Edición del Jueves 18 de diciembre de 2014

Edición completa del día

Indicios apuntan a que la muerte de Mariano Benedit sería un suicidio - Edición Impresa - Sucesos | Policiales Sucesos

Su cadáver apareció en un auto en Costanera Sur

Indicios apuntan a que la muerte de Mariano Benedit sería un suicidio

  • El trágico final de Mariano Benedit sería un suicidio según los primeros informes periciales a los que fue sometido el cuerpo del asesor financiero. Su familia insiste en el concepto de crimen. Hoy se hicieron allanamientos en una supuesta “cueva financiera”.
26_20141218_policial_Sin título-1.jpg

Una muerte que abre una gran cantidad de interrogantes. Foto: Captura en internet

 

DyN - Télam

La investigación sobre la muerte del asesor financiero Mariano Benedit tiene “abundantes indicios de suicidio”, revelaron a DyN fuentes judiciales, que indicaron que el tiro que acabó con su vida es “compatible” con una lesión autoinfligida.

El disparo, según explicaron las fuentes, ingresó por la sien derecha con orificio de salida por la sien izquierda, efectuado a corta distancia y presumiblemente entre la tarde y la noche del día anterior al hallazgo del cadáver, en la Costanera Sur.

La fiscal Alicia Bugeiro publicó en la página de internet del Ministerio Público un comunicado en el que confirmó que según el informe parcial de la autopsia realizado por el Cuerpo Médico Forense, “Benedit no presentaba lesiones previas y su muerte se debió a un disparo que ingresó por el lado derecho de su cabeza, cinco centímetros por arriba de la oreja, con trayectoria de abajo hacia arriba y de adelante hacia atrás”. La fiscalía también indicó que “trascendió que la pistola marca Bersa hallada junto al cuerpo estaba registrada a nombre de la víctima, desde hacía dos años” y los hermanos señalaron que Benedit era diestro.

El arma apareció junto al cuerpo, del lado derecho, y a unos pocos centímetros de donde yacía el cuerpo sin vida, con un detalle que llamó la atención de los investigadores: estaba sin los pantalones. Tampoco hubo nota de suicidio, ni rastros de la motocicleta en la que se desplazaba Benedit cuando salió de su domicilio supuestamente para asistir a una reunión de trabajo.

En algún momento entre su desaparición y su muerte, Benedit retiró 50 mil dólares de una caja de seguridad bancaria perteneciente a la familia, dinero que no fue hallado en su poder.

La fiscal Alicia Bugeiro pidió, y el juez Facundo Cubas ordenó, una serie de allanamientos para secuestrar computadoras personales, teléfonos, agendas y dispositivos móviles pertenecientes a Benedit, para hurgar allí en nuevos indicios sobre qué pudo haber sucedido.

Los investigadores consideran fundamental los resultados de la autopsia, ordenada anoche, y de las pruebas de dermotest, para determinar si fue Benedit quien accionó el arma de fuego que terminó con su vida.

A propósito de ello, la fiscal Bugeiro “encomendó a personal de la Policía Bonaerense la realización de la prueba de carbono, para determinar si el hombre tenía rastros de pólvora en su mano producto del disparo”.

La representante del Ministerio Público solicitó el análisis de las cámaras de seguridad, tanto de la zona donde se encontró el cuerpo, como del área de su domicilio y la mutual en la que trabajaba.

“No fue suicidio”

Dolores Benedit, hermana del asesor financiero Mariano Benedit, hallado muerto con un tiro en la cabeza en la Costanera Sur de la Capital Federal, coincidió hoy con su familia al descartar “de plano la hipótesis del suicidio”.

En esa línea, destacó de su hermano el “carácter” y el “momento absolutamente pleno” que atravesaba, al recordar que el asesor financiero había sido padre recientemente de una “bebita”.

Además, la mujer, psicóloga y esposa de Huberto Roviralta, confirmó que se iba a encontrar con su hermano anteayer, día en que desapareció.

“Descarto de plano la hipótesis del suicidio por personalidad, su situación vital... porque estaba en un momento absolutamente pleno”, enfatizó Dolores Benedit en diálogo con la prensa.

Y añadió: “Esperé a que tuviera su bebita para irla a conocer. Junto a su mujer, estaban felices porque les había costado mucho tener a su hijita”.

“No van a encontrar una sola persona que puede decir algo mal de Mariano. Era un tipo súper alegre; era la alegría de mi casa siempre, de mi familia. Estaba lleno de amigos. Estaba feliz”, destacó.

La psicóloga aseguró que, “donde pasaba” el asesor financiero, “dejaba marca, porque no le era indiferente a nadie”.

“Yo hice la denuncia (de desaparición) porque tenía que encontrarme con Mariano a las 13 (de anteayer)”, ratificó luego.

Aseguró que, “siempre que llegaba tarde”, el asesor financiero la “llamaba” para explicarle el motivo de la demora. “Cuando pasaron 20 minutos, me pareció rarísimo porque lo llamaba y le mandaba mensajes y no los contestaba. No quería preocupar a mi mamá, no quería preocupar a su mujer. Entonces, empecé a llamar a lugares adonde podía haber estado, pero sin asustarlos”, relató.

Pero, alrededor de las 16.30, se comunicó con otro de sus hermanos, a quien le dijo que la tardanza “no era normal”.

“Fui a nuestras oficinas, de (la calle) 25 de Mayo, y fuimos a la comisaría primera (a hacer la denuncia)”, contó. Puntualizó que el asesor financiero había pasado por esas oficinas a las 12. “Tenía que llevar 500 pesos a mi hija, Loli, quien trabaja en las oficinas. Me los debía. Pasó por la oficina le dejó los 500 pesos a mi hija, tomó tres mates y se fue”, concluyó.

El hallazgo

El asesor financiero Mariano Benedit, quien se encontraba desaparecido desde el martes cuando salió de su casa en el barrio porteño de Recoleta, fue encontrado muerto ayer por la tarde en la Costanera Sur con un tiro en la cabeza y ahora se investiga si se trató de un homicidio o un suicidio. Fuentes policiales informaron que el cuerpo de Benedit (31) fue hallado cerca de las 16 en un baldío lleno de juncos altos, detrás de una arboleda, a la altura de la avenida España al 3000, frente al astillero Tandanor y a 30 metros de la calle. El cadáver fue encontrado por un colectivero que fue hacia esa zona para orinar y al ver el cuerpo dio aviso al 911.

“La escena está muy 'sucia', puede ser que alguien haya querido hacer pasar esto como un suicidio, pero no está confirmado que lo sea”, dijo a Télam uno de los investigadores que estuvo presente en los primeros minutos del hallazgo del cuerpo. Agregó que “esta es una época del año tanto de suicidios como de asesinatos por dinero”.

Lo primero que llamó la atención a los peritos es que la víctima tenía una pistola calibre 9 milímetros en su mano derecha y a simple vista, presentaba un orificio de bala en la sien izquierda, lo que sería incompatible con un suicidio. Pero como el rostro estaba hinchado y cubierto de sangre no se podía ver claramente el lado derecho del cráneo, de manera que para conocer con precisión las heridas que causaron la muerte habrá que esperar a la autopsia, que se realizará en las próximas horas.

El hecho de que el cadáver estuviera boca arriba y en posición totalmente recta es un dato que tampoco pasaron por alto los peritos, ya que no es la posición habitual de una persona que se efectúa un disparo.

Según dijeron las fuentes consultadas, Benedit vestía la misma ropa con la que había desaparecido (un jean, una remera colorada y zapatillas), en tanto tenía consigo la billetera con algo de dinero, lo que permitió la identificación, y una mochila donde llevaba una notebook.

Allanamiento en una “cueva”

  • Los investigadores de la muerte de Mariano Benedit allanaron ayer una oficina en el microcentro porteño donde trabajaba la víctima y funcionaba lo que los pesquisas creen es una “cueva financiera”, informaron hoy fuentes policiales. El procedimiento fue realizado por detectives de la División Homicidios de la Policía Federal por orden de la fiscal de instrucción 19 Graciela Bugeiro, en un departamento ubicado en el piso 12 de la calle Esmeralda 1066. El propio socio de Benedit entregó las llaves, aunque las fuentes explicaron que cuando entraron alguien ya había sacado algunas computadoras. “Nos dejaron sólo los teclados de las PC. Las computadoras no estaban”, dijo a Télam uno de los investigadores. La misma fuente explicó que por lo que pudieron averiguar en ese sitio se solían comprar y vender dólares y además se cambiaban cheques.


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 18 de diciembre de 2014
tapa
Necrológicas Anteriores