Edición martes 23 de junio de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos


LA PATOTA

La verdad en tiempos coléricos

La verdad en tiempos coléricos

La premiada remake sobre el clásico protagonizado en los sesenta por Mirtha Legrand, y ahora por Dolores Fonzi, plantea un dilema ético sorprendente en tiempos descomprometidos y violentos.

foto: dyn

 

Rosa Gronda

rrosagronda gmail.com

La flamante remake del clásico de Daniel Tinayre, justifica la actualización de su propuesta, que incorpora la actualidad de su propio tiempo y a su vez interpela hasta qué punto nos hemos desacostumbrado a los dilemas éticos y su consecuente dialéctica para defender ideas y consecuencias.

La película arranca con un largo plano secuencia que registra una descarnada discusión entre puntos de vista de los principales protagonistas. El relato abre con un áspero diálogo entre la joven Paulina (Fonzi), recién recibida de abogada, y su padre, un juez de notoria trayectoria (Oscar Martínez) que espera de ella la continuación de una carrera en el ámbito del derecho, donde se le abren todas las puertas. Sin embargo, la joven ya tiene una decisión tomada al respecto: abandonar su especialización y regresar a Misiones, su tierra natal, para integrarse en un proyecto docente con jóvenes estudiantes de zonas marginales. Su padre se opone a esta decisión, pero Paulina decide seguir adelante.

Ya en zona semirrural, con los aserraderos que permanentemente reciben árboles extraídos de una selva cada vez menos verde, Paulina y sus ideales chocan con la realidad: la diferencia de idioma y de clase social son apenas el inicio de una tarea ardua que se complicará cuando un grupo de jóvenes jornaleros la confunden con una prostituta y es víctima de una emboscada y agresión sexual.

Contra la corriente

La película de Mitre toca puntos sensibles por el trasfondo del tema abarcado que no ocupa el primer plano pero cuenta y mucho. Santiago Mitre realiza un juego de temporalidades que también estaban en la película original: interrumpir y volver sobre el tiempo narrado, con el fin de retomar el hecho conflictivo desde diferentes ángulos. Este recurso refleja la complejidad del caso y permite diferenciar móviles y motivaciones.

La nueva versión se hace eco de los debates políticos contemporáneos y las distintas reacciones ante un hecho de violencia de género, con su posterior reclamo de justicia, generando posiciones encontradas. Al respecto, el film opera contra la idea de venganza que tan opuestamente canaliza otro film argentino reciente como Relatos Salvajes.

Es que “La patota” no sólo es una película política sino también una propuesta desconcertante, que puede dejar perplejo al espectador a la luz del irritado sentimiento social del ojo por ojo y diente por diente.

Expectativas

El planteo central es ante todo un conflicto ético, distante por igual del puro misticismo y del melodrama. La película se torna cada vez más inquietante y desafiante de la mano de su protagonista.

Plantea las ansias de cambio social, poniendo el cuerpo y la voluntad transformadora. Del otro lado, se acentúan las normas que conservan y legitiman. En la diferencia de posturas ideológicas se centra el relato. Cuando la heroína se convierte en víctima, como lo remarca su padre juez, todos esperan una justicia equiparada al castigo.

Sabemos que Paulina no cree en la justicia institucionalizada, que desconfía de su capacidad, porque “no busca la verdad sino culpables” -afirma- y en la expectativa acerca de si su convicción permanecerá irreductible, se sostiene el suspenso.

Con un tema sólido, buenas actuaciones y una estética que llena los ojos de buen cine, “La patota” se mira sin respiro hasta desembocar en un largo plano final memorable y sin palabras, que refuerza ese punto de vista que avanza de frente y nos enfrenta, con la fuerza de las convicciones.

muy buena

LA PATOTA

  • (Argentina-Francia-Brasil/2015). Dirección: Santiago Mitre. Elenco: Dolores Fonzi, Oscar Martínez, Esteban Lamothe y Verónica Llinás. Guión: Mariano Llinás y Santiago Mitre, basado en el original de Eduardo Borrás. Fotografía y cámara: Gustavo Biazzi. Música: Nicolás Varchawski. Sonido: Santiago Fumagalli, Federico Esquerro y Edson Secco. Edición: Delfina Castagnino, Leandro Aste y Joana Collier. Dirección de arte: Micaela Saiegh. Duración: 102 minutos.
  • Se exhibe en Cinemark.


tapa
Opinión
por Por P. Hilmar Zanello (*)
La vuelta al mundo
por Por Rogelio Alaniz
al margen de la cr�nica
llegan cartas
por ROBERTO Y SANDRA MART�NEZ
Suplementos
Deportes
El an�lisis de Argentina terminada la primera fase
por Enrique Cruz (h) (Enviado Especial a Vi�a del Mar, Chile)
Escenarios & Sociedad
LA PATOTA
por Rosa Gronda
Necrológicas Anteriores