Edición del Miércoles 22 de agosto de 2012

Edición completa del día

Una suma que divide - Escenarios & Sociedad Escenarios & Sociedad

DOS MÁS DOS

Una suma que divide

“DOS MÁS DOS”

Actuaciones meritorias y un humor hecho de palabras no correctas sino adecuadas, son la forma de abordaje para un tema tabú que insinúa más de lo que muestra. Foto: Télam.

Rosa Gronda

rosagronda@gmail.com

En la última década, la comedia nacional viene ofreciendo productos cinematográficos de factura industrial, bien recibidos tanto por la crítica como por el público. Películas como las de Juan Taratuto, Hernán Goldfrid y Ariel Winograd han abierto un camino donde también puede ubicarse al cineasta Diego Kaplan, quien luego de “Igualita a mí” (2010), presenta esta comedia para adultos.

“Dos más dos” se introduce en el controvertido tema del intercambio de parejas, que ya fuera abordado por el cine en otro contexto histórico (la conocida película “Bob, Carol, Ted and Alice” de Paul Mazursky), realizada a fines de los sesenta, en un marco de época que ahora parece envejecido en su auténtica rebeldía frente a esta propuesta mucho más superficial y planteada a medida de los tiempos que corren.

La historia de “Dos más dos” transcurre en barrios cerrados, casas y coches sofisticados, donde los habitantes tienen materialmente todo lo necesario para sentirse felices pero no lo son. En busca de aventar la rutina y el aburrimiento, la pareja interpretada por Julieta Díaz y Adrián Suar incursionará gradualmente en la onda swinger (el libre intercambio de parejas con mutuo consentimiento) que le proponen sus amigos más cercanos (Carla Petersen y Juan Minujin).

Esta transgresión traerá aparejados descubrimientos, euforias pasajeras y conflictos de toda índole, canalizados en una serie de gags que explotan la comicidad que caracteriza a la primera parte, hecha de reticencias y reparos pero también de curiosidad y complicidades, con diálogos y situaciones bien plasmadas y con una cuota infrecuente de audacia.

Actoralmente, nadie desentona ni cae en tics televisivos. Salvo Suar que reitera su personaje inseguro pero canchero de otras películas, Carla Peterson, Julieta Díaz y Juan Minujín componen personajes con muchos matices. Incluso los secundarios, el desconocido jovencito Tomás Wicz y las breves intervenciones de Alfredo Casero, como un gurú de la sexualidad abierta, que logra con sus breves intervenciones arrancar las mayores carcajadas que se sostienen sobre el ridículo del auténtico swinger que interpreta.

Ni muy muy, ni tan tan

Es verdad que llegado a cierto punto, la película se cuida muy bien de no pasar los límites de lo tolerable (lo esperable de ser deglutido por el público masivo al que se apunta). Aun con esos límites autoimpuestos, la comedia es técnicamente impecable y entretenida, incluso provocativa para las pautas del cine industrial argentino.

La audacia no se refleja en los planos que se limitan a retratar a los actores ubicados estratégicamente desnudos de forma tal que nunca se vea más de lo permitido. Se habla de sexo más de lo que se muestra, hay naturalidad y fluidez con el uso de terminología coloquial y sincera pero el tratamiento visual es más bien televisivo. Y no sólo se trata de la puesta en escena sino, sobre todo, de los giros en el guión, con personajes que literalmente se dan vuelta y se dividen. Porque la segunda parte cambia de tono y guarda sorpresas hasta inclinarse por una resolución conservadora y tranquilizadora, donde hasta el humor se tiñe de amargura.

No es una comedia que provoque muchas risas; de hecho hacia el final, casi se acerca más a la comedia dramática. La trama fluye y crece con coherencia para demostrar que el llamado sexo libre es en realidad un sexo programado, con reglas tan rígidas como las convencionales, donde el que se enamora pierde. Aun así, el tema de la experimentación sexual logra ponerse sobre la mesa desde un lugar inteligente, que más allá de hacer reír también hace pensar sobre la pareja, el aburrimiento, los celos y la delgada línea que separa a un conservador de un transgresor y viceversa.

• • •

BUENA

“DOS MÁS DOS”

(Argentina/2012). Dirección: Diego Kaplan. Con Adrián Suar, Julieta Díaz, Carla Peterson y Juan Minujín. Guión: Juan Vera y Daniel Cúparo. Música: Iván Wyszogrod. Fotografía: Félix Monti. Edición: Pablo Barbieri. Diseño de producción: Juan Lovece. Distribuidora: Buena Vista International. Duración: 103 minutos. Se exhibe en Cinemark.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Miércoles 22 de agosto de 2012
tapa

Seguinos

Necrológicas Anteriores

Recomendadas

Las fotos de la histórica clasificación de Colón -  -
Actualidad Sabalera
La cocina santafesina estuvo a la altura de los cancilleres y ministros - Desafío superado. Los cocineros y la licenciada en Relaciones Públicas cumplieron con creces con la comida y la atención en la Casa Gris santafesina. -
Área Metropolitana
ARA San Juan: informe final de las causas del hundimiento del submarino -  -
Los secretos de la mesa de los presidentes  - Plato principal. Sirvieron un lomo dijon, top de molleja y cremoso de papa, acompañado por vino malbec. -
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Senado de Santa Fe  Colón  Copa Sudamericana  Unión  Clima en Santa Fe  50 Años del hombre en la Luna