Edición del Viernes 08 de agosto de 2014

Edición completa del día

Dos jóvenes sufrieron quemaduras junto a una línea de alta tensión - Edición Impresa - Área Metropolitana Área Metropolitana

En el cordón oeste de la ciudad

Dos jóvenes sufrieron quemaduras junto a una línea de alta tensión

Uno de los menores, que tiene 16 años, está muy grave en la terapia intensiva del hospital Cullen. El otro se recupera en la unidad de quemados. Se investiga cómo recibieron la fuerte descarga eléctrica.

11_A_DSC_7626.JPG

¿Qué pasó? Los vecinos dicen que los jóvenes estaban sentados en esta montaña de tierra, ayer a la tarde, cuando recibieron la descarga. Pero desde la EPE confirmaron que detectaron daños sobre la línea de alta tensión. Foto: Flavio Raina

 

De la Redacción de El Litoral

area@ellitoral.com

Las graves quemaduras que sufrieron dos jóvenes (de 16 y 17 años), por una descarga eléctrica ayer a la tarde en barrio Pro Mejoras Barranquitas, es un emergente de un problema grave: hay muchas viviendas que están construidas sobre el terraplén y que quedaron a pocos metros de una línea de alta tensión de 132.000 voltios, lo que implica un verdadero riesgo para las familias que viven en esta zona.

Lo que pasó ayer a la tarde en calle Artigas y el terraplén todavía se investiga. Según la versión de los vecinos, los jóvenes recibieron la descarga eléctrica mientras estaban sentados en un montículo de tierra. Pero hoy al mediodía, una cuadrilla de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) detectó daños sobre una parte de la línea de alta tensión.

“El sistema reportó un recierre en ese tramo de la línea ayer a las 18.09. Es como un parpadeo, lo que quiere decir que por una milésima de segundo la energía se interrumpe y luego vuelve”, explicó Hugo Ceré, vocero de la EPE, en diálogo con El Litoral. Esta línea conecta las estaciones Santa Fe Oeste y Santa Fe Norte.

Lo ideal es que las líneas de alta tensión no atraviesen núcleos urbanos, por cuestiones de seguridad. Esta línea se construyó en la década del ‘70, cuando era una zona descampada, pero ahora está rodeada de viviendas, por las dificultades para implementar políticas de planificación urbana en los barrios más humildes de la ciudad.

Aquí, hay muchas casas precarias que se construyeron encima del terraplén y debajo de la línea, lo que implica una mayor peligro porque están a unos 6 metros del primero de los cuatro cables que pasan por el pilar de hormigón. En el tramo que recorrió El Litoral, al final de calle Artigas, no se encontraron carteles que adviertan sobre el peligro del alto voltaje.

Desde la EPE se explicó que nadie debe ingresar en el espacio que está a 5 metros de una línea de alta tensión —se denomina banda de seguridad— por el riesgo de que se produzcan descargas eléctricas. Una situación probable luego de un recierre.

La salud de los jóvenes

El Dr. Roberto Chito, director del hospital Cullen, informó a El Litoral que el estado del joven de 16 años es delicado. “Esta internado en terapia intensiva con quemaduras en el 80% de su cuerpo y también requiere la asistencia del respirador. Pero la función renal es estable”, contó Chito. El otro joven (17 años) tiene quemaduras en el 15% de su cuerpo, sobre todo en las manos y en el rostro. Esta internado en la unidad de quemados del hospital.

11_C_DSC_7655.JPG

Un peligro. Esta línea de alta tensión se colocó en la década del ‘70, cuando esta zona de la ciudad no estaba ocupada. Ahora pasa al lado de las viviendas, lo que supone riesgos muy significativos. Además, las casas se levantaron sobre el terraplén, lo que las acerca todavía más a la línea de 132.000 voltios. Foto: Flavio Raina



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Viernes 08 de agosto de 2014
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?