Edición del Martes 07 de junio de 2016

Edición completa del día

“Es falso que el pueblo no está preparado para hacer justicia” - Edición Impresa - Política | Economía Política

Simulacro de Juicio por Jurados

“Es falso que el pueblo no está preparado para hacer justicia”

La afirmación es de Gustavo Franceschetti, miembro de la Asociación Argentina de Juicios por Jurados. Mucha participación en una simulación realizada en los patios de Derecho.

5-A-DSC_6642.jpg

Estudiantes, docentes y profesionales de derecho fueron los activos participantes en la jornada que tuvo por escenario el Patio de la Reforma en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNL. Foto: Luis Cetraro

 

Mario Cáffaro

mcaffaro@ellitoral.com

El frío de la tarde no impidió el entusiasmo de estudiantes, abogados, docentes y público que se congregó ayer en el Patio de la Reforma de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNL para participar del primer simulacro en vivo de juicios por jurados. La actividad fue motorizada por el Centro de Estudios Municipales y Provinciales (Cemupro) sede Santa Fe y los consejeros directivos estudiantiles del MNR, y en la apertura estuvo el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia, Ricardo Silberstein, quien validó la decisión de instalar y discutir el funcionamiento de un sistema ya previsto en la Constitución Nacional dictada en 1853. La puesta en escena del juicio estuvo a cargo de la Asociación Argentina de Juicios por Jurados que tiene entre sus integrantes a Gustavo Franceschetti, quien coordinó la actividad. Franceschetti se desempeña como Defensor Regional de la circunscripción Rosario.

“El objetivo es dar la piedra de toque final que le queda a esta implementación de la reforma procesal penal del sistema acusatorio adversarial para incorporar la toma de decisión final, en el supuesto de casos penales graves, e incorporar la participación ciudadana en el sistema de administración de justicia penal. Este es el objetivo y la simulación de un juicio por jurados tiene que ver con visibilizar cómo se hace, porque existen muchos prejuicios al respecto y se dice que el pueblo no está preparado, lo cual es un supuesto absolutamente falso”, le dijo a El Litoral en una pausa de la extensa jornada para calentar el cuerpo con una infusión.

Cinco son las provincias argentinas que ya tienen legislado y en marcha el sistema: Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Neuquén y Río Negro. “La asociación a la que pertenezco viene trabajando en las distintas provincias, y en los casos de Neuquén y Buenos Aires funciona desde 2014 con excelentes resultados. Las estadísticas demuestran que la gente se compromete y asume con mucha responsabilidad la tarea, mejora mucho la mirada hacia el sistema de administración de justicia y se valida mucho lo que se hace, porque el ciudadano comprende cuál es la dificultad de tomar decisiones ante un caso penal y mejora su mirada sobre cómo funciona el sistema de justicia”, advierte.

Para casos graves

Franceschetti comenta que la asociación ha interesado al ministro de Justicia santafesina sobre un proyecto de ley de Juicios por Jurados, que la cartera está analizando. En tanto, en la Legislatura se han presentado ya tres proyectos, cuyas autorías son del senador Hugo Rasetto (UCR - Iriondo) y de los diputados Leandro Busatto (FpV) y Ariel Bermúdez (CC - ARI). “La propuesta de la asociación es que los Juicios por Jurados son para casos graves, no aplicable a todos los delitos”, añadió.

“Generalmente son los casos en que tienen como resultado una muerte dolosa: homicidios, homicidios calificados, abusos sexuales con resultado muerte, robos con resultado muerte”, reseña. “Habría que hacer una estadística concreta y seria de cuáles son los casos que verdaderamente llegan a juicio, muchos de ellos pueden tener una salida por juicio abreviado. Las evaluaciones que se han hecho sobre la cantidad de juicios que podrían haber demuestran que tranquilamente se podrían desarrollar en la provincia de Santa Fe” y precisa que en la circunscripción Rosario serían unos 20 casos al año. “Es algo perfectamente posible de materializar. Al contrario de lo que se piensa, no es costosa en términos de dinero, con menos del 1% del presupuesto asignado a Justicia esto se puede hacer”.

En cuanto a quiénes pueden ser jurados, la base es ser mayor de 18 años, saber leer y escribir, y existen requisitos negativos como dato más importante y que pasan por no tener título de abogado o no ser un ciudadano relevante sobre los demás como sacerdote, militar, etc. “Se supone que esas 12 personas tienen que discutir y debatir en un pie de igualdad” señala.

Previsto desde 1853

  • “Este tipo de experiencias es una forma de instalar el tema y reflexionar. El juicio por jurados está previsto en la Constitución y en algunas provincias ya está funcionando” dijo el ministro Silberstein al llegar a la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. “El juicio por jurados hoy toma mayor relevancia porque cada vez se hace más notorio el cuestionamiento al funcionamiento del Poder Judicial, especialmente en casos penales. Este tipo de juicios surgió para darle legitimidad a la manera de resolver los conflictos”.

El ministro señaló que “el Poder Judicial se legitima a partir de su ejercicio. Cuando la sociedad plantea cuestionamientos a la manera en que se resuelven los conflictos, debemos explorar otras alternativas. Una forma de acercar los conflictos a la sociedad es a través de su participación en la resolución de estos conflictos”.

Juicio

  • El juicio por jurados es una forma de juzgamiento muy antigua en la que un grupo de vecinos deberán decidir dos cuestiones: si el hecho que se juzga realmente existió, y si el acusado de haber cometido ese hecho es culpable o no.

Se presentan las posturas de la acusación y la defensa mientras que la moderación del debate está a cargo de un juez profesional.

Finalizado el debate, el jurado se reúne sin límite de tiempo en un recinto y discute la prueba que han visto durante el debate hasta alcanzar una decisión final.

En caso de declarar culpable al acusado, las cuestiones legales y el monto de pena serán determinadas por el juez. En caso de declarar no culpable al acusado, el veredicto es obligatorio para el tribunal y el juicio finaliza indefectiblemente.

5-B-DSC_6624.jpg

Gustavo Franceschetti estuvo a cargo de la jornada. Foto: Luis Cetraro



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Martes 07 de junio de 2016
tapa
Necrológicas Anteriores