Edición del Jueves 15 de marzo de 2018

Edición completa del día

“Offshore es corrupción” - Edición Impresa - Economía

El gobierno en la versión Kirchnerista

“Offshore es corrupción”

Agustín Rossi dijo que Caputo le mintió a los argentinos. Axel Kicillof acusó la pérdida de 62 mil empleos industriales y de la capacidad de consumo de salarios y jubilaciones.

3-15-03-2018_BUENOS_AIRES_LOS_DIPUTADOS_AXEL.jpg

Kicillof y Rossi llevaron las voz cantante contra el gobierno. Puertas adentro, el debate de la unidad los enfrenta con los que creen que Cristina debe dar un paso al costado.

Foto: Télam

 

Redacción de El Litoral

economia@ellitoral.com

Télam

“La (empresa) offshore no estará tipificada en el Código Penal, pero es corrupción. Y si no quiere decir que es corrupción, es falta de ética. En su gobierno, la ética es tan invisible como el crecimiento económico que dijo el presidente (Mauricio) Macri”, aseguró Agustín Rossi.

El presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ cuestionó al ministro de Finanzas, Luis Caputo, en su discurso de cierre de la sesión informativa del jefe de Gabinete, Marcos Peña. Para el ex ministro de Defensa kirchnerista “los depósitos en cuentas offshore se mezclan con el dinero sucio de los narcotraficantes, de los traficantes de armas y de la trata de personas, en los mismos paraísos fiscales donde los funcionarios del gobierno tienen depositado su patrimonio personal.

“Caputo mintió en 2015 y en 2016, porque dijo que no era dueño (de la offshore Noctua) y es dueño. Mintió a la Afip, mintió a la Oficina Anticorrupción, mintió a los argentinos y eso merece la renuncia”, expresó.

En el final de su discurso, Rossi sorprendió al hacerle un guiño al bloque del Frente Renovador luego de que Peña señalara que “Sergio Massa fue el jefe de Gabinete que menos vino al Congreso”. “Massa siendo jefe de Gabinete hizo lo que usted no hace: vino a contestar y sostuvo preguntas y repreguntas. Yo era jefe de bloque y me acuerdo”, recordó el santafesino tras cuestionar la metodología que impide una dinámica más fluida en los informes mensuales.

Para rematar, agregó: “También me acuerdo cuando el presidente (Macri) se dormía en las sesiones (del Congreso cuando era diputado)”.

Por su parte, el ex ministro de Economía y diputado, Axel Kicillof, acusó al Poder Ejecutivo de “estar gobernando desde un country o un barrio cerrado” porque -dijo dirigiéndose al jefe de Gabinete- “la realidad que ustedes ven no es la que sucede”.

Kicillof acusó a Caputo de “haber emitido un bono a cien años donde fueron beneficiadas empresas que le habían pertenecido” y apuntó que, “si alguien abre una cuenta en un paraíso fiscal, es porque esconde algo y no quiere pagar impuestos”. También le remarcó el crecimiento de la deuda, la caída de salarios en promedio de 7,1 % y de las jubilaciones en 8,4 % y la pérdida de 62 mil empleos industriales, aun cuando crecen los puestos de trabajo formales por los “monotributistas”.

Cárcel, plata, urnas...

Ignacio Hintermeister

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, almorzarán el martes 3 de abril con los jefes de bloques del Senado. Será en Casa Rosada, con “agenda abierta” por invitación del presidente provisional del Senado, Federico Pinedo. Estarán los oficialistas Luis Naidenoff, Ángel Rozas y Humberto Schiavoni; también asistirán los jefes de bloques de la oposición.

Fueron convocados el kirchnerista Marcelo Fuentes, el pampeano Daniel Lovera, el salteño Juan Carlos Romero, el neuquino Guillermo Pereyra, el puntano Adolfo Rodríguez Saá y la santiagueña Ada Itúrrez. Pero el nombre clave es el de Miguel Pichetto: si avanza la agenda judicial contra Cristina y se pide el desafuero, la directiva del rionegrino a su bloque será decisiva.

No todos en Casa Rosada ven esa alternativa con buenos ojos; a Cambiemos le sirve el contrapunto con los K. La cuestión es la dinámica de la interna peronista, que se debate entre los que creen que esa fuerza debe reconstituirse con la ex presidente y los que entienden que mientras ella esté en escena el justicialismo no tendrá chances. Es el dilema de Pichetto.

Sin tiempo suficiente para esperar que eso se resuelva, los gobernadores del PJ necesitan plata para seguir adelante; los intendentes peronistas de Buenos Aires ayer le pidieron a Vidal que los exima del compromiso fiscal para no gastar más de lo que tienen; eso los dejaría sin recursos con vistas a la campaña.

Los mandatarios tienen la posibilidad de negociar plata con la Rosada: se reabre la negociación de “gobernabilidad” con los dialoguistas en Diputados; el kirchnerismo quedaría aislado, el massismo viene del fracaso y no le queda territorio. Pero sabe Macri después de la reforma jubilatoria que el compromiso de los gobernadores no es garantía.

Gira el caleidoscopio en la Argentina. En el centro, por ahora, sigue el presidente; las encuestas lo sugieren ganador mientras el PJ continúa sin líder. Pero Macri, que quiere quedarse en el poder en primera vuelta, tiene antes que atravesar el “segundo” segundo semestre, que promete inflación baja. Eso, o volver girar.

La unión del peronismo

El ex jefe de gabinete kirchnerista y actual dirigente randazzista, Alberto Fernández (ayer se reunió con Sergio Massa), aseguró que “el gobierno tiene una enorme preocupación por pensar en la unión del peronismo” y dijo que ésa es la razón que “los lleva a desacreditar cualquier tipo de acercamiento que ocurra”. Señaló que el camino de unidad -en el que trabaja luego de reunirse con Francisco y tras un acercamiento con Cristina- “es un proceso lento, pero necesario”, al punto que -indicó- constituye “un dato insoslayable” si se pretende que la oposición pueda imponerse al presidente Mauricio Macri en 2019.

“Van a intentar por todas las vías hacerle sentir a la gente que el peronismo no tiene sentido, que conlleva a los mismos de siempre y que la unidad es que (Hugo) Moyano vuelva”, sostuvo el dirigente porteño, sobre la certeza de que “el pasado decepciona a mucha gente”.

Recalcó que “la unidad también supone la necesidad de construir una alternativa de futuro, a la vez que visualizó la posibilidad de que para 2019 surjan “figuras inesperadas” como candidatos.

“Macri ha dividido al espacio opositor y con el 35/40 por ciento que tiene le alcanza para ganar elecciones porque ese porcentaje es un sector social muy reactivo al peronismo”, concluyó Fernández.

Si seguían los K

“La inflación va a la baja” y “recuperamos 260 mil empleos formales. No alcanza, pero ya estamos igual que en 2015. La diferencia es que si hubiera continuado el kirchnerismo estaríamos mucho peor que en 2015”, ensayó Mario Negri. Recordó el radical que “el justicialismo gobernó 22 de los 33 años de democracia. Escondían las estadísticas, decían que teníamos menos pobres que Alemania”, recordó. “Entre 2003 y 2015 la inflación fue del 800%. En 2015, los subsidios equivalían al 3,6 del PBI. 23.000 millones de dólares hacían falta para sostener las tarifas. Gastaron 100.000 millones de dólares para beneficiar a los que daban la vuelta carnero en las piletas de natación en zona norte”.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 15 de marzo de 2018
tapa
Necrológicas Anteriores