Edición del Sábado 08 de diciembre de 2012

Edición completa del día

La ilusión duró 4 días - Sucesos | Policiales Sucesos

Negocio desvalijado

La ilusión duró 4 días

El lunes abrió sus puertas la boutique Dulce Delirio. El jueves una pareja de delincuentes se llevó dinero y gran parte de la mercadería.

La ilusión duró 4 días

La boutique Dulce Delirio se ubica en Estanislao Zeballos al 4400, en la zona norte de la ciudad.

 

Danilo Chiapello

dchiapello@ellitoral.com

El lunes no fue un día más en la vida de Yanina Altamira.

Pasados unos minutos de las 8 de la mañana llegó hasta el local ubicado en Estanislao Zeballos 4400 y abrió las puertas de su flamante negocio. Una boutique a la que decidió llamar Dulce Delirio.

La ilusión estaba en marcha.

Pero el encanto duró bastante poco... hasta la tarde del jueves, cuando una pareja de delincuentes derrumbó los sueños y los proyectos.

Cruel paradoja

Como una cruel paradoja el robo, en realidad comenzó a gestarse el mismo día de la inauguración del local.

En diálogo con este diario Yanina recordó que aquel lunes (primer día de actividad del comercio) debió atender a una mujer, de unos 30 años, cuya conducta le llamó la atención.

Esa supuesta “clienta” primero consultó sobre si aceptaban tomar un dinero como seña para poder reservar alguna prenda. La respuesta fue afirmativa.

Pero luego esta mujer le dijo a Yanina preguntas del siguiente tenor: ¿vos estás siempre sola en el local?

“Es obvio que estaba haciendo un estudio del terreno”, concluyó hoy la comerciante mientras rememoraba lo mal que le había caído aquella pregunta.

Los días siguieron pasando hasta que llegó la maldita tarde del jueves.

Eran cerca de las 19 cuando otra vez la misteriosa “clienta” irrumpió en el negocio. Claro que ahora no estaba sola. La acompañaba un muchacho, de unos 25 años.

A punta de cuchillo este sujeto se lanzó contra Yanina. Le colocó el arma blanca a la altura de la cintura y comenzó su demencial faena.

“Mi primera reacción fue agarrar con mi mano la cuchilla. Sentí que estaba afilada”, dijo hoy Yanina.

“Quedate quieta y no intentes nada raro”, fue la primera indicación del malviviente.

Con la víctima a su merced el rufián hizo gala de una ruindad sin límite.

“Yo no tengo ningún problema en meterte un ‘chuzazo’ y tirarte allí atrás en el probador. Te vas a desangrar en unos minutos y no se va a enterar nadie. Así que portate bien porque estoy re loco”, fueron algunas de las palabras del ladrón.

Pero acto seguido decidió redoblar la apuesta.

“Una vez que nos vayamos te aconsejo que no hagas nada. Vos sabés que esto es una ‘zona liberada’. Así que si yo me entero que hiciste algo, vuelvo y directamente te mato”, gritó.

Mientras el sujeto seguía hostigando a Yanina, la compinche del rufián hacía de las suyas dentro del local.

Con gran desempeño cargaba las prendas en bolsas de residuos de tipo industrial. Por si fuese poco también cargaron parte del botín en una mochila que tenían consigo.

Se puede decir que los malvivientes arrasaron con todo. También se llevaron el dinero que había en la caja y hasta el teléfono celular de la comerciante.

“Andá... arrancá la moto que yo salgo”. Fue la última orden que el sujeto le dirigió a su compañera antes de darse a la fuga.

Minutos después ambos ladrones fugaban a bordo de una Honda CG, de color negro, con rumbo incierto.

Sobre llovido...

Pero los males de Yanina no terminaron con el robo.

Apenas se asomó a la puerta para pedir auxilio todo el rigor de la calle se le vino encima.

“Nadie, absolutamente nadie, vino a ayudarme”, narró la mujer. “Yo gritaba: ‘¡me asaltaron, me asaltaron! ¡alguien que me ayude por favor! Pero no tuve respuesta”.

A la hora de acudir a la policía las cosas tampoco mejoraron

“Fue tremendo lo que me pasó en la seccional 10ma. Primero fui atendido por una mujer que en todo momento me dejó en claro que no tenía la mínima gana de ocuparse de mi problema. Daba vueltas de un lado a otro, conversaba con sus compañeros, y no me atendía. “Esperá un poco y quedate tranquila”, me decía.

Más adelante Yanina subrayó que “pueden creer que yo estaba llorando mal y ni siquiera me alcanzaron un vaso de agua. Se quedaban todos charlando. Nadie me dijo ‘vamos a salir a buscar a esos delincuentes’”.

“El colmo fue cuando ví a la mujer policía riéndose con sus compañeros”.

“Allí comprendí que todo estaba perdido”, sentenció.

Las horas posteriores al robo lo que hicieron fue acrecentar el dolor por lo ocurrido.

“Todo esto te saca la ilusión”, dijo hoy Yanina rompiendo en lágrimas. Ahora estamos atendiendo con las rejas bajas. Trabajar con miedo es horrible. No se puede seguir así”, concluyó.

La ilusión duró 4 días

Tras el golpe los responsables del local evaluaban la posibilidad de cerrar. Fotos: Danilo Chiapello



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 08 de diciembre de 2012
tapa
Necrológicas Anteriores

Recomendadas

Estiman terminar las obras en la Ruta 1 en junio de 2020 - 13 km de desagües. Los drenajes, de un lado y del otro de la ruta, son uno de los importantes trabajos que se realizan actualmente. -
Área Metropolitana
Un agresor de mujeres que atacó de nuevo - Víctimas. En 2013 María Esther narró a El Litoral cómo salvó su vida. En cambio Gabriela no pudo escapar del asesino. -
Sucesos
El asesino de la comerciante de Esperanza había recuperado la libertad hacía 4 meses -  -
Madelón ya piensa en Corvalán-Blasi ante Boca  - Brian Blasi en La Bombonera, con la camiseta de Unión y enfrentando a Boca. El chico de las divisiones inferiores, que siempre que le tocar jugar cumple en el puesto que sea (de “4” o de “2”), haría dupla junto a Corvalán el domingo 24 de noviembre a las 17.10.  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Copa Sudamericana  Evo Morales  100 años de la UNL  

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?