Edición del Miércoles 10 de abril de 2019

Edición completa del día

Cuando el dolor se transforma en arte - Edición Impresa - Opinión Opinión

2 de abril, Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil (*)

Cuando el dolor se transforma en arte

22-E1276901471922.jpg

Hans Christian Andersen, autor de clásicos infantiles tales como “El patito feo”, “La sirenita”, “La cerillera”.

Foto: Archivo El Litoral

María Luisa Miretti (**)

Su talento logró superar la mediocridad de la época y aquellos que se le burlaban porque era feo, torpe y homosexual hoy yacen en el olvido, mientras que él se convirtió en un clásico imposible de eludir, con obras tales como “El patito feo”, “La sirenita”, “La cerillera” y tantas otras que proyectaron su fantasía, su pesadumbre y elaborada imaginación, creando al mismo tiempo estructuras de avanzada en su poética, tanto en la poesía, como en el relato.

El duelo generado por las sucesivas pérdidas (su padre, su madre, luego sus amores más cercanos) provocaron que su libido se desviara hacia otro objeto: el propio del campo artístico, las marionetas, el canto, pero su debilidad se fortaleció al amparo de la escritura.

Las enormes carencias materiales padecidas y las reiteradas postergaciones (incluidas las humillaciones soportadas, algunas apenas esbozadas y reconocidas) lograron su cauce en la escritura y se plasmaron en su enorme obra (más de 150 cuentos y cantidad de poemas). Las penurias soportadas que hubieran podido hundirlo en profundas depresiones y lánguidas quejas petrificantes hicieron de él, sin embargo, un creador que supo reaccionar al padecimiento psíquico con respuestas estéticas asombrosas.

La tristeza, la inhibición, la represión y las burlas soportadas en su vida volvieron a escena en reproducciones estéticas que aún perduran, convirtiéndolo en un clásico, más allá de las espantosas mutilaciones padecidas tanto por la industria del cine como por las editoriales, que en burdas adaptaciones comerciales han hecho verdaderos desastres con muchos de sus títulos.

Leer a Andersen es volver a descubrirlo en cada página por su calidez, su humanidad y muy especialmente su calidad estética.

(*) En honor al natalicio de Hans Christian Andersen, quien a pesar de vivir marginado y en la pobreza más absoluta, dijo “la vida es el cuento más maravilloso”.

(**) Extracto del Ensayo de próxima aparición: Hans Christian Andersen. Cuando el dolor se transforma en arte. Ediciones Eh!

Las penurias soportadas que hubieran podido hundirlo en profundas depresiones y lánguidas quejas petrificantes hicieron de él, sin embargo, un creador que supo reaccionar al padecimiento psíquico con respuestas estéticas asombrosas.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Miércoles 10 de abril de 2019
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?