Edición del Martes 11 de abril de 2017

Edición completa del día

Bauza tampoco fue la solución - Edición Impresa - Deportes | Fixture | Resultados Deportes

Fue despedido por la nueva AFA y el seleccionado argentino se cobró otra víctima

Bauza tampoco fue la solución

  • Edgardo Bauza fue despedido finalmente anoche por el flamante presidente de AFA, Claudio Tapia, en la primera decisión trascendente de su nueva gestión, cobrándose así el seleccionado nacional su segunda víctima en la etapa de transición dirigencial desde el fallecimiento de Julio Grondona el 30 de julio de 2014, después de que Gerardo Martino decidiera renunciar a mediados de 2016.

Bauza tampoco fue la solución

La serie final

Los muy bajos rendimientos ante Chile y Bolivia (a pesar del fundamental triunfo ante los trasandinos) sellaron el futuro del DT, que no pudo lograr un buen funcionamiento en el equipo.

Foto: EFE

 

Redacción de El Litoral

deportes@ellitoral.com

Télam

Tras sufrir un manoseo dirigencial que duró exactamente 10 días, desde que comenzó este abril negro para el Patón, en el que jornada a jornada estaba “echado” sin estarlo, por fin ayer se decidió Tapia, impulsado por otros dirigentes del nuevo Comité Ejecutivo más que por propia decisión, a despedir al técnico de 59 años oriundo de la localidad santafesina de Granadero Baigorria.

Sin embargo, pese al destrato recibido, Bauza obró de buena voluntad para que los montos de su indemnización no fueran tan elevados como en principio se habían planteado, ya que originalmente su representante, Gustavo Lescovich, solicitó el total de la resolución del contrato, que ascendía por todo concepto a 2.500.000 dólares.

Todo eso se resolvió anoche en el tercer piso de AFA, tras una prolongada reunión que se extendió por espacio de cuatro horas y de la que participaron los mencionados Tapia y Lescovich, el abogado del presidente afista, Andrés Urich, y el de Bauza, más el vicepresidente de Barracas Central y mano derecha de Chiqui, Diego Turnes, quien oportunamente supo acompañar en el mismo cargo a Daniel Passarella en River Plate.

“Se rescindió el contrato que Bauza había firmado con la Comisión Regularizadora porque hubo un acuerdo de palabra. Le señalamos que dejó de ser el técnico de la selección argentina y mañana (por hoy) a las 19.30 se realizará una conferencia de prensa en el predio de Ezeiza para brindar los pormenores de lo actuado”, fue la escueta declaración que ofreció Tapia, con el seño fruncido, a la salida de AFA, algo que justificó porque “de la manera en que está el fútbol argentino hoy, todas las decisiones que se toman son muy serias”.

En esa reunión lo que solicitaron fueron 2.500.000 dólares ateniéndose a todas las cláusulas firmadas con la Comisión Regularizadora, pero la contraoferta fue de 1.100.000 de dólares a pagar en cuotas, algo que finalmente fue aceptado por Lescovich a instancias del propio abogado de Bauza. Por clasificarse al Mundial a Bauza le correspondían, según el contrato celebrado con Armando Pérez (ganaba 75.000 dólares mensuales), la suma de 450.000 dólares, en tanto que por salir campeón del mundo tenía que recibir el doble, 900.000, pero en el caso de ser despedido antes del 31 de agosto (ese día Argentina deberá enfrentarse a Uruguay en Montevideo por las eliminatorias sudamericanas) encontrándose la selección en zona de clasificación directa al Mundial (no es el caso, porque está en repechaje), la suma ascendía a 1.500.000. Todo esto traducido en pesos asciende hoy a 43.734.675, pero estos no son los únicos números “pesados” que hoy debe afrontar la AFA, sino que además deberá hacerse cargo de la deuda que todavía mantiene con Martino (13.000.000 de pesos a pagar en cuotas), de los 3.200.000 dólares que reclamaron sus ayudantes, más otro del preparador físico Elvio Paolorroso, y 1.600.000 euros que habrá que abonarle al Sevilla español si finalmente otro santafesino, el tercero en fila, Jorge Sampaoli, es el elegido para suceder a Bauza.

Para esto último es que el próximo jueves viajarán a España el propio Tapia acompañado por el actual presidente de Selecciones Nacionales, Marcelo Tinelli, que no participó de la reunión de ayer (tiene una relación de amistad con Bauza, por lo que quizá tampoco esté en la conferencia de hoy en Ezeiza), con el objetivo de encontrarse el sábado con Sampaoli en Valencia, donde justamente el Sevilla estará visitando al equipo homónimo por la liga española. Tapia y Tinelli viajarán por Aerolíneas Argentinas ya que el vicepresidente sanlorencista canceló anoche el vuelo privado que en principio había contratado para esta misión, que el viernes tendrá una escala en Madrid, donde ambos dirigentes procurarán un encuentro previo al de Sampaoli con otro argentino, Diego Simeone, ídolo del Atlético, con el fin de ofrecerle también la selección, aun cuando descuentan que encontrarán una respuesta negativa del Cholo. El intento será para “cumplir” más que por otra cosa.

Las gestiones previas que el vicepresidente primero de AFA y titular de Boca Juniors, Daniel Angelici, realizó con su amigo personal, el presidente de Sevilla, José “Pepe” Castro Carmona, les permitirá a Tapia y Tinelli encontrar el camino bastante allanado en torno a la desvinculación de Sampaoli del club andaluz y su posterior acceso al seleccionado argentino. Pero si por caso esto llegaría a fallar, en la nueva AFA ya manejan un plan B impulsado por el presidente de Lanús, Nicolás Russo: su propio técnico, Jorge Almirón.

“Bauza estaba con la convicción de seguir, pero ahora hay que desdramatizar y seguir adelante, porque seguramente él en unos meses va a volver a trabajar. De hecho hoy estuvo como cinco horas en el predio de AFA (entre las 9 y las 14.10) llamando a todos los jugadores de la selección para despedirse de ellos. Lo malo fue que el manoseo y las críticas fueron demasiado fuertes. Si desde que asumió Tapia la decisión estaba tomada, podrían haberle avisado dos días antes para evitar eso”, cuestionó anoche Lescovich.

UD8-B-02-09-2016_MENDOZALA_SELECCIN_NACIONAL_LE_GANA.jpg

Una de las pocas alegrías. La victoria ante Uruguay en Mendoza también marcó el regreso de Messi a la Selección, convencido por el propio Bauza.

Foto: Archivo El Litoral

Su ciclo fue de mayor a menor y su sueño ruso quedó trunco al cabo de ocho partidos

Edgardo Bauza dejó de ser anoche el entrenador del seleccionado argentino al cabo de ocho partidos, todos por Eliminatorias Sudamericanas, y como consecuencia, su sueño ruso ligado a la Copa del Mundo de Rusia 2018 quedó trunco.

El ciclo de Bauza, que comenzó el 1 de septiembre del 2016 con el triunfo 1-0 ante Uruguay en Mendoza por la 7ma. fecha de Eliminatorias, resultó un punto alto. Y no sólo por el triunfo ante un rival de peso en busca de la clasificación al Mundial Rusia 2018, sino también por el regreso del astro Lionel Messi.

La llegada del Patón, en lugar del renunciante Gerardo Martino, se produjo en un momento caliente desde lo institucional, económico y deportivo en AFA, y con otro dimitente como Messi, quien dijo “basta” tras varios intentos, en otra final perdida en Copa América, luego de la derrota por penales en Estados Unidos ante Chile.

Bauza, aquel que ganó la compulsa ante Ramón Díaz y Miguel Ángel Russo, viajó a Barcelona, se entrevistó con Messi y días después de la charla, el número diez se retractó y volvió al seleccionado. El éxito ante Uruguay, sin brillo en el juego, le dio apoyo a Bauza, quien desde el primero al último día otorgó numerosas notas a los medios de comunicación, y a un plantel golpeado en lo anímico.

Sin embargo, los resultados adversos se sucedieron en cadena. Los empates 2-2 como visitante ante Venezuela y Perú; la sorpresiva derrota como local ante Paraguay en Córdoba por 1 a 0, y la paliza que le proporcionó Brasil en Belo Horizonte por 3 a 0 pusieron a Bauza en la cuerda floja. La goleada 3-0 ante Colombia, el 15 de noviembre de 2016, con un Messi brillante y con voz de mando, proporcionaron una bocanada de oxígeno a Bauza en la noche donde el plantel decidió no hablar más con la prensa a raíz de un supuesto “ataque mediático” al delantero Ezequiel Lavezzi.

El éxito ante Chile, que dejó momentáneamente a la Argentina en el tercer puesto de Eliminatorias, no convenció a nadie y la derrota en la altura de La Paz ante Bolivia depositó al equipo en zona de repechaje como en otras ocasiones. Ambos partidos, además, fueron alcanzados por la suspensión de oficio de FIFA a Messi, luego del triunfo ante los chilenos, que generó otra polémica más en el convulsionado mundo del seleccionado.

La asunción de Claudio Tapia como nuevo presidente de AFA cercó a Bauza, quien también quedó en el medio de la pulseada política entre Daniel Angelici y Marcelo Tinelli. Bauza citó a nuevos jugadores como Julio Buffarini (no jugó ni un minuto), Walter Acuña, Emmanuel Mas y Lucas Pratto y le quedó como cuenta pendiente el delantero Mauro Icardi, a quien prometió convocarlo “en cualquier momento”.

A diferencia de entrenadores anteriores como Marcelo Bielsa, José Pekerman, Alfio Basile, Sergio Batista, Diego Maradona, Alejandro Sabella o Gerardo Martino, el Patón tuvo un ciclo breve, muy corto, donde ni siquiera tuvo tiempo para darle un estilo al equipo y en sus últimos días sufrió un desgaste mediático reprochable por parte de las nuevas autoridades. Los únicos futbolistas que actuaron siempre con él fueron el arquero Sergio Romero y el atacante Angel Di María.

Sobre un total de ocho partidos, la Argentina de Bauza ganó tres, empató dos y perdió tres, con Messi como máximo goleador con tres conquistas, seguido de Pratto con dos.

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Martes 11 de abril de 2017
tapa
Necrológicas Anteriores