Edición del Jueves 19 de setiembre de 2019

Edición completa del día

Arabia Saudita y EEUU estudian una “respuesta” conjunta a Irán - Edición Impresa - Aldea Global - Internacionales Aldea Global

Unidos para acusar

Arabia Saudita y EEUU estudian una “respuesta” conjunta a Irán

De concretarse, será en represalia al ataque a dos refinarías de petróleo. “No tememos a enemigos grandes ni pequeños”, respondió el jefe de la Guardia Repúblicana iraní.

24-A-5F9AA000E22C2A07.jpg

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo dialoga con el rey saudí Salman bin Abdulaziz Al Saud.

Foto: DPA

 

Redacción El Litoral

redaccion@ellitoral.com

Telam

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, y el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman, se reunieron en Jeddah para coordinar una respuesta a los ataques contra refinerías petroleras de Arabia Saudita, de los que ambos culpan a Irán.

Pompeo y Bin Salman “acordaron que este fue un ataque inaceptable y sin precedentes que no solo amenazó la seguridad nacional de Arabia Saudí, sino que también puso en peligro (...) el suministro mundial de energía en general”, informó en un comunicado oficial la diplomacia norteamericana.

Ambos líderes también convinieron ayer en “la necesidad de que la comunidad internacional se una para contrarrestar la continua amenaza del régimen iraní y acordaron que el régimen iraní debe rendir cuentas por su comportamiento agresivo, temerario y amenazante”.

El sábado pasado, dos refinerías de la petrolera estatal saudita Aramco, clave para el abastecimiento mundial de crudo, fueron atacadas con drones y misiles causando una reducción de cerca del 50% de su producción.

La acción fue reivindicada por los rebeldes hutíes del Yemen, apoyados por Irán, pero la coalición internacional que opera en ese país liderada por Arabia Saudita y Estados Unidos, sostiene que las armas utilizadas eran iraníes.

En paralelo a la visita de Pompeo, los países que integran la Alianza Estratégica de Oriente Medio (MESA, en inglés) -Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Bahrein, Kuwait, Omán y Estados Unidos- mantuvieron reuniones ayer y hoy en Washington.

En un comunicado conjunto, los socios de la MESA informaron que durante las reuniones abordaron el ataque contra las refinerías saudíes “que buscaba alterar los mercados petroleros y la estabilidad regional”.

“El ataque subraya la continua importancia de la cooperación entre los socios de la MESA para fortalecer la seguridad, la paz y la estabilidad regional, promover y expandir las oportunidades económicas, y fortalecer y asegurar sectores críticos de energía”, apuntaron.

Enérgica respuesta

Por su parte el comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria iraní, Hosein Salami, afirmó hoy que no temen a sus “enemigos grandes ni pequeños”, en un discurso de tono guerrero que coincide con las conversaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita sobre una eventual acción militar contra Irán tras el ataque a la petrolera Aramco.

“Nuestros soldados, basijis (voluntarios islámicos) y guardias están preparados con los ojos abiertos en las fronteras y no estamos preocupados por los enemigos grandes ni pequeños”, advirtió el general en un discurso durante una ceremonia.

Salami subrayó que Irán ha superado esas preocupaciones y que “el enemigo es muy consciente de ello”, recogió la agencia de noticias semioficial iraní Mehr citada por EFE.

“Nos hemos vuelto tan poderosos que se ven obligados a vincular cualquier incidente con nosotros mediante afirmaciones falsas”, agregó, en alusión a las acusaciones de Washington y Riad sobre la autoría de Teherán en el reciente ataque a la petrolera saudita Aramco que causó conmoción mundial y un fuerte aumento en el precio de los combustibles.

Los rebeldes hutíes del Yemen, alineados con Irán y enfrentados a Arabia Saudita en el conflicto que azota al país, se atribuyeron los ataques del sábado, pero Estados Unidos responsabilizó desde el principio a la nación persa.

Las autoridades iraníes negaron su implicación y defendieron el derecho de los insurgentes yemeníes a contraatacar, al la vez de advertir a Estados Unidos que responderán de modo “aplastante” en caso de agresión.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, quien ayer estuvo en Arabia Saudita analizando eventuales represalias por el ataque, aseguró que el golpe múltiple contra las instalaciones de Aramco fue un “ataque iraní” y “no vino de los hutíes”.

Por su parte, Arabia Saudita insistió en que fueron efectuados con 18 drones y siete misiles iraníes lanzados desde el Norte y no desde Yemen.

El portavoz del Ministerio de Defensa saudita, Turki al Malki, subrayó ayer que el ataque “incuestionablemente estaba respaldado por Irán”, aunque evitó confirmar si los proyectiles fueron disparados desde su territorio.

Expertos de la ONU han salido ya con rumbo a Arabia Saudíta para investigar estos ataques, que el secretario general de la organización, António Guterres, calificó de “escalada dramática” en el golfo Pérsico.

En esta estratégica zona se han registrado en los últimos meses ataques contra petroleros y buques cisterna de los que Estados Unidos también responsabilizó a Irán, que negó cualquier vinculación con los mismos.

Un experto en rehenes, nuevo asesor de Seguridad Nacional

Trump designó asesor de seguridad nacional a Robert O’Brien, su enviado para asuntos de rehenes y una figura muy conocida dentro de los círculos políticos republicanos.

O’Brien sustituye al despedido John Bolton en momentos de fuertes tensiones con Irán y de incertidumbre sobre Afganistán tras la interrupción del diálogo de paz con los rebeldes talibanes.

El anuncio de su nombramiento llega una semana después de que Trump destituyera a Bolton por diferencias políticas y un día después de que el mandatario republicano dijera que O’Brien era uno de los cinco candidatos que evaluaba.

O’Brien “ha trabajado conmigo por un buen tiempo en asuntos de rehenes y tenemos un tremendo historial de éxito” en la materia, dijo Trump a periodistas en una pista de aterrizaje en el aeropuerto internacional de Los Ángeles.

“Robert ha estado fantástico; nos conocemos bien”, agregó, horas después de haber anunciado su elección a través de Twitter.

O’Brien, parado al lado de Trump, dijo que era un “privilegio” haber sido nombrado para asumir ese cargo.

“Tenemos una serie de desafíos”, señaló y agregó que la prioridad del gobierno era seguir manteniendo seguro a Estados Unidos y reconstruyendo las Fuerzas Armadas.

El funcionario número uno para la seguridad nacional estadounidense -la cuarta persona que ocupa el cargo en dos años- dijo que asesorará de manera privada a Trump sobre la situación en Arabia Saudita, informó CNN.

Su designación se interpretó como una victoria del secretario de Estado, Mike Pompeo, que no se llevaba bien con Bolton y que promete cobrar un mayor protagonismo en las decisiones de Trump con la llegada del nuevo asesor, al que dio su visto bueno.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 19 de setiembre de 2019
tapa
Necrológicas Anteriores