Edición del Sábado 28 de diciembre de 2013

Edición completa del día

Cómo sobrellevar los efectos de las altas temperaturas - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

Cómo sobrellevar los efectos de las altas temperaturas

Cómo sobrellevar los efectos de las altas temperaturas
 

Autoridades sanitarias recomiendan a la población extremar los cuidados ante la ola de calor. Aconsejan ingerir líquidos con mayor frecuencia, sobre todo, si se expone al sol, se practica ejercicio o se realiza algún tipo de actividad física, y consumir frutas y verduras. También advirtieron sobre las precauciones para comprar y usar pirotecnia.

TEXTOS. REVISTA NOSOTROS. FUENTES. AGENCIA SANTAFESINA DE SEGURIDAD ALIMENTARIA (ASSAL), MINISTERIO DE SALUD DE LA PROVINCIA Y DIRECCIÓN DE ACCIDENTOLOGÍA Y EMERGENCIAS SANITARIAS (DIPAES). fotos. guillermo di salvatore y mauricio garín.

A pesar de que hace sólo siete días empezó el verano, los santafesinos ya venimos soportando sucesivos días con altas temperaturas y esperamos ansiosos alguna tormenta que nos refresque y brinde algo de alivio.

Por este motivo, las autoridades de diferentes organismos públicos relacionados con la salud recomiendan extremar las precauciones para poder sobrellevar las consecuencias de las marcas que el termómetro y la sensación térmica vienen registrando.

El secretario de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal), Marcos Monteverde, remarcó que en el verano se debe mejorar la hidratación, ampliar el consumo de alimentos frescos como las frutas y verduras porque aportan mucha agua, vitaminas, minerales, y modificar el tipo de preparaciones y menúes incluyendo todos los grupos de alimentos además de cuidar la calidad higiénica de los mismos.

Puso de relieve también que -durante el verano- las altas temperaturas, la humedad y una mayor sudoración hacen que el organismo pierda mayor proporción de agua, por lo que es fundamental ingerir líquidos con mayor frecuencia, sobre todo, si se expone al sol, se practica ejercicio o se realiza algún tipo de actividad física.

Por otra parte, se refirió a los grupos vulnerables al golpe de calor. Monteverde recordó que cuando el organismo no puede mantener una temperatura normal y ésta aumenta significativamente, puede ocurrir un episodio conocido como golpe de calor, específicamente en las personas que están dentro de los grupos más vulnerables: los menores de un año y los mayores de 65.

En este sentido, sugirió que -para mejorar la hidratación- se debe incluir agua fresca en la mesa durante las comidas, en el escritorio del trabajo y compartirlo con quienes nos rodean, tener a mano una botella o termo con agua en la playa o en la pileta, ya que al estar frescos podemos no sentir sed pero se pierde líquido por el movimiento, calor y sudor. Además, recordó la importancia de disponer de un recipiente con agua a la vista en los lugares donde estamos y beber con frecuencia así como preparar jugos y licuados con frutas y agua.

Monteverde se refirió a la importancia de tomar agua cuando aparece dolor de cabeza, sueño, falta de energía y concentración, ya que pueden ser “llamados del cuerpo” frente a la falta de agua. Por último, agregó que las frutas y verduras hidratan y refrescan, dan vitalidad, depuran el organismo, regulan la función intestinal, aportan pocas calorías, cuidan el corazón, mejoran la digestión, previenen la anemia, son sabrosas y nutritivas y protegen la piel.

GOLPES DE CALOR

Por su parte, el ministro de Salud, Mario Drisun, pidió a la población extremar cuidados ante la ola de calor y recordó una serie de recomendaciones para prevenir los golpes de calor frente a las altas temperaturas que se registran en esta época del año.

El golpe de calor sobreviene cuando el cuerpo no puede regular su temperatura. Ésta se eleva rápidamente, los mecanismos para eliminar el calor fallan y el cuerpo pierde la capacidad de enfriarse.

El funcionario remarcó que existen grupos de riesgo más propensos a sufrir golpes de calor, como los ancianos, los niños y quienes trabajan o hacen ejercicios en ambientes calurosos, y explicó que las señales varían, pero pueden incluir, una temperatura corporal extremadamente elevada (superior a 39 grados), piel enrojecida, caliente y seca, pulso rápido y fuerte, dolor de cabeza palpitante, mareo, náuseas, confusión y pérdida del conocimiento.

En cuanto a lo que se debe hacer ante las altas temperaturas, el ministro dijo que si se observan algunos de los síntomas, puede que se trate de una emergencia y por lo tanto se debe pedir a alguien que solicite ayuda y asistir a la víctima tratando de enfriarla.

Para ello, se debe llevar a la persona a un área sombreada, enfriarla rápidamente utilizando cualquiera de estos métodos: por ejemplo, sumergir a la persona en agua fría, rociarla con agua fría con una manguera de jardín; aplicarle compresas de agua fría; o, si la humedad es baja, envolver a la víctima en una sábana mojada y abanicarla vigorosamente. Resaltó además que no se debe ofrecer de beber a la víctima si está inconsciente y conseguir asistencia médica lo antes posible.

máS consejos

Drisun destacó entre las recomendaciones para prevenir el golpe de calor y en el caso de los niños, que se les debe ofrecer frecuentemente líquidos (agua o jugos naturales) y a los lactantes el pecho, no ofrecer bebidas muy azucaradas ni muy frías, no ofrecer comidas calientes y pesadas, incorporar mayor cantidad de sal que lo habitual, bañarlos o mojarlos con frecuencia.

También se debe evitar juegos o actividades físicas, seleccionar lugares frescos y ventilados y vestirlos con ropa amplia, liviana, de algodón y de color claro.

Respecto de los jóvenes y adolescentes, recomendó que no tomen bebidas alcohólicas, evitar que realicen esfuerzos físicos intensos, seleccionar lugares frescos para descansar y sentarse o recostarse cuando sientan mareos y acerca de los ancianos, mencionó que deben descansar en lugares frescos y ventilados, usar prendas livianas y tomar líquidos aunque no manifiesten sed. Ante la presencia de un síntoma de golpe de calor es necesario consultar con urgencia al médico.

IMG_6487.JPG

durante el verano, las altas temperaturas, la humedad y una mayor sudoración hacen que el organismo pierda mayor proporción de agua.

Recaudos con la pirotecnia

La Dirección de Accidentología y Emergencias Sanitarias (Dipaes) dio a conocer una serie de recomendaciones, para evitar complicaciones sanitarias por el uso de pirotecnia durante las fiestas de fin de año.

El titular del organismo, Jorge Stettler, precisó que los explosivos “pueden producir problemas auditivos, lesiones oculares, quemaduras graves y lesiones en diversas partes del cuerpo que, en ocasiones, acompañan el curso de toda la vida de la persona con cicatrices deformantes y desfigurantes e incapacidades parciales y permanentes por amputación de falanges, dedos y pérdida de globo ocular, entre otros daños posibles”.

Asimismo, “los artículos utilizados deben estar autorizados por el Registro Nacional de Armas (Renar). Si el producto carece de la correspondiente licencia su fabricación es clandestina y, por los tanto, su utilización está totalmente prohibida por el alto riesgo que posee de provocar grandes explosiones”, indicaron desde el organismo provincial.

También se consignó que “no se debe permitir que los niños manipulen pirotecnia. La utilización de estrellitas y bengalas queda bajo la supervisión permanente de un mayor, ya que por más inocuas que parezcan pueden provocar daños oculares e, incluso, quemaduras de consideración por ignición de la propia vestimenta. De igual manera, deben proteger los oídos de los niños. Cuando el artículo encendido no detona, no debe ser tocado bajo ninguna razón, solamente se le debe echar abundante agua”.

A su vez, se recomendó “utilizar los artículos que producen luces a los que producen ruido; no encender los petardos en las manos para después arrojarlos, como tampoco encenderlos en latas, botellas, u otro recipiente. Tampoco deben guardarse los elementos de pirotecnia en los bolsillos. Debe encenderse un elemento por vez y alejarse a distancia prudente para evitar complicaciones, así como no utilizar pirotecnia dentro de los ambientes cerrados del hogar”. Y advirtieron que “la única prevención posible para hacer desaparecer las quemaduras por fuegos artificiales es evitar la utilización de los mismos”.

Por último, recomendó la adopción de las siguientes medidas, en el caso de producirse accidentes por el uso de pirotecnia:

- Cuando los ojos resulten comprometidos por la explosión de pirotecnia, quemadura o elemento que impacte sobre los mismos corchos, vidrios o piedra, no se deben tocar. Dirigirse inmediatamente al efector de salud más cercano a su domicilio.

- En caso de que el chispazo encienda fuego en las ropas de una persona se lo debe sofocar con una frazada o hacerlo rodar por el piso. Advertir a la víctima que no corra; no utilizar ungüentos, cremas, pasta dental o medicinas caseras o pomadas sobre las quemaduras, a fin de evitar infecciones.

- Ante eventuales quemaduras se debe sumergir urgentemente la zona lesionada en agua fría y lavarla con jabón y cubrir la zona lesionada con trapos o toallas limpias trasladando al afectado al hospital o samco más cercano.



Imprimir:
Imprimir
Sábado 28 de diciembre de 2013
tapa
Necrológicas Anteriores