Edición Sábado 8 de agosto de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Pulsos de la política provincial

Comienzan las negociaciones por el gabinete de Lifschitz

18_img319.jpg
 

Por Darío H. Schueri

Tras las desabridas elecciones de este domingo, que sólo despiertan interés por la monopólica difusión centralizada en el balcanizado peronismo bonaerense por obra y gracia del periodista Jorge Lanata y su demoledor informe sobre el precandidato a gobernador y actual jefe de Gabinete, Aníbal Fernández (y su presunta vinculación con el tenebroso mundo del narcotráfico), en nuestra provincia el interés político se posa sobre el armado ministerial del electo gobernador Miguel Lifschitz.

Las opciones para el Congreso

Este domingo, en las aulas de las casi 1.300 escuelas de la provincia de Santa Fe, los 2.680.736 santafesinos habilitados para votar se encontrarán con 21 boletas: 11 serán de 5 cuerpos; 3 boletas de 3 cuerpos y 5 boletas de 2 cuerpos.

Los hasta ahora indiferentes santafesinos (veremos si mañana domingo el porcentaje de asistentes a las urnas supera el de las primarias provinciales del 19 de abril), además de optar por los 16 candidatos y precandidatos a presidente, deberán ensobrar (dato a tener en cuenta: no será la boleta única santafesina con el casillero y la cruz) los aspirantes a senador nacional por la provincia entre los que se destacan Hermes Binner, Omar Perotti y Carlos Reutemann, quien negó en una emisora de Radio en Venado Tuerto que vaya a desistir de participar en las generales de octubre si mañana saliera tercero.

A diferencia de las elecciones nacionales de 2011, el Frente Progresista va sin candidato presidencial, sólo con una “lista corta” encabezada por Hermes Binner junto a la primera diputación nacional del radical santafesino Hugo Marcucci.

El peronismo kirchnerista propone a Omar Perotti como primer senador, secundado por la ex candidata a intendente de Firmat, Marilin Sacnun; mientras que la lista de diputados es encabezada por el camporista Marcos Cleri y la santafesina Silvina Frana. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, forma parte de la lista nacional del Parlasur.

Mientras tanto, el PRO, en estado deliberativo y con rencores no resueltos (Miguel del Sel no acompañó en esta etapa a Carlos Reutemann) contiene a los puros - y rosarinos- en los primeros cinco lugares de la lista de diputados nacionales con Ana Laura Martínez, Lucas Incicco, José Nuñez, Astrid Hummel y Francisco Orell. Reutemann va como primer candidato a senador nacional acompañado por Alejandra Vucasovich.

Lifschitz no tiene equipo todavía

El presidente del radicalismo, Mario Barletta, nos confió que las conversaciones formales entre su partido y el socialismo por el armado del gabinete comenzarán a más tardar sobre el filo de la semana que viene, “o la otra” - nos completó el propio Lifszhitz-, aunque en el amplio océano radical hay corrientes marinas que parecieran moverse con cierta prescindencia del oleaje que se divisa en la superficie.

La sibilina actitud del gobernador electo Miguel Lifschitz ya genera cierto estado de ansiedad en el buró radical, que no ve la hora de sentarse a conversar sobre la distribución de piezas en el tablero gubernamental que, según Barletta, Lifschitz aseguró que “está en blanco”. Mientras tanto, se multiplican las tertulias en y entre los tres sectores radicales (MAR, Universidad y NEO) que se sentarán a la mesa de negociaciones con Miguel Lifschitz, quien aparentemente no tiene interlocutores válidos para esa faena. Por ahora.

Nadie va a comenzar a los tiros antes de tiempo; nuestro equilibrio de fuerzas interno permite neutralizarnos mutuamente, y además “nos tenemos las costillas bien contadas; no hay lugar para aventuras personales”, aplacaba un oficial al mando de uno de los tres cuerpos del comando radical negociador. Da la impresión de que Miguel Lifschitz -socialista al fin en estas lides - utilizará el factor tiempo para metabolizar las ambiciones de sus principales socios.

Por lo pronto, junto a la intendente rosarina Mónica Fein le están aplicando la técnica de cronoterapia al fulgurante Pablo Javckin, quien seguramente ya redujo el ritmo cardíaco tras su gravitante participación, junto a Hermes Binner, en la epopéyica elección de Rosario que consolidó el triunfo de Miguel Lifschitz.

Los radicales no quieren correr el mismo destino. Aunque son conscientes de que los tiempos juegan a favor de Lifschitz, y de ellos mismos si lo saben aprovechar, con un cronograma electoral tan anticipado al traspaso de mando.

Miguel Lifschitz quiere que pase este primer turno electoral nacional que medirá el trabajo radical sobre la boleta corta de Hemes Binner y el correligionario Hugo Marcucci, para comenzar la primera ronda de flirteo en la futura relación gubernamental.

En la relajada Casa Gris, asumen que habrá un importante recambio en la línea ministerial, pero apuestan a la continuidad de los cuadros técnicos ubicados en las segundas y terceras líneas. Un detalle: de los ministros socialistas es probable que todos abandonen sus sillones (con excepción de la ministra de Educación Claudia Balagué). Galassi y González lo harán para asumir cargos parlamentarios. De los tres radicales, Carlos Fascendini será el vicegobernador de Lifschitz; mientras que la continuidad de Julio Schneider y Julio Genesini está sujeta a la aprobación partidaria.

Seguramente, habrá chispazos en la sociedad en comandita que conforma la coalición gobernante, toda vez que la praxis radical que se aplicará en este período de negociaciones con Lifschitz (que no fue sostenida rigurosamente con Binner y Bonfatti) señala que la proporcionalidad ministerial, conocida por el gobernador electo, deberá respetarse de igual manera hacia abajo en las carteras y otros organismos (EPE, Assa, secretarías de Estado, futura empresa de gas, etc.).

Los radicales pondrán en primer lugar sobre la mesa de negociación la necesidad de “darle contención” a los once candidatos a senadores que perdieron, sin importar a qué sector interno pertenecen. “Jugaron en la boleta del FPCyS junto a Miguel Lifschitz y deben ser recompensados en el gobierno”, argumentan. A lo cual le estarían sumando los correligionarios de ciudades que tampoco pudieron alzarse con la victoria. Y si mal no viene, aquellos que fracasaron electoralmente en pueblos importantes.

Hoy, el radicalismo aporta unos 180 funcionarios al plantel de Antonio Bonfatti, cifra que, al decir del diputado Maximiliano Pullaro, “deberá incrementarse”. Suba de acciones que el socialismo mirará con atención, toda vez que el propio gobernador les aseguró a los actuales cuadros que “la gran mayoría” continuará.

En verdad, será una larga negociación entre inquietos radicales y el parsimonioso -para algunos hasta el paroxismo- gobernador electo Miguel Lifschitz. Todo hace presuponer que la virtud cardinal de la paciencia deberá primar entre los armadores del nuevo gobierno.

En las aulas de las 1.300 escuelas de la provincia de Santa Fe, los 2.680.736 de electores se encontrarán con 21 boletas.

Todo hace presuponer que la virtud cardinal de la paciencia deberá primar entre los armadores del nuevo gobierno.



tapa
Opinión
por Por Roberto Claudio Ingaramo (*)
Cr�nica pol�tica
por Por Rogelio Alaniz
al mArgen de la cr�nica
Pulsos de la pol�tica provincial
por Por Dar�o H. Schueri
llegan�cartas
por Juan Jos� Sagard�a
Necrológicas Anteriores