Edición del Domingo 12 de febrero de 2017

Edición completa del día

Está terminada la estación espacial china en Neuquén - Edición Impresa - Información General Información General

En el paraje de Quintuco

Está terminada la estación espacial china en Neuquén

  • Desde allí esperan recibir señales de la Luna y luego apuntarán a Marte. Tras el aval estatal, falta que el país asiático determine el lanzamiento de la sonda lunar que permitirá estrenar la antena patagónica.
25-12-02-2017_NEUQUN_QUINTUCO_LA_ESTACIN_DE.jpg

En medio de la nada. Se trata de una inmensa parábola de unos 35 metros de diámetro que pesa 110 toneladas. Foto: Télam

 

Mara Laudonia

Télam

Es el último día del año nuevo chino y los detalles con guirnaldas rojas para el festejo no están en Beijing sino que se observan en Quintuco, en un paraje remoto e inhóspito de 200 hectáreas cerca de la cordillera neuquina, donde se erige una imponente obra de ingeniería: una parábola gigante que con toda su estructura de engranajes pesa unas 450 toneladas y con la que China buscará conquistar primero la Luna y, en un futuro no muy lejano, Marte.

Luego de años de idas y vueltas con la construcción de la nueva estación espacial china -que involucra al gobierno de ese país, a la provincia de Neuquén y a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), y que recibirá señales desde los 380.000 kilómetros de distancia que separan a la Tierra de la Luna-, la megaobra ya está terminada. Apenas falta que la Encom dé el visto bueno al uso de las frecuencias designadas y, el plato más fuerte, que China determine el ‘Día D’ del lanzamiento al espacio desde Asia de la sonda lunar Chang’e-5, cuando se estrenará formalmente la antena ubicada en plena Patagonia argentina.

Tras recorrer unas cuatro horas en auto desde la capital neuquina hacia el norte, yendo por la Ruta Provincial 22 y luego por la 40 -ambas pasan por restos paleontológicos de saurópodos y dinosaurios- se advierte su presencia desde la vera de la mítica ruta que atraviesa el país de norte a sur.

En medio de la nada

Es una inmensa parábola de unos 35 metros de diámetro que pesa 110 toneladas. En su emplazamiento el suelo es desértico, las napas de agua están secas y hay muy poca vegetación; el pueblo más cercano es Las Lajas, a unos 58 kilómetros.

Literalmente es la nada misma, pero el terreno es propicio para transmitir señales porque no hay interferencias: una olla entre montañas de la precordillera de los Andes.

Hay vientos que llegan a ser tornados en verano, pero pese a ello el lugar tiene “poco polvo en suspensión” y la antena está preparada para soportar ráfagas de hasta 170 kilómetros por hora.

Al llegar no se divisa presencia militar, aunque es necesario ingresar con autorización de la embajada china y con conocimiento de la contraparte argentina.

Doble festejo

El jefe de la estación de Cltc (la firma china que lleva adelante el proyecto), Wang Jizho, recibe a un grupo de periodistas en el edificio principal, muy austero y limpio, y ocasionalmente adornado con colores rojos por el año nuevo chino, que culminó ayer.

Los chinos locales tienen doble festejo, porque ya pueden hacer uso de la estación. Carteles bilingües, un comedor, un gimnasio, una mesa de ping pong, y hasta una cancha de básquet es lo que hay hoy en el predio, que consta de cuatro edificios.

Está casi terminado una especie de hotel para albergar a las 30 ó 40 personas que permanezcan las semanas que perduren las misiones programadas, y luego al equipo permanente del gigante asiático, que no supera las 10 personas.

Una sala está destinada a museo, en el que resaltan la búsqueda de China en la conquista del espacio y las relaciones bilaterales con la Argentina. Una gigantografía muestra el apretón de manos entre los presidentes Mauricio Macri y Xi Jinping, cuando en 2016 reconfirmaron que la estación será para “fines pacíficos”.

También están las réplicas de los satélites y de los cohetes enviados al espacio por China, y del ArSat 1 argentino, de cuyos servicios se valen los chinos. “Aún no está determinado, pero es posible que lo hagamos este año, depende de muchos factores”, suelta escuetamente Jizho, sin arriesgar fechas.

El “Día D”

En un principio, el “Día D” fue previsto para 2017, pero hubo demoras. En julio del año pasado, quien tiene a cargo el programa de exploración lunar Chang’e, Wu Weiren, postergó la fecha para “la segunda mitad de 2017”, y en enero último, el China Daily News reveló que la largada sería en noviembre, tras citar fuentes de la China Aerospace Scienceand Technology Corporation (Casc).

“Inicialmente la antena se utilizará para hacer soporte al proyecto de exploración lunar -con intercambio de datos, imágenes de las muestras recopiladas allí-, pero en un futuro también servirá para explorar Marte”, aventuraron las fuentes chinas. En la relación bilateral china-argentina, 2017 es un año especial: el próximo 17 es el aniversario 45 de las relaciones diplomáticas entre ambos países y, además, está previsto que el presidente Macri visite el país asiático a principios de mayo.

Orbitar, aterrizar y regresar

  • La antena de la estación espacial china en Neuquén, que transmitirá al hemisferio sur señales llegadas desde la Luna, permitirá a los chinos recibir información permanente durante la rotación terrestre, sin interrupciones, y será estrenada en el próximo lanzamiento desde Asia de la sonda lunar Chang’e 5. En el hemisferio norte, China tiene en su territorio dos antenas más de esta magnitud -una de ellas la supera, con un diámetro de 60 metros-, y utiliza otras siete estaciones en el mundo más chicas que la de Argentina, emplazadas entre otros países en Pakistán, Australia, Namibia y Chile.

La misión del Chang’e 5 permitirá cumplir con los pasos de “orbitar, aterrizar y regresar” desde la Luna a la Tierra, describieron los enviados chinos en la visita que Télam realizó a la estación en Neuquén.

Con su programa lunar, China podrá realizar el primer muestreo automatizado de la superficie del satélite natural; realizar el primer despegue desde la Luna; y contar con el primer muelle no tripulado en una órbita cercana al astro. El despegue lunar permitirá el primer vuelo de regreso a una velocidad próxima a la segunda velocidad cósmica (la velocidad mínima que debe imprimir un cuerpo para contrarrestar la gravedad terrestre).

Esa sonda lunar -la nave automática más compleja jamás lanzada a la Luna- se compondrá de cuatro partes: “Un orbitador, un regresador, un ascensor y un módulo de aterrizaje”, precisó al China Daily Ye Peijian, consultor del programa oficial.

El lander colocará las muestras de la Luna en un recipiente en el ascensor, después de haber aterrizado en el satélite. Luego, despegará de la Luna para acoplarse al orbitador y al regresador, que se encontrará girando; y, como último paso, el regresador es el que volverá a tocar la Tierra con las muestras lunares.

l desarrollo de la Chang’e 5 entró en el final de su fase de modelo de vuelo, y su lanzamiento está previsto en principio para fines de este año.

China también planea lanzar la sonda lunar Chang’e 4 en 2018, para lograr “el primer aterrizaje suave de la humanidad en el otro lado de la Luna” -que no alcanzaron Estados Unidos ni la Unión Soviética-, y realizar tareas de exploración y de comunicaciones desde ese punto vedado a la mirada humana.

Ese país planea enviar “robots para explorar ambos polos lunares”, anunció el viceministro de la Administración Nacional del Espacio de China, Wu Yanhua, quien dijo también que están analizando planes para enviar astronautas. El 27 de septiembre, el chino Zhai Zhigang realizó un paseo espacial de 15 minutos por primera vez en la historia de la carrera espacial del país asiático.



Imprimir:
Imprimir
Domingo 12 de febrero de 2017
tapa
Necrológicas Anteriores