Edición Sábado 30 de mayo de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

El corazón de la casa

El corazón de la casa

Puede ocupar una gran superficie o reducirse al mínimo, pero no puede faltar: la cocina es uno de los espacios esenciales en una vivienda. Una vez definidos los elementos que la componen, será cuestión de lograr la mejor disposición.

 

TEXTOS. REVISTA NOSOTROS (*). Fotos. archivo el litoral y Freddy Heer.

Las cocinas pueden clasificarse según la distribución que se haga de su espacio. Algunas veces se prioriza el trabajo culinario propiamente dicho, con suficiente lugar para la preparación de alimentos, abundantes armarios y todos los utensilios a mano. Otras, en cambio, se elige optimizar pequeños espacios complementarios o áreas para comer o trabajar.

Estos recursos dependerán en gran medida del tamaño de la cocina y de las necesidades de sus ocupantes. Aquí, algunas alternativas.

- En forma de pasillo o de líneas enfrentadas. Son ideales para lugares largos y anchos. Se distribuyen áreas en forma paralela en ambas paredes laterales, con un espacio mínimo de pasillo de un metro. Siempre es conveniente ubicar sobre una pared la cocina y pileta, y el resto de las áreas en la otra pared. Esta distribución es muy útil en cocinas con puertas en ambos extremos. El espacio mínimo de circulación que debe quedar será de 1,20 mts. En este tipo de decoraciones queda muy bien combinar colores, materiales, alturas y profundidades para evitar ambientes simétricos y aburridos.

- En forma de U. Este diseño es uno de los más prácticos para distribuir una cocina, generalmente si son amplias. Se les puede agregar una isla central o un desayunador. Pero también puede ser muy útil, si el espacio está bien organizado, en una cocina pequeña. La zona de lavado debe quedar, preferentemente, en el lado corto de la U.

- Lineal. Son ideales para ambientes pequeños, lugares largos y estrechos. Este tipo de cocinas requieren de una buena planificación. Generalmente se colocan los muebles, la cocina, la heladera y la pileta en la misma pared. Si el espacio lo permite se pueden distribuir muebles en la pared de enfrente, con lo que estaríamos teniendo una cocina tipo pasillo.

- En forma de L. Ideal para habitaciones chicas o cuartos largos y estrechos. Consiste en colocar el área de cocción, los muebles, la pileta, cocina y heladera en uno de los ángulos, utilizando dos paredes en ángulo y dejando las otras libres. Es una forma práctica de distribuir una cocina, permitiendo un armado correcto del “triángulo de trabajo”.

COMEDOR INTEGRADO

Siempre que sea posible conviene destinar un área comedor o zona de comer dentro del ámbito de la cocina, lo que se conoce como office. Puede tratarse de una mesa (donde cenar en familia, hacer los deberes o realizar distintas actividades) o simplemente una pequeña barra (para comidas ligeras y desayunos) apoyada sobre alguna pared o como elemento divisorio.

El comedor integrado a la cocina ofrece un espacio agradable donde reunir a la familia y amigos, además de una alternativa al comedor principal. En general, se piensa que si no se tiene una amplia cocina no conviene incorporar un área comedor. Sin embargo, con una buena planificación, incluso las cocinas pequeñas pueden incorporar una barra con banquetas o una mesa rebatible, que podrán ser utilizadas también como mesada auxiliar para apoyar fuentes y alimentos durante la cocción o al servir los platos.

Comúnmente el espacio destinado al office es aquel que queda después de organizar el resto de la cocina, sin embargo la mejor ubicación para la mesa o barra es preferentemente cerca de la luz natural o frente a un ventanal con vistas al exterior.

Para el uso diario hay que saber que lo mejor será dejar no menos de 70 cm. entre la mesa y el resto del mobiliario o pared. Cada comensal debe tener un espacio mínimo de 60 cm., aproximadamente. Si desea aprovechar el espacio, puede colocar un banco apoyado a la pared en uno de los lados de la mesa, en lugar de sillas.

(*) Fuente: estiloambientacion.com.ar.

29_ESP 37 A.JPG

Isla central

FUNCIÓN

Las cocinas con isla central cumplen la función de mejorar la distribución del espacio, permitiendo concentrar actividades, evitando el desplazamiento por la cocina y la pérdida de tiempo, y favoreciendo que la persona encargada de cocinar pueda estar integrada al ambiente en lugar de mirar sólo hacia la pared.

ESPACIO

Una isla central se crea a partir de una superficie de apoyo de la altura de la mesada, dispuesta en medio de la cocina. Una adecuada isla central debe tener espacio suficiente alrededor. La distancia ideal es de 1,50 m. entre la isla y el resto de los muebles o mesadas. Si en alguna otra parte de la cocina quedaran zonas de trabajo, entonces es necesario dejar un poco más de espacio de manera que permita trabajar a dos personas simultáneamente sin chocar las espaldas.

ÁREAS

Una isla central puede poseer distintas áreas: zona de preparación de alimentos, zona de almacenamiento de vajilla y accesorios, zona de guardado de electrodomésticos, zona de cocción y de lavado. La distribución debe contemplar, por un lado, la vista desde cada uno de los sectores de la isla, por ejemplo, si da a una pared o a una ventana; y por otro lado, la vista desde los distintos lugares de la cocina hacia la isla, por ejemplo, qué se verá habitualmente al entrar a la cocina.



tapa
Opinión
ESPECIES EN EXTINCI�N
por Por F�TIMA ZOHRA BOUAZIS
Cr�nica pol�tica
por Por Rogelio Alaniz
al mArgen de la cr�nica
Pulsos de la pol�tica provincial
por Por Dar�o H. Schueri
Necrológicas Anteriores