Edición del Martes 05 de julio de 2016

Edición completa del día

¿Acaso no iban a cerrar los zoológicos? - Edición Impresa - Escenarios & Sociedad Escenarios & Sociedad


SEÑAL DE AJUSTE

¿Acaso no iban a cerrar los zoológicos?

¿Acaso no iban a  cerrar los zoológicos?

por Roberto Maurer

Luis Majul venía cómodo levantando el puntaje de “La Cornisa”, en América, hasta que en el horizonte aparecieron un par de trenes expreso, Susana Giménez en Telefé y Jorge Lanata en El Trece. Para evitar la colisión, Majul bajó su horario a las 21, pero en C5N inesperadamente se apareció la Viuda Triste del Sur con el abyecto Roberto Navarro, a la vez que Giménez y Lanata empezaban antes para sacarse ventaja. Si se analizan las mediciones, cuyos resultados variaron minuto a minuto, dadas las circunstancias ninguno se puede quejar, aunque triunfó con amplitud el entretenimiento, o una forma determinada de entretenerse: colorinche, luces, gritos y grititos, glamour de medio pelo y la risa contagiosa de Marley.

Susana Giménez pudo más que la política, los encausados y Bergoglio. A las 23, el zafado encuentro de Susana Giménez y Antonio Gasalla, que volvió con La Abuela, alcanzaba los treinta puntos en tanto que la tira semanal de Suar en El Trece recogía las migas de la endemoniada noche sumando magros ocho. “La Cornisa” comenzó con un ganchero Leonardo Fariña, cuya imagen ya no es la de una personalidad borrosa en el límite de la ley sino la de un ser luminoso que liberado de sus mentiras y pecados logró una aureola de santidad. En paralelo, Majul y Lanata tuvieron otro buchón, Pérez Corradi, señalando a encumbrados visires del antiguo régimen.

Por su parte, Navarro ofrecía un informe sobre la desastrosa realidad argentina y cuando la doctora en apuros apareció al teléfono con un audio defectuoso, le pidió al conductor que le repitiera el informe porque no lo estaba viendo. Mientras la Mujer Perseguida insistía con la necesidad de investigar a la obra pública (“auditoría de corte”, la llamó) que ella nunca hizo, Susana Giménez subordinaba su debut más exitoso de los últimos cinco años a la tira brasileña, prohistórica y pentecostal “Moisés y los Diez Mandamientos”, dedicándole su sketch tradicional al Viejo Egipto con todas las figuras del canal.

E1 - B - NAVARRO-INCREIBLE-CAPACIDAD-DAR-VUELTA_IECIMA20160615_0001_1.jpg

Tras un breve musical también inspirado en la tierra de faraones, llegó la entrevista a Moisés y Ramsés, o los dos galanes que los representan, en un diálogo entrecortado, ya que nadie conocía bien el idioma del interlocutor. La conversación con Sergio Marone y Guilherme Winter fue un jugueteo intrascendente acompañado por videos de ambos donde aparecieron con el jean a medio bajar y calzoncillos a la vista o haciendo abdominales en el gimnasio que provocaban rugidos de la platea. Los mismos alaridos cosechó el beso a Susana propinado por Ramsés, que también rasguñó una guitarra acompañándose para cantar en portuñol el tema del programa. Susana aconsejó no viajar por el mundo porque afuera está muy peligroso, y los visitantes lanzaron un mensaje de preservación ambiental y la frase generalista “se está necesitando humanismo”.

Mientras, el humanismo faltaba en El Trece, donde no había egipcios sino peronistas como Luis D'Elía, el intendente Ferraresi y el cuervo Larroque quienes, aún sin Esteche y Milani, en un vehemente acto del pasado 28 de mayo en un local piquetero convocaron a voltear al gobierno mediante “un levantamiento kirchnerista y popular para echar a Macri”.

Pasada la instigación al baño de sangre, en “Periodismo para todos” ingresaron a la casa de retiros espirituales frecuentada por José López donde entrevistaron a la simpática Hermana Inés. Contó que López entró al domitorio de la Madre Superiora para saludarla, y se llevó unos escones de la monja: incorregible. Y cuando le avisaron que estaba la policía, “me miró como diciendo ‘estoy listo”, dijo la hermanita sin abandonar la sonrisa.

Un escrupuloso informe sobre “Scholas Occurrentes” y los turbios manejos de un par de secuaces de Bergoglio que dudosamente responden a nuestra vieja religión, cerró con un consejo de Lanata al Papa de Roma: “Haría bien en fijarse en los amigos que tiene”.

A esa altura, Susana Giménez ya se había librado de sus nuevos amigos brasileños y encontrado con La Abuela, lo único rescatable si no se tiene en cuenta el millón del concurso, para reunirse en el living con las estrellas que habían participado en el sketch, o sea Griselda Siciliani, Florencia Peña, Sebastián Estevanez, Marley, Mariano Martínez, Peter Lanzani, Diego Ramos y Emilio Disi. En un clima distendido, se respiraba camaradería mientras se bromeaba con la inocencia y el rústico nivel del patio de recreo de una escuela secundaria. Jugaron a bajarse los pantalones, o desabotonarlos, y mostrar calzoncillos. Nuestra farándula se divierte con facilidad. Continuaron con lo que llaman “perlitas”. En una se manda cortar la toma porque Susana aparecía abierta de piernas, y ella reacciona con un “no parés más aunque se me vea el culo”. Siguió el Himno Nacional cantado por Soledad Pastorutti acompañada por la banda del regimiento de Patricios.

E1 - C - MONOLOGO-COMPLETO03.jpg

Fotos: Gentileza Producción



Martes 05 de julio de 2016
tapa
Necrológicas Anteriores