Edición del Jueves 15 de marzo de 2018

Edición completa del día

Una noche que la historia hará eterna - Edición Impresa - Deportes | Fixture | Resultados Deportes

River se quedó con la Supercopa Argentina al vencer a Boca

Una noche que la historia hará eterna

River Plate se consagró anoche campeón de la Supercopa Argentina al derrotar en la final a Boca Juniors por 2 a 0 en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, donde golpeó en los momentos justos y además tuvo en Franco Armani a un arquero que se vistió de héroe para la ocasión, apareciendo con cuatro atajadas que valieron un título.

D2-A-15-03-2018_MENDOZALOS_JUGADORES_Y_EL_CUERPO.jpg

Mejor, imposible. Todo River celebra un nuevo título, esta vez conseguido nada menos que frente a su máximo rival, Boca.

Foto: Télam

 

Redacción de El Litoral

deportes@ellitoral.com

Télam

El partido se jugó dentro de los carriles esperados, con Boca tratando de asumir el protagonismo y River bien parado en su campo y saliendo con una transición rápida por los costados, pero fundamentalmente apoyado en la gestión del retornado Gonzalo Martínez.

River era más ordenado, con una predisposición de sus jugadores para luchar cada pelota como si fuera la última, pero sin olvidarse nunca del arco de enfrente. Boca, en tanto, no encontraba respuestas en sus referentes: Carlos Tevez, perdido en la posición de “nueve”, y Pablo Pérez, que se encimaba con Nahitan Nández y no acertaba ni con la pelota ni con la marca.

El que intentaba erigirse en el dueño de la pelota en los xeneizes era entonces Edwin Cardona, pero en su búsqueda por hacerse del balón bajaba hasta su propia área, y eso le resultó fatal pasado el cuarto de hora de esa etapa inicial cuando lo tocó de atrás a Ignacio Fernández y el volante riverplatense se tiró, el árbitro Patricio Loustau sancionó la pena máxima y el “Pity” Martínez convirtió.

De ahí hasta el final de la etapa se vio entonces lo mejor de River, dominando el partido desde lo posicional, desde la posesión y circulación, y fundamentalmente desde lo anímico. Es que la pelota empezó a pasar por los ágiles pies de “Nacho” Fernández y el “Pity” Martínez con mayor frecuencia que por los de Cardona, mientras Cristian Pavón era un manojo de intentos individuales por lo general infructuosos.

Pero como estas finales, según el folclore futbolero “se ganan y no se merecen”, el técnico de River, Marcelo Gallardo, tomó este slogan al pie de la letra y apenas superados los 20 minutos del segundo tiempo ya había realizado los tres cambios, sobre todo porque ese lapso fue lo mejor de Boca en el partido. Pero en ese tiempo, paradójicamente, fue cuando River se quedó con la Supercopa por la inconmensurable tarea de Armani, que sacó cuatro “goles hechos” a Pavón, Cardona, Fabra y Nández.

Las últimas dos tapadas fueron con los pies y en la misma jugada, cuando acababa de entrar Ignacio Scocco por un imperceptible Lucas Pratto, y tras el último rebote “Nacho” Fernández tomó el balón y se lo llevó hasta el área rival, se lo cedió por la derecha a Martínez, que enganchó ante Fabra y jugó al medio para que el recién ingresado ex Newell’s, en la primera pelota que tocaba, liquidara el partido. Iban 24 minutos pero ya Boca no volvería a pisar con riesgo el área riverplatense, evidentemente “shockeado” por esa segunda conquista de su rival que fue un verdadero golpe de “nocaut” para los de Guillermo Barros Schelotto, que a diferencia de su colega riverplatense solamente realizó un cambio, haciendo ingresar a un delantero que él no quiere como Ramón Ábila por Leonardo Jara.

Pero ya era muy tarde. Y Boca volvió a perder así la tercera final consecutiva de Supercopa Argentina, primero con Arsenal, luego con San Lorenzo y finalmente con River, que 42 años después se tomó revancha de aquel mano a mano del Nacional 1976, cuando los xeneizes se impusieron 1 a 0 con gol de Rubén Suñé de tiro libre.

Pero además los Millonarios llegaron al tercer mano a mano consecutivo en el que resultaron gananciosos ante su clásico rival, ya que con Marcelo Gallardo como entrenador sacaron a los boquenses en las semifinales de la Copa Sudamericana 2014 y en los octavos de la Libertadores 2015.

Barros Schelotto: “Estamos doloridos”

El entrenador de Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto, aceptó que tanto él como sus dirigidos se fueron “doloridos por no haber podido darle una alegría a los hinchas” que llegaron en gran número para sufrir un nuevo revés ante River Plate, el tercero consecutivo en los últimos mano a mano entre ambos, después de la Sudamericana 2014 y la Libertadores 2015.

“El partido no tiene mucho análisis porque el primer tiempo fue parejo y cortado, y ellos supieron aprovechar el penal que tuvieron”, empezó a describirle a Télam el Mellizo. “En el segundo y cuando mejor estábamos jugando, no pudimos igualar y ellos en una contra lo remataron. Después seguimos buscando, como busca siempre este equipo de Boca, pero no pudimos generar situaciones”, apuntó.

Con poca autocrítica, Barros Schelotto aseguró que su discurso no iba a cambiar por la derrota. “Voy a decir lo mismo que si hubiésemos ganado, que ahora hay que prepararnos para el partido del domingo con Atlético Tucumán, porque debemos seguir defendiendo la punta de la Superliga. Nos ganaron llegando dos veces y marcando dos goles”, apuntó.

D2-C-HKVCY8WTF_930X525__1.jpg

Determinante. La actuación del arquero Franco Armani fue perfecta. Fue el responsable principal de que Boca no llegue a un merecido empate en su mejor pasaje del partido.

Foto: Gentileza Diario Clarín

El más ganador

River Plate llegó anoche a la docena de copas nacionales con la obtención de la Supercopa Argentina ante Boca Juniors, en Mendoza, y de esta manera llegó a los 48 títulos oficiales, siendo el más ganador de torneos del fútbol argentino al sumar además 37 Ligas.

“La verdad que no lo podemos explicar, porque no jugamos del todo mal. Pero el arquero de ellos sacó un par de pelotas importantes y cuando nos hicieron el segundo caímos en el descontrol”.

Pablo Pérez

Mediocampista de Boca

Gallardo: “Nuestra estrategia fue jugar mal los últimos dos meses”

El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, eligió la ironía para ponerle un título a la obtención de la Supercopa Argentina alcanzada anoche en Mendoza y sostuvo que sus dirigidos vienen “jugando mal hace dos meses como parte de la estrategia para que Boca no supiera qué íbamos a hacer”.

“Hicimos un partido muy inteligente. Hubo una entrega máxima y determinación de todos los futbolistas. Estos dos meses que nosotros veníamos jugando muy mal, fue parte de la estrategia, porque nosotros sabíamos cómo jugaban ellos, pero Boca no conocía cómo lo hacíamos nosotros”, ironizó Gallardo sin sonrisas de por medio.

“Por eso la alegría nos la damos nosotros mismos y es también para la gente de River. Estos partidos se juegan así y esconder estos dos meses de malos funcionamientos fue importante, porque Boca no tenía idea de cómo le íbamos a jugar”, insistió con manifestación burlona.

Y sobre la figura de la cancha, el arquero Franco Armani, a quien Boca también quiso en su momento, destacó que “mostró templanza, seguridad y manejo de partido. Su comportamiento fue muy sólido. Evidenció determinación y coraje como el resto del equipo. Es que sufrimos todo este tiempo porque fuimos castigados. Por eso le doy el valor que todo el hincha de River le da. Este partido para nosotros era especial, porque tiene mucha carga emocional, y el equipo dio muestra de tener lo que tiene que tener ante el que decían que es el mejor equipo por lo que venía mostrando y que para todos era el favorito. Pero yo sabía que ellos tenían la idea de que con nosotros les cuesta”, dijo.

“Quería ganar un título en la Argentina y con River. La clave del triunfo fue la presión que ejercimos en toda la cancha, con lo que ahogamos a Boca, no lo dejamos jugar, y en los contraataques que tuvimos los supimos definir. Estamos levantando de a poco, porque lo de esta noche es recién el comienzo”.

Franco Armani

Arquero de River y figura del partido

D2-B-15-03-2018_MENDOZA_EL_DIRECTOR_TECNICO_DE.jpg

Un prócer. Gallardo va camino a convertirse en el técnico más exitoso de la historia de River. Si se suman sus títulos como jugador, más que ídolo, es un prócer para el Millonario. Foto: Télam

Síntesis

Boca 0

River 2

Boca Juniors: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Paolo Goltz, Lisandro Magallán y Frank Fabra; Nahitan Nández, Wilmar Barrios y Pablo Pérez; Cristian Pavón, Carlos Tevez y Edwin Cardona.

DT: Guillermo Barros Schelotto.

River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola y Marcelo Saracchi; Ignacio Fernández, Leonardo Ponzio, Enzo Pérez y Gonzalo Martínez; Rodrigo Mora y Lucas Pratto.

DT: Marcelo Gallardo.

Goles: en el primer tiempo: 18m. Martínez (R), de tiro penal; en el segundo tiempo: 24m. Scocco (R).

Cambios en el segundo tiempo: 9m. Camilo Mayada (5) por Montiel (R), 19m. Franco Zuculini (5) por Enzo Pérez (R), 22m. Ignacio Scocco (6) por Pratto (R) y 26m. Ramón Ábila por Jara (B).

Amonestados: Fabra, Nández, Barrios, Pablo Pérez, Tevez (B). Pinola, Ponzio, Fernández (R).

Cancha: Estadio Malvinas Argentinas, de Mendoza.

Árbitro: Patricio Loustau.

D2-D-15-03-2018_MENDOZA_GONZALO_PITY_MARTINEZ_FESTEJA.jpg

Gran partido. Gonzalo “Pity” Martínez inicia el festejo de su gol, que llegó a través de un penal que abrió la cuenta en Mendoza. El “10” de River tuvo participación activa en los dos tantos.

Foto: Télam

“Son sensaciones especiales que uno tiene tras una victoria como ésta. Tuvimos una energía extra para ganarle a Boca”.

Leonardo Ponzio

Capitán de River

 



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 15 de marzo de 2018
tapa
Necrológicas Anteriores