Edición del Sábado 19 de setiembre de 2015

Edición completa del día

Alexander Wang se despide de Balenciaga - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

Alexander Wang se despide de Balenciaga

La nota

La noticia acaba de sacudir al mundo de la moda: Balenciaga prescinde de su director creativo. Tan increíble como cierto, la firma española, que revolucionó sus ventas y su imagen gracias a él, no ha renovado el contrato de quien estuvo desde 2012 en el puesto y de quien se dice que es uno de los grandes talentos de la moda. Aquí, un repaso por la vertiginosa carrera del diseñador estadounidense de origen asiático, Alexander Wang.

 

TEXTOS. GEORGINA LACUBE.

Tras la comentada salida de Nicolas Ghèsquiere, quien había permanecido 15 años en el puesto, Alexander Wang tomó las riendas de lo que sería un gran paso en su carrera y un excelente momento para Balenciaga: sus ventas aumentaron más de un 10% (lo cual en la industria de la moda es mucho decir); logró sumar incontables adeptas en la alfombra roja, tal es el caso del Total Look White de Julianne Moore en los Hollywood Film Awards 2014 o el impactante vestido oriental de Lady Gaga en la Gala del MET de este año; y hasta posicionó como nunca antes los zapatos y accesorios de la marca. Si bien todavía le queda un último desfile por delante (la semana de la moda en París el próximo 2 de octubre), la relación se ha terminado.

¿Por qué, si Alexander Wang es tan genio lo dejaron a un lado? Las versiones son muchas. Una es que Kering, el grupo dueño de la marca, busca a un diseñador de bajo perfil, emulando el modelo de Gucci, quien fichó a Alessandro Michele en enero de este año. Así, bajarían los costos y mantendrían el nombre de la marca por encima del nombre del director creativo de turno.

Su reemplazante aún se mantiene en el misterio; mientras tanto, otro rumor que corre es que el desplazamiento de Wang se debe a la abultada agenda que mantiene tanto con Balenciaga como con su firma propia, ambas por demás exitosas, y que eso le quitaría tiempo para dedicarse exclusivamente a Balenciaga.

Se diga lo que se diga, François-Henri Pinault, presidente y CEO de Kering, se ha expresado: “Le tenemos un profundo agradecimiento a Alexander por su dedicación y su contribución artística única para hacer de Balenciaga una casa más reconocida a nivel mundial. Personalmente, le deseo todo lo mejor”.

ESTÉTICA NEOYORKINA

Alexander Wang nació hace 32 años en la ciudad de San Francisco pero sus rasgos orientales delatan sus orígenes. Cuando a sus diez años sus padres tuvieron que viajar a China, Wang quedó internado en un colegio de California. Inquieto, desafiante como sus prendas, sabía que su destino era la moda, y que Estados Unidos era el mejor lugar para desarrollarse.

Algunos años después logró matricularse en la Escuela Parsons de Nueva York (una de las más prestigiosas universidades de arte y diseño a nivel mundial) y consiguió su primer trabajo en el diseño de calzado de la firma Barneys.

Pero lo que para algunos podría ser llegar y estancarse en una empresa importante, para un talentoso como Wang eso fue sólo un primer paso. Su estadía en la marca le brindó las herramientas necesarias para, en sólo tres años, crear su propia firma homónima.

Sí, con poco más de veinte años, este niño prodigio estaba vistiendo a muchas mujeres de Nueva York. Tanto es así que en 2007 tuvo su primera participación en la Semana de la Moda de dicha ciudad.

Esta capital que lo acunó como un tesoro hoy lo sigue teniendo entre sus calles, específicamente en la 103 Grand St, donde se encuentra uno de sus locales (el otro se localiza en Pekín). Allí, entre sus nuevas colecciones, puede observarse el estilo urbano y chic que se ha convertido en su sello. Tal es así que en su última colección ready-to-wear Primavera 2015, tomó a las zapatillas deportivas como leit motiv y reinterpretó sus estilos icónicos como si fueran prendas. Esto quiere decir, las flyknicks de Nike reconvertidas en un vestido ceñido con colores eléctricos, o el modelo Stan Smiths de Adidas como un vestido estilo tenis.

Quienes quieran bucear en su web oficial podrán darse cuenta de la fascinación de Wang por esa estética entre glamorosa y grunge, bien cercana a la calle neoyorkina. De hecho, de su pasión por los jeans y remeras blancas ideó la colección “Denim x Alexander Wang”, como así también su segunda línea “T by Alexander Wang”, con un lookbook mucho más juvenil, canchero y chic, ideal para recorrer las calles de Manhattan con un coffee latte en la mano.

UNA HUELLA EN LA CASA ESPAÑOLA

Aun así, con todo el éxito que podría darle su propia firma, la confirmación de su talento se produjo cuando en 2012 fue convocado para ser el director creativo de Balenciaga, quien celebrará su centenario en 2017 y ahora se la tendrá que arreglar sin Wang para la colección más especial de su historia. Esta marca, la más importante de toda España, vio en él un talento sin precedentes y Wang devolvió el favor realizando una primera colección dedicada totalmente al fundador de dicha maison, reivindicando su herencia con el uso exagerado de siluetas en codos y puños, utilizando broches barrocos de pedrería, con cuellos exultantes y un gran volumen de faldas.

Ya en sus últimas colecciones, el estilo deportivo y pop que lo ha vuelto famoso se ha impuesto en sus prendas. Quizá éste pueda ser otro de los motivos de la desvinculación.

En el poco tiempo que trabajó para Balenciaga, Wang supo linkear el sentido de la innovación de los materiales que siempre caracterizó a la marca con su gusto por el street wear. Esto pudo verse -por ejemplo- en la colección primavera-verano 2014 que presentó en el París Fashion Week, donde, además de los célebres volúmenes y siluetas construidas de Balenciaga, desfilaron en pasarelas sus clásicas chaquetas biker reformuladas en tonos pastel y formas redondeadas, como también remeras a rayas combinadas con pantalones de formas arquitectónicas y estampados florales.

O en la colección otoño-invierno, también del mismo año en el PFW, donde ya sus volúmenes se volvieron hiperbólicos, con hombros con cristales bordados, solapas irregulares y una paleta cromática que pasó por los amarillos, rojos, verdes, azules y morados. Quizá su otoño-invierno 2015/2016 fue como una vuelta a las raíces del diseñador español, con looks básicos en blanco y negro, abrigos de formas redondeadas combinados con pantalones estrechos y faldas fruncidas a la cintura, combinadas con tops.

NUEVA ETAPA

Acerca de su futuro, parece que el despido de Balenciaga no ha afectado en mucho al talentoso Wang, quien acaba de lanzar una nueva campaña con su marca homónima, la cual está cumpliendo diez años en el mercado. Bajo el lema #DoSomething, la campaña cuenta con piezas icónicas de toda su trayectoria.

Algunas de las estrellas participantes son Kim Kardashian, Cara Delevigne, Pamela Anderson, Kate Moss y Georgia May Jagger, entre otras. Las prendas ya están a la venta a través de su página web y todo lo recaudado irá destinado a apoyar a jóvenes talentos que luchan por un cambio social.

Por si esto fuese poco, Wang abrirá este año su primer flagship en la ciudad de Londres, el más grande de su marca hasta la fecha. “Siempre supe que Londres sería la primera ciudad en la cual querría abrir una tienda en Europa. Es una de mis ciudades favoritas. Creo que Londres tiene el mayor shopping del mundo. Hay tantas opciones, tantas grandes tiendas, que podés comprar cualquier cosa para cualquiera”.

22_ALEXANDER WANG (D).JPG
22_ALEXANDER WANG (E).JPG
22_ALEXANDER WANG (F).JPG

BITCH, I’M ALEXANDER WANG!

Quienes quieran conocer a Wang en otra de sus facetas lo podrán ver bailando y cantando (como siempre, todo de negro) en un cameo del último video clip de Madonna, “Bitch, I’m Madonna”, tercer corte de su más reciente disco: “Rebel Heart”. Una muestra más de que este diseñador se codea con las estrellas más importantes del jet set internacional.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 19 de setiembre de 2015
tapa
Necrológicas Anteriores