que fue lanzado en noviembre de 2011.

El brazo, de 2,1 metros de largo, incluye una cámara, un taladro, un espectrómetro, y está diseñado para realizar el tamizado de muestras de polvo de roca y tierra con un recogedor especial.

El ingeniero jefe de pruebas y operaciones del brazo robótico de Curiosity, Matt Robinson, señaló en un comunicado que ver la maniobra “ha sido un gran momento”.

Su equipo esperó las dos primeras semanas hasta probar otras partes del vehículo antes de que le tocara el turno al brazo robótico.

Se trata de una pieza clave para tomar muestras y colocarlas en los instrumentos del laboratorio que lleva instalado Curiosity para su análisis. Los científicos tienen ahora que calibrar los movimientos antes de que el explorador recolecte las primeras muestras.

La maniobra que realizó ayer sirvió para probar los motores y comprobar que las juntas del brazo se extienden y se contraen correctamente.

“Todo funcionó según lo planeado”, confirmó Louise Jandura, ingeniera jefe del sistema de muestras de Curiosity, que señaló que según la telemetría de las imágenes recibidas pueden “confirmar que el brazo fue a las posiciones” que le indicaron.

Los científicos de la Nasa esperan que el vehículo realice su primera excursión esta misma semana y prevén utilizar el sistema de toma de muestras en las próximas semanas.

Curiosity aterrizó en Marte hace dos semanas en el cráter Gale equipado con 10 instrumentos de última tecnología, para comenzar una misión de dos años en la que tratará de determinar si se dan o alguna vez se dieron las condiciones ambientales necesarias para la vida microbiana.


En 2016 la Nasa enviará una nueva misión a Marte

La imagen cedida por la Nasa reproduce al robot InSight que en 2016 viajará a Marte para investigar sus entrañas.

Foto: Agencia EFE

El Planeta Rojo de nombre bélico

Marte es el cuarto planeta del Sistema Solar. Llamado así por el dios de la guerra de la mitología romana, recibe a veces el apodo de Planeta Rojo debido a la apariencia rojiza que le confiere el óxido de hierro que domina su superficie.

Forma parte de los llamados planetas telúricos (de naturaleza rocosa, como la Tierra) y es el planeta interior más alejado del Sol. Es, en muchos aspectos, el más parecido a la Tierra.

Aunque en apariencia podría parecer un planeta muerto, no lo es. Sus campos de dunas siguen siendo mecidos por el viento marciano, sus casquetes polares cambian con las estaciones e incluso parece que hay algunos pequeños flujos estacionales de agua.

Tycho Brahe midió con gran precisión el movimiento de Marte en el cielo. Los datos sobre el movimiento retrógrado aparente (los llamados ‘lazos‘) permitieron a Kepler hallar la naturaleza elíptica de su órbita y determinar las leyes del movimiento planetario conocidas como leyes de Kepler.

Forma parte de los planetas superiores a la Tierra, que son aquellos que nunca pasan entre el Sol y la Tierra. Sus fases (porción iluminada vista desde la Tierra) están poco marcadas, hecho que es fácil de demostrar geométricamente. Considerando el triángulo Sol-Tierra-Marte, el ángulo de fase es el que forman el Sol y la Tierra vistos desde Marte. Alcanza su valor máximo en las cuadraturas cuando el triángulo STM es rectángulo en la Tierra. Para Marte, este ángulo de fase no es nunca mayor de 42º, y su aspecto de disco giboso es análogo al que presenta la Luna 3,5 días antes o después de la Luna llena. Esta fase, visible con un telescopio de aficionado, no logró ser vista por Galileo, quien sólo supuso su existencia.

La ciencia que estudia la superficie de Marte se llama areografía, nombre que proviene de Ares (dios de la guerra entre los griegos).



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Martes 21 de agosto de 2012
tapa
Necrológicas Anteriores