Edición del Sábado 14 de setiembre de 2013

Edición completa del día

Rejuvenecimiento facial no quirúrgico, lo más pedido - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

Rejuvenecimiento facial no quirúrgico, lo más pedido

Según la Asociación Americana de Cirugía Plástica (ASAPS), la aplicación de toxina botulínica tipo A y el relleno de ácido hialurónico son los tratamientos de rejuvenecimiento facial no quirúrgicos más solicitados durante 2012. En procedimientos quirúrgicos, el aumento mamario se ha transformado en la primera opción.

FUENTE. PRENSA ALLERGAN. ASESORÓ. DR. RAÚL BANEGAS, ESPECIALISTA EN CIRUGÍA PLÁSTICA, MIEMBRO TITULAR DE LA ASOCIACIÓN AMERICANA DE CIRUGÍA PLÁSTICA (ASAPS). FOTOS. REVISTA NOSOTROS.

missing image file
 

De acuerdo a cifras reveladas en la última encuesta desarrollada por la Asociación Americana de Cirugía Plástica (ASAPS), la tendencia por lucir una apariencia joven y atractiva hizo que durante el 2012, se realizaran en Estados Unidos más de 10 millones de procedimientos estéticos quirúrgicos y no quirúrgicos. Del total de tratamientos, el 83% corresponden a procedimientos no quirúrgicos y el 17% a intervenciones quirúrgicas.

La encuesta demostró también que entre 1997 y 2012, los procedimientos cosméticos quirúrgicos y no quirúrgicos han crecido en un 250%. Vale la pena destacar que tomando como base de comparación el mismo período los de tipo no quirúrgico han alcanzado un incremento del 461%, mientras que los quirúrgicos reportan un alza de más del 80%.

El otro dato significativo es que -entre 1997 y 2012- los tratamientos en la mujer tuvieron un crecimiento del 252%, mientras que en los hombres el aumento registrado fue del 106%, confirmando el creciente interés de los hombres en cuidar de sí mismos. De la totalidad de los tratamientos realizados en la actualidad, el 90% corresponde a mujeres y el 10% a hombres, tendencia que continúa en aumento.

Según ASAPS, los rangos por edad de los tratamientos muestran el siguiente esquema: 43% entre 35 y 50 años; 29% entre 51 y 64 años; 19% entre 19 y 34 años; 8% de 65 en adelante; 1% por debajo de los 18 años.

PROCEDIMIENTOS NO QUIRÚRGICOS

Con base en las cifras de la ASAPS, de los 8,5 millones de procedimientos estéticos no quirúrgicos realizados en el 2012, el ranking de los más recurrentes estuvo encabezado por la aplicación de Toxina Botulínica tipo A, con aproximadamente 3,3 millones de procedimientos.

En la segunda posición, tenemos el tratamiento con relleno de ácido hialurónico, que sobrepasan los 1,4 millones. Ambos procedimientos continúan manteniendo su liderazgo desde 2002, habiendo llegado a más de 4,6 millones de aplicaciones anuales.

Entre 2011 y el 2012, las aplicaciones de Toxina Botulínica tipo A han aumentado un 24,4%. El Dr. Raúl Banegas, médico cirujano plástico miembro de ASAPS, subraya que “el continuo crecimiento de los tratamientos con Botox se debe a los excelentes resultados obtenidos bajo un marco de seguridad y satisfacción inigualable para los pacientes”.

La Toxina Botulínica Tipo A es una sustancia que relaja temporalmente el músculo en el que se aplica, atenuando las arrugas dinámicas o de expresión. Estas arrugas se forman cada vez que nos expresamos, reímos o lloramos, por lo tanto, son visibles solamente con el rostro en movimiento.

De acuerdo a los resultados de ASAPS, en cuanto a los procedimientos no quirúrgicos, le siguen la depilación láser, la microdermoabrasión y el peeling facial.

HOMBRES Y MUJERES

“El Botox es ideal para tratar las arrugas de expresión. Se aplica mediante inyecciones directamente en el músculo responsable de la formación de la arruga y, al relajarlo temporalmente, se tratan las existentes y se previene la formación de nuevas ”, señala el Dr. Banegas. Y agregó: “La comodidad, la conveniencia y la eficacia del tratamiento con este producto lo ha convertido en una excelente opción estética para hombres y mujeres. Generalmente, el procedimiento toma alrededor de 10 minutos, lo que les permite a los pacientes programar citas durante el horario del almuerzo. Prácticamente, no existe período de recuperación luego de la aplicación, pudiendo regresar a la rutina normal de inmediato”.

Los efectos iniciales son visibles entre 48 a 72 horas después del tratamiento, y los máximos resultados a los 15 días. La pérdida del efecto es gradual y la duración de sus resultados es de 4 a 6 meses, dependiendo del metabolismo de cada paciente, la técnica de aplicación y la dosis utilizada.

Por su parte, según las cifras de la ASAPS, los procedimientos con ácido hialurónico se han incrementado en un 18%, colocándose nuevamente como el segundo tratamiento más realizado en 2012; el Dr. Banegas nos explica el motivo, “la aplicación del relleno de Ácido Hialurónico es un procedimiento rápido y seguro, que proporciona resultados altamente satisfactorios y duraderos, que contribuyen fuertemente en el rejuvenecimiento facial”.

El profesional aclara que “muchas veces se suelen confundir los efectos del Botox con aquellos producidos por los rellenos faciales. Se trata de dos tratamientos absolutamente distintos, pero que pueden ser complementarios en el rejuvenecimiento integral del rostro. La toxina botulínica tipo A actúa en las arrugas dinámicas, mientras que el relleno facial es inyectado en distintas profundidades de la piel y actúa en las arrugas estáticas (arrugas más profundas visibles aun con el rostro en reposo). También es indicado para reponer el volumen perdido y redefinir el contorno facial y labial”.

ÁCIDO HIALURÓNICO

El relleno facial puede ser realizado con el uso de diferentes sustancias. El ácido hialurónico es la más utilizada actualmente debido a su excelente eficacia y perfil de seguridad. Otro aspecto importante del ácido hialurónico es su característica de duración temporal, que permite al médico ajustar la técnica y los objetivos del tratamiento en cada etapa del envejecimiento y según las necesidades del paciente.

El ácido hialurónico es una sustancia producida naturalmente por el cuerpo y está presente principalmente en la piel. Esta sustancia tiene la función de retener agua, hidratando y dando volumen a la misma.

A través de los años y el avance del proceso de envejecimiento, el cuerpo humano disminuye su capacidad de producirlo, mientras que la sustancia ya presente en la piel, se degrada. El resultado es la aparición de arrugas, flacidez, pérdida de volumen y del contorno de la cara. Así, a través de la aplicación de rellenos de ácido hialurónico, es posible tratar las arrugas estáticas, reemplazar el volumen perdido y volver a definir los contornos de la cara.

No todos los rellenos de ácido hialurónico disponibles en el mercado son iguales, varían en su proceso de fabricación, formulación, y concentración, lo que puede impactar en el resultado del tratamiento. Por lo tanto, es importante resaltar que cada producto es único

Por último, el Dr. Banegas recomienda que “si bien hablamos de tratamientos no quirúrgicos, es fundamental que la aplicación esté realizada en consultorios habilitados y por un profesional médico competente en la materia y con un alto conocimiento estético, ya que hoy la clave no es borrar todas las arrugas sino recuperar un aspecto fresco y descansado con una mirada despejada con mucha naturalidad. Es importante también que los productos a utilizar cuenten con las aprobaciones regulatorias a nivel mundial como a FDA de Estados Unidos”.

missing image file

Procedimientos quirúrgicos

Según el mismo relevamiento, el “top five” de procedimientos quirúrgicos preferidos por las mujeres fueron: el aumento mamario, la liposucción, la cirugía estética de abdomen, la blefaroplastia (cirugía de párpados) y la rinoplastia (intervención quirúrgica de nariz); mientras que en los hombres fueron: la liposucción, la rinoplastia, la blefaroplastia (cirugía de párpados), la reducción de pecho y la otoplastía (cirugía de orejas).

La cirugía de aumento mamario se ha consolidado como el tratamiento quirúrgico más solicitado por las mujeres superando las 330 mil intervenciones al año. Comparando el período 2000 vs. 2012 vemos que la cirugía de aumento mamario ha crecido un 35%.

“Este aumento tan notorio se debe a los altos niveles de satisfacción de las pacientes que, en la actualidad, cuentan con ciertas marcas que permiten al médico elegir el implante mamario más adecuado para cada perfil de paciente. En la elección de un implante debemos tener en cuenta varios factores, no sólo se considera el tamaño y la forma, sino también el relleno y la textura de su superficie”, explica Banegas.

Decidir el tamaño, la textura, la vía de acceso y la ubicación del implante forma parte de la orientación del cirujano, ya que con la finalidad de ofrecer resultados altamente satisfactorios y de apariencia natural, deberá tener en cuenta las características particulares y necesidades de cada paciente. En este sentido, es fundamental elegir un profesional especializado y avalado por la Sociedad de Cirugía Plástica.

Por otro lado, “más allá de pensar solamente en la parte estética es importante que los pacientes se aseguren que los implantes elegidos cuenten con la aprobación de las agencias regulatorias locales e internacionales, como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y Europa”, concluye el especialista.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 14 de setiembre de 2013
tapa
Necrológicas Anteriores