Edición del Miércoles 10 de octubre de 2018

Edición completa del día

Negociaciones por el presupuesto - Edición Impresa - Economía

Confianza oficialista

Negociaciones por el presupuesto

El peronismo federal y el massismo aportarían los votos decisivos para que el 24 de octubre se vote en general y en particular en Diputados.

Redacción de El Litoral

economia@ellitoral.com

NA

El proyecto de ley de Presupuesto 2019, que ya contaría con la cantidad de adhesiones suficientes para obtener dictamen la semana que viene en comisión, será votado en general y en particular en una única vez en la sesión prevista para el próximo 24 de octubre en el recinto de la Cámara de Diputados.

Fuentes del oficialismo de la Cámara Baja confirmaron que ésta será la modalidad de votación, dado que la negociación con las bancadas de la oposición “dialoguista” está encaminada y avanza a buen ritmo.

“Se está negociando artículo por artículo. Se está trabajando mucho. Nunca hubo un Presupuesto más manoseado que éste”. De todos modos, todos saben que no hay mucho margen para cambios porque no es un presupuesto expansivo”, explicaron, y confirmaron que la firma de dictamen será la semana que viene, probablemente el martes.

El debate se reanudó en la comisión de Presupuesto de la Cámara Baja, que preside el oficialista Luciano Laspina. La oposición insiste en pedir la citación del titular del Banco Central, Guido Sandleris, reclamo que Cambiemos viene rechazando.

El “grupo de los cuatro” que tiene en sus manos la tarea de pulir la letra del texto oficial -que ya sufrió algunos cambios- está integrado por Laspina, el presidente del bloque del PRO, Nicolás Massot, el diputado del bloque Justicialista Diego Bossio y el referente económico de la bancada del Frente Renovador Marco Lavagna.

Cerrado en una postura de rechazo a la iniciativa, el Frente para la Victoria se mantiene al margen de la “rosca”. Aún con la oposición dura (liderada por el kirchnerismo con la contribución del Movimiento Evita y el Frente de Izquierda) en una postura refractaria a cualquier tipo de entendimiento, las cuentas preliminares le conceden horizonte al oficialismo.

Si el Frente Renovador se abstiene, tal como se viene negociando, y el interbloque “federal” del PJ no kirchnerista vota dividido, tal como se espera, Cambiemos tendrá garantizado un Presupuesto que tiende al “déficit cero”.

Además de los votos de Cambiemos, el oficialismo logró el compromiso de acompañamiento del Frente Cívico por Santiago (6 diputados, aunque Mirta Pastoriza está enferma y no acudiría a la sesión); también de los misioneros del Frente de la Concordia, y del bloque Evolución que lidera Martín Lousteau.

Con la promoción de la adenda fiscal, el gobierno logró destrabar el nudo que tensaba la posibilidad del acuerdo con los gobernadores, que chistaban por la reducción de las transferencias no automáticas en un 74%, así como por el traspaso de la política de subsidios a distintos servicios públicas.

La adenda, que continúa sin ingresar al Parlamento, permitirá relajar el Pacto Fiscal suscrito el año pasado de manera tal que los gobernadores puedan postergar las rebajas en impuestos como ingresos brutos, eliminar exenciones por Ganancias y subir el impuesto a los Sellos, el impuesto al Cheque y por Bienes Personales.

Al incrementar la capacidad de recaudación provincial, los gobernadores se comprometen a tolerar el traspaso de gastos que propone Nación como mecanismo de ajuste.

Ajustes vs. gastos

El FMI previó en su último pronóstico que la contracción del PBI argentino será de 1,6% en 2019, cuando el presupuesto ubica esa cifra en 0,5 %. Si el Fondo tiene razón, la recaudación del año próximo será menor a la esperada y el “ajuste” debería sumar otros $60 mil millones, según especula el periodista Max Montenegro en Infobae. Mientras el Fondo “ajusta” los pronósticos, el Congreso discute más gastos: los subsidios al gas son un ejemplo.

Los subsidios energéticos devengados acumulados a agosto de 2018 alcanzaron los $91.862 millones y crecieron $20.857 millones respecto del mismo período de 2017, lo que representa un aumento del 29,4% en el acumulado a agosto de 2018, según un estudio del Instituto Argentino de la Energía (IAE).

“Los aumentos más importantes acumuladas a agosto de 2018 fueron para Cammesa que aumentó 57,5% y Enarsa con un incremento de 311% frente a igual período del año anterior”. “Los incrementos en las transferencias están vinculados con la devaluación de la moneda y su impacto en los combustibles que hicieron crecer los subsidios energéticos un 204% en agosto con relación a igual mes del año anterior”.

El informe puntualizó que “las transferencias para gastos de capital fueron $8.028 millones durante los primeros ocho meses de 2018, reduciéndose en un 38,1% respecto de igual período de 2017”.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Miércoles 10 de octubre de 2018
tapa
Necrológicas Anteriores