Edición del Martes 05 de julio de 2016

Edición completa del día

Culmina uno de los ramadanes más sangrientos de la historia - Edición Impresa - Aldea Global - Internacionales Aldea Global

Masacres sin precedentes

Culmina uno de los ramadanes más sangrientos de la historia

El mes sagrado de ayuno para los musulmanes concluye hoy para 1.600 millones de fieles. Más de 400 personas han muerto en atentados planeados por Estado Islámico. Sólo en la última semana, los yihadistas han convertido Bagdad, Estambul, Dacca y las ciudades saudíes de Medina, Yeda y Qatif en objeto de sus ataques, causando más de 250 muertos.

14_1491C800AE0781CA.jpg

Terror en Bagdad. El EI utiliza el Ramadán, que para la mayoría de los musulmanes es un tiempo para la vida en familia y para la reflexión, para reforzar su “guerra santa” contra los “infieles”. Foto: Agencia EFE

 

Redacción El Litoral

Agencias EFE/DPA

La onda expansiva de la explosión fue inusual incluso para una ciudad como Bagdad. La detonación del coche bomba en una popular zona comercial de la capital iraquí no solo mató a más de 200 personas, sino que también destruyó por completo varios edificios, en un nuevo clímax del terror que siembra la milicia yihadista Estado Islámico (EI).

En el lugar donde antes había un centro comercial con una publicidad luminosa multicolor solo quedan muros quemados. Varios iraquíes difundieron en las redes sociales fotos de familias enteras segadas en el atentado.

El ataque en Bagdad fue el tercero perpetrado en un breve intervalo atribuido a la milicia terrorista. Primero, tres terroristas suicidas atacaron el aeropuerto internacional de Estambul. Después siguió la noche de horror en Bangladesh, donde murieron 28 personas durante una toma de rehenes. Otros atentados pudieron ser abortados en el emirato de Kuwait.

Semejante serie de masacres perpetradas por el EI “no tiene precedentes”, dice el experto en terrorismo de la fundación berlinesa Ciencia y Política (SWP), Guido Steinberg. Una vez más, el EI ha demostrado que actúa a nivel global y que ha expandido su zona de influencia.

El momento escogido no fue casual: esta semana termina el Ramadán, el mes sagrado del ayuno para los musulmanes. Ya antes de comenzar el Ramadán, el portavoz del EI, Abu Mohamed al Adnani, había anunciado nuevos atentados en un mensaje de audio difundido en Internet. El EI utiliza el Ramadán, que para la mayoría de los musulmanes es un tiempo para la vida en familia y para la reflexión, para reforzar su “guerra santa” contra los “infieles”.

Los objetivos

Con estos atentados, la milicia terrorista reacciona a la situación militar en Siria e Irak, donde últimamente ha aumentado la presión sobre los extremistas.

Hace pocas semanas, el Ejército iraquí logró recuperar la ciudad de Faluya, un bastión del EI en el oeste del país, cortando de esta manera una importante ruta de aprovisionamiento de la milicia. Aviones de combate de la coalición internacional liderada por Estados Unidos lanzan todos los días ataques contra los yihadistas, que probablemente causan numerosas bajas entre sus filas.

La rápida sucesión de los últimos ataques terroristas estuvo planeada, asegura la experta en Oriente Medio Lina Khatib, del “think tank” británico Chatham House. “Cuanto mayor es la presión militar sobre esa organización, tanto más intenta compensar esa situación con ataques en todo el mundo”, analiza Khatib.

El EI pretende demostrar con los atentados que todavía conserva un gran poder, a pesar de todos los reveses que ha sufrido sobre el terreno. No hay que olvidar que la milicia terrorista ejerce atracción sobre muchos musulmanes, sobre todo jóvenes, porque se presenta ante ellos como una organización fuerte capaz de enfrentarse a sus odiados enemigos.

Para poder seguir reclutando combatientes, el EI necesita exhibir éxitos. Lo mismo vale para los potenciales donantes, que probablemente solo están dispuestos a apoyar a la milicia terrorista si están convencidos de su influencia.

Con los atentados, el EI ha vuelto a su “antiguo negocio principal”, dice Steinberg. Desde que comenzó su avance en Siria e Irak, la milicia centró su objetivo en construir en los dos países devastados un Estado propio, es decir, un “califato islámico”. Según el experto alemán, “los yihadistas temen que no puedan alcanzar ese objetivo, por lo que tienen que cambiar su guerra de propaganda cometiendo muchos atentados brutales y de gran envergadura”.

En Irak, los atentados van dirigidos una y otra vez contra los chiitas, a quienes los extremistas sunitas del EI consideran “infieles”. Con los atentados, la milicia pretende sembrar más discordia entre ambas ramas del islam. En Bangladesh, la mayoría de las víctimas eran extranjeros. En Estambul, los terroristas suicidas también escogieron como escenario un lugar por donde pasan muchos extranjeros.

Lina Khatib prevé que los siguientes atentados del EI no tarden mucho en llegar, aunque es imposible saber dónde. “Ellos realizan sus atentados siempre en cualquier lugar donde puedan hacerlo, sobre todo en lugares donde las fuerzas de seguridad no están en condiciones de impedir ataques”. Jalida Ahmed, una mujer de 37 años de Bagdad, espera lo peor: “Lo que pasó en el barrio de Karada no ha sido el último atentado ni tampoco el más sangriento”.

 

Cientos de inocentes

Más de 400 personas han muerto en atentados coincidiendo con la celebración del ramadán, el mes sagrado musulmán que comenzó el pasado 6 de junio y que se ha convertido en uno de los más sangrientos de los últimos años. Sólo en la última semana, los yihadistas han convertido Bagdad, Estambul, Dacca y las ciudades saudíes de Medina, Yeda y Qatif en objeto de sus ataques, causando más de 250 muertos. Esta es la relación de los principales atentados registrados durante el actual Ramadán, que concluye hoy:

- 7 junio: 11 muertos al estallar un coche bomba al paso de un autobús policial en el centro histórico de Estambul, atribuido al grupo armado kurdo Halcones de la Libertad de Kurdistán (TAK).

- 9 junio: El Estado Islámico mata a 23 personas en dos atentados suicidas en el centro de Irak.

- 11 junio: El EI asume la autoría de un doble atentado perpetrado contra la zona chií de Sayeda Zeinab, al sur de Damasco, y que causó la muerte de al menos 20 personas.

- 12 junio: Un hombre de ascendencia afgana mata a 49 personas en un club gay de Orlando, en el mayor tiroteo múltiple en EE.UU.

- 13 junio: Una pareja de policías es asesinada en su propio domicilio, a 50 kilómetros de París, a manos de un yihadista francés reincidente y radicalizado por Internet, que perpetró el crimen en nombre del Estado Islámico.

- 20 junio: Dos atentados causan 24 muertos y medio centenar de heridos en Afganistán.

- 21 junio: Al menos 30 muertos en un ataque contra un depósito de armas al este de Trípoli, Libia. Ese mismo día, al menos seis militares en un atentado con coche bomba que tuvo como blanco el Ejército jordano en la zona de Rakban, en el noreste del país y fronteriza con Siria.

- 27 junio: Al menos 32 soldados muertos en varias explosiones contra puestos de control del Ejército yemení en la ciudad de Al Mukala, en el sureste del país, en un ataque reivindicado por el EI.

- 25 junio: Al menos 35 muertos en un ataque de Al Shabab contra un hotel en Mogadiscio, Somalia.

- 28 junio: Tres terroristas suicidas matan a 45 personas -20 de ellas extranjeras- en el aeropuerto de Estambul, en un atentado que las autoridades turcas atribuyeron al EI.

- 1 julio: Un grupo de yihadistas asalta un restaurante en Dacca (Bangladesh) con un balance de 28 muertos, incluidos 20 rehenes.

- 3 julio: Un atentado suicida con un vehículo bomba perpetrado por el EI en una zona comercial del centro de Bagdad causa al menos 180 muertos, la cifra más elevada en un solo ataque registrada en 2016.

- 4 julio: Al menos 4 policías mueren y cuatro civiles resultan en un atentado suicida perpetrado cerca del Al Masyid al Nabaui (la Mezquita del Profeta), la segunda más sagrada del Islám y ubicada en la ciudad saudí de Medina. Casi de forma simultánea, otro terrorista se inmoló igualmente cerca de la mezquita de al Umran, cerca de un mercado en el centro de la ciudad oriental de Qatif, de mayoría chií. Horas antes, un terrorista suicida se hizo estallar cerca del consulado de Estados Unidos en la ciudad costera saudí de Yeda, causando heridas a dos guardias de seguridad.



Imprimir:
Imprimir
Martes 05 de julio de 2016
tapa
Necrológicas Anteriores