Edición Sábado 8 de agosto de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Enredados por los niños

Enredados por los niños

El cambio de paradigma con relación a niñez incumbe también a los periodistas. Hace poco nació Enredados, una red nacional por una comunicación democrática de la niñez y la adolescencia. En los medios de Santa Fe ¿se respetan o se vulneran los derechos de los chicos?

 

TEXTOS. MARIELA GOY (mgoy@ellitoral.com).

Una adolescente de Rosario colgó en Facebook la foto de su pequeño hijo con un cigarrillo de marihuana en la boca. Lo que estaba pensado por la madre como una postal graciosa generó la inmediata reacción de algunos periodistas que decidieron -en su mayoría- no publicar la foto y denunciar el hecho a la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de la provincia.

La práctica periodística recomendada por los organismos públicos es “no revictimizar” al niño que sufrió una vulneración de derechos (en su identidad, imagen, dignidad, intimidad), exponiéndolo mediáticamente. No obstante, todavía falta mucho recorrido con miras a informar con responsabilidad y perspectiva de derechos sobre la niñez y la adolescencia.

En los últimos años se generó en nuestro país y nuestra provincia legislación en materia de niñez que está más a tono con el nuevo “paradigma”. Se deja de ver a los niños y adolescentes como objetos de tutela del Estado o los progenitores, para considerarlos ahora como sujetos plenos de derecho, por lo que la mirada está puesta en la protección integral de ellos.

En pos de este cambio, los organismos del Estado nacionales y provinciales vienen difundiendo entre los comunicadores -mediante folletería, sitios web y jornadas de formación- los marcos legales y las guías para informar con responsabilidad sobre infancia.

Una de las estrategias más recientes es Enredados (enredados.org.ar), la Red por una Comunicación Democrática de la Niñez y Adolescencia, un sitio web destinado a periodistas que fue elaborado en forma conjunta por Unicef Argentina, la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) y la Defensoría del Público.

SITIO WEB

La propuesta de Enredados se lanzó a fines de junio en Buenos Aires con la presencia de unos 40 comunicadores de todas las provincias y de la Ciudad de Buenos Aires. La idea es ir presentándola de a poco por todo el país para que más comunicadores se enteren de su contenido y se sumen a la red. El objetivo es trabajar en la inclusión de los chicos en los medios, para lo cual se intercambiarán informaciones, insumos, fuentes y experiencias con el fin de avanzar en una cobertura con enfoque de derechos, de acuerdo a las leyes vigentes.

El sitio contiene información básica sobre legislación de infancia, guías para informar con responsabilidad sobre temas complejos, los principios de la comunicación democrática de la niñez y la adolescencia, marcos legales, orientaciones para la coberturas, glosario, entre otros materiales de interés periodístico. Además, contempla secciones para notas que se irán formando con el aporte de los comunicadores.

INVISIBILIZADOS Y ESTIGMATIZADOS

La declaración de principios que dio origen a Enredados sostiene que si bien los niños conforman un tercio de nuestra población “vemos con preocupación que esa presencia no tiene reflejo suficiente en la comunicación a través de los medios. Tomamos nota de estudios e investigaciones, de orígenes diversos, según los cuales la niñez y la juventud están prácticamente invisibilizadas en las agendas noticiosas”. Y se advierte que “la mayoría abrumadora de las apariciones se vincula con hechos negativos, con lo extraño o con lo peligroso, lo que contribuye a que se forme un imaginario social de rechazo, en especial hacia adolescentes y jóvenes”.

“En los medios de comunicación se reproduce la invisibilidad y la discriminación de los niños. No se los mira como alguien que puede contribuir, que puede participar, que tiene voz propia”, indicó Florence Bauer, de Unicef Argentina, quien junto a Eduardo Rinesi por Afsca, y a Cyntia Ottaviano, por la Defensoría del Público, fueron los encargados de presentar la iniciativa.

4_DYN67466.JPG
5_IMG_8387.JPG

Uno de los compromisos de la red es la inclusión creciente de la niñez y la adolescencia en los medios de comunicación, para dar a conocer sus informaciones y opiniones.

Cambio de paradigma, cambio cultural

Cristian Allende, subsecretario de Niñez de la provincia, sostiene que el cambio de paradigma con relación a niñez implica un cambio cultural, organizacional y legislativo. “La cultura tutelar colocaba a los niños como propiedad de la familia, se los veía como objetos indefensos, y se los protegía por caridad. Lo que propone el nuevo paradigma de derechos es reconocerlos como personas, con los mismos derechos que los adultos y con un plus de protecciones según su etapa de desarrollo”, subraya.

Por su parte, Analía Colombo, defensora de las Niñas, Niños y Adolescentes de la provincia, define que “el nuevo paradigma habla del niño como sujeto ‘activo’ de derecho, que tiene voz propia, que opina, que tiene derecho a ser oído y a participar de decisiones que lo afecten, también en las noticias. El cambio de paradigma es cultural y llevará tiempo. Incumbe a los organismos del Estado, a los medios, a la sociedad en su conjunto y a los niños también”.

Niño se dice niño, no “menor”

ni mucho menos “pibe chorro”

Aún existen comunicadores que no titubean ni se plantean la posibilidad de estar vulnerando los derechos de un niño con la publicación de una nota. ¿Qué pasa en los medios Santa Fe? ¿Se respetan o se vulneran los derechos de los chicos?

La Defensoría de las Niñas, Niños y Adolescentes, a través del Observatorio de los Derechos de la Niñez, realizó en 2013 un monitoreo de noticias sobre infancias en medios escritos de la provincia, de donde “surgieron datos muy preocupantes”, dijo Analía Colombo, titular de ese organismo. De un total de 294 piezas analizadas de 5 diarios se obtuvo que el 40% de las noticias vinculadas con niñez se refieren a hechos de “violencia”, que tienen al niño y adolescente como víctima o como agente que comete el ilícito.

“También vemos como preocupante que la mayor fuente consultada es la Policía (18%), y en segundo lugar, la Justicia (11%), toda una señal de persistencia del viejo paradigma”, indicó.

Ahora le toca el turno de pasar por el monitoreo a los canales de televisión. Desde septiembre del año pasado hasta junio de 2015, la Defensoría recopiló cómo abordan la niñez los noticieros de cuatro canales de televisión (de Santa Fe, Paraná y dos de Rosario). Para eso firmó un convenio con la Defensoría del Público nacional que capacitó al personal local sobre el mecanismo de recopilación y análisis de datos.

“Lo que podemos decir de manera general es que vemos una mayor vulneración de derechos de los niños y adolescentes en la televisión que en los medios gráficos, por el uso de la imagen del niño, o porque van con el móvil y enfocan la puerta de la casa o de la escuela”, adelantó la funcionaria, quien dijo que las conclusiones del monitoreo estarán listas a fin de año.

TERMINOLOGÍA MAL USADA

Los términos adecuados para nombrarlos son niña, niño, chica, chico, adolescente, joven, nena o nene. La palabra “menor” no es sinónimo de ninguna de ellas y se sugiere a los periodistas no utilizarla ya que remite al antiguo paradigma del patronato y presenta a las niñas y niños como “objetos” y no como sujetos de derecho.

En noticias que involucran a niños y adolescentes que infringieron la ley penal, las expresiones correctas son “adolescentes en conflicto con la ley penal” o “niños o adolescentes infractores” o “adolescentes que cometieron delitos”. Colombo sostiene que “de ninguna manera se deben reproducir expresiones como menores delincuentes, marginales, pibe chorro, malviviente, vándalo, que son términos sumamente estigmatizantes porque define a un adolescente a partir de una conducta”.

Por su parte, Cristian Allende, subsecretario de Niñez de la provincia, opina que “si bien el panorama de medios es muy diverso se avanzó bastante en dejar de usar el término ‘menor’ que siempre estuvo asociado a la violencia o la delincuencia. A mi entender ha mejorado el uso de la terminología entre los periodistas”.

ADOPTANTES Y “PICATIZAS”

Tanto Colombo como Allende coincidieron en que los “peores” casos de tratamiento informativo se dieron con las dos parejas de Santa Fe que querían que la Justicia les concediera la adopción de nenas que estaban en guarda e hicieron conocer su historia públicamente.

“En relación a la adopción hay un imaginario social del derecho a ser padres y nosotros trabajamos a la inversa: el derecho del niño a tener una familia. La mejor forma de respetarlos es que puedan ser adoptados en un marco legal adecuado y, cuando eso no sucede, es una forma de afectación del derecho. Los medios tomaron parte, para nosotros inadecuadamente, a favor de esas familias, en vez de hacerlo por un sistema jurídico destinado a proteger derechos”, consideró Allende.

Colombo, en tanto, añadió que uno de esos casos “tenía intenciones de tomar estado nacional e intervinimos con Defensoría del Público porque los adultos iban a concurrir a televisión con las fotos del niño que querían adoptar. Por suerte, logramos que eso no sucediera porque el niño no es objeto de disputa entre adultos, sino un sujeto que debe ser respetado, así como su historia y sus orígenes”, indicó.

Otro caso que se trasladó desde Santa Fe a la Defensoría del Público nacional es el de un informe televisivo sobre los “alumnos picatizas”. En un colegio privado de Rosario, los chicos picaban tizas y jugaban a que era cocaína. El informe se emitía en paralelo con un canal nacional. Las imágenes eran sacadas de Youtube de cualquier adolescente porque no tenían las de los alumnos, pero se ponía el frente del colegio. Se actuó articuladamente con el Ministerio de Educación”.

Niño obeso

De mucha actualidad es el video que circula en televisión nacional del niño con obesidad mórbida de Reconquista que llegó a Santa Fe para atenderse en un hospital local. “No estamos para nada de acuerdo en cómo se está tratando mediáticamente, porque es un niño vulnerado en sus derechos, incluso de la salud. Hay que colaborar con él desde otro lugar y no desde la réplica de una imagen que puede ser degradante y que lo puede afectar en su crecimiento como niño y como adulto”, destacó la defensora Analía Colombo.

4_AFP39068.JPG

El Observatorio de los Derechos de la Niñez está preparando un informe sobre cómo abordan la niñez los noticieros de los canales locales.



tapa
Opinión
por Por Roberto Claudio Ingaramo (*)
Cr�nica pol�tica
por Por Rogelio Alaniz
al mArgen de la cr�nica
Pulsos de la pol�tica provincial
por Por Dar�o H. Schueri
llegan�cartas
por Juan Jos� Sagard�a
Necrológicas Anteriores