https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 23.11.2015
17:22

Opinión (por Gustavo J. Vittori)

Cristina lo hizo



Opinión (por Gustavo J. Vittori) Cristina lo hizo

Por Gustavo J. Vittori


Cristina lo hizo. Suya es la derrota, aunque jamás la reconozca.


Scioli fue una circunstancia, una figura no querida por el kirchnerismo que llevó hasta el final el chaleco de fuerza impuesto por Cristina. Y pese a todo no le fue tan mal, ya que perdió la competencia electoral por poco más de dos puntos porcentuales.


Esa reducida distancia opacó rápidamente en las mesas del análisis periodístico la hazaña de lograr lo que hasta poco tiempo antes, la mayoría creía imposible: derrotar a un gobierno que hasta ahora maneja con discrecionalidad y arbitrariedad todos los recursos del Estado, un gobierno cuyos cheques mensuales pagan sueldos, pasividades, subsidios y asistencias de distinto tipo a la mayor parte de la población argentina. Y que mediante el fabuloso incremento del gasto público -1.170 por ciento desde 2007-, y una expansión aun mayor en los subsidios a la energía -1.700 por ciento-, consiguió crear la sensación de que las cosas no están tan mal, sensación aumentada por la venta de dólar ahorro -significativo subsidio para turistas e, incluso, para quienes venden luego los dólares en el mercado ilegal a fin de suplementar sus ingresos mensuales-, el programa de precios cuidados y las promociones de compra con tarjetas de crédito en 12 y 18 cuotas sin interés.


Para el ciudadano común es difícil discernir que en el mediano y largo plazos todos estos “regalos” del Estado cuestan muy caro. Que integran el recetario de todo populismo para lograr “la felicidad del pueblo”, pero que como demuestra la historia, caso tras caso, son inconsistentes e insustentables. La contracara es la emisión de moneda sin respaldo; la inflación crónica, que día a día come los bolsillos que el mismo Estado llena con dinero que se volatiliza; la falta de previsibilidad producida por continuos emparches que buscan tapar lo evidente; el descalabro de los precios relativos; la puja por la distribución de un ingreso real decreciente; la ausencia de destino.


Todavía hoy Cristina habla de la necesidad de sostener el modelo. ¿Qué modelo? porque su gobierno termina con indicadores que poco tienen que ver con los del ciclo que se iniciara con Néstor Kirchner en 2003.


Hoy se advierte una dramática caída de las reservas del Banco Central, atraso cambiario con fuerte impacto en las economías regionales y el universo de la actividad industrial exportadora; carencia de divisas para afrontar el pago de insumos, piezas y equipos necesarios para que funcionen las empresas del país -públicas y privadas-; severo freno a la generación de empleo; insólito quebranto de la competitiva ruralidad nacional y aumento sostenido de la pobreza. Cuestiones todas que el inédito, fenomenal y sistemático fraude estadístico estatal no consigue ocultar.


Lejos quedaron aquellos años iniciales de la dura y exitosa renegociación de la enorme deuda externa argentina, de los superávits mellizos -fiscal y comercial- como fórmula que brindaba objetiva solidez económica, de la renovación cualitativa de la Corte Suprema de Justicia de la Nación con las consiguientes garantías republicanas; y del acceso de la ciudadanía a la información pública como efectivo modo de control democrático respecto de las acciones de la administración general del Estado.


De esos pilares sólo queda en pie la Corte Suprema, ahora maldecida por el oficialismo a causa de que ha honrado su papel institucional irguiéndose como límite a la desaforada pulsión de poder del kirchnerismo maduro.


Desde 2007, la versión cristinista del kirchnerismo -pese a su proclamada preocupación por la calidad institucional- inició un voraz recorrido de acumulación de poder que en la reelección de 2011, con el apoyo del 54 por ciento de los votos emitidos, se manifestó en la consigna presidencial del “Vamos por todo”. Ya antes había tomado envión el desmontaje sistemático de los organismos públicos de control y los abusos cotidianos contra personas, grupos y empresas que asumieran posiciones críticas respecto de distintas políticas oficiales. 

Pero recién en ese momento Cristina explicitó lo que guardaba in pectore. Y esa proclama despertó de golpe a muchos argentinos. Máxime cuando distintos adláteres manifestaron su voluntad de reformar la Constitución Nacional para abrirle las puertas de la reelección a una “Cristina eterna”, según proclamara Diana Conti. De paso, como proponía Luis D’Elía, era una buena oportunidad para arrancarle al texto constitucional la trama de normas republicanas y allanar el camino a la absolutización del poder “revolucionario”. En ese escenario, el jefe -la jefa- del movimiento nacional populista reuniría en su puño, a la manera de los emperadores romanos del siglo I, el totum del poder. 


Esos excesos encendieron alarmas que activaron resistencias sociales, entre ellas la que ayer consagró mediante el voto popular a Mauricio Macri presidente electo de la Argentina, enorme desafío que el fundador del PRO y líder de Cambiemos deberá asumir de aquí en adelante. Como quedó claro en los festejos de ayer y en su primera conferencia de prensa de esta mañana -una novedad en sí misma- aspira a gobernar de una manera que contrasta con la de Cristina: en diálogo con las otras expresiones políticas y abierto a las demandas del periodismo; también, a las necesidades y oportunidades que plantean la sociedad y al mundo; en equipo, según aprendió en su largo paso por Boca Juniors; lejos de la tentación de la autosuficiencia, que crea barreras impenetrables. El tiempo dirá si lo consigue. 




Lo más visto
A un año del accidente, la nena que cayó de un cuarto piso quiere volver a caminar - Yazmín. La nena sigue su recuperación a un año del accidente que le cambió la vida. -
Área Metropolitana
Una sobrina de José Alperovich lo denunció por abuso sexual -  -
Sucesos
Salen al rescate del club de bochas Echeverría -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?