https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 23.08.2017 - Última actualización - 12:20
12:17

OPINIONES DESDE LA ARQUITECTURA Y EL DISEÑO

Producción y consumo: dos caras de un ambiente sostenible

Dos expertos provenientes de distintos campos de investigación y trabajo coincidieron en un congreso organizado por la FADU (UNL) y en este diálogo con El Litoral. Cambio climático, concientización y medidas urgentes.

 

La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UNL fue sede -entre el miércoles y el viernes de la semana pasada-, del IX Congreso Regional de Tecnología de la Arquitectura que reunió a expertos locales, nacionales e internacionales. El eje de la convocatoria fue “Arquitectura, diseño y tecnología en la construcción sostenible del ambiente”. El Litoral dialogó con Guillermo Enrique González, Doctor en Arquitectura y director del Instituto de Acondicionamiento Ambiental de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán, y con Nicolás García Mayor, diseñador industrial experto en desarrollos destinados a la ayuda humanitaria y preservación del medio ambiente, entre ellos Cmax System, un innovador refugio destinado a víctimas de catástrofes y conflictos bélicos. Dos generaciones, dos campos diferentes de formación y trabajo, pero -como se verá- más de una coincidencia. - ¿Desde cuando se incorpora el concepto de sustentabilidad a la arquitectura? Gonzalo: - En la Facultad de Arquitectura de Tucumán el concepto de sustentabilidad se viene encarando desde hace mucho tiempo. Tuve la suerte de que un profesor me llevara a California cuando me recibí y ahí hice mi posgrado en Arquitectura Bioclimática. Lo que faltó fue la transmisión a la sociedad de los cuerpos normativos que regulen el tema para que la aplicación sea de carácter obligatorio o de consenso, para que la gente se dé cuenta de que eso es útil y va a vivir mejor si sus comportamientos son sustentables. - No es obligación construir una casa con una perspectiva sustentable. - No, para nada. Normalmente los ejemplos que vemos, tanto en nuestro país como en la mayoría de los países del mundo van más orientados a satisfacer una condición de belleza que a satisfacer las condiciones de vida de las personas que van a habitar los edificios o las ciudades que hacemos. - Aún así, hay desarrollos muy avanzados en el país y este congreso reunió a expertos para debatir este tema. - Hace más de dos décadas tenemos normas Iram de alcance nacional pero hasta ahora son de aplicación solamente en edificios públicos. Y, si bien son muy parciales, es un buen inicio para encarar un comportamiento futuro donde sea normal que todos los diseñadores tengan que pasar por el filtro de una reglamentación que establezca los valores límites de afectación al medioambiente. EL PODER DEL CONSUMIDOR Desde el campo del diseño industrial, García Mayor no duda en que “somos los grandes responsables de la producción masiva, con lo cual tenemos una tarea importante en la elección de materiales, en el proceso y en todo lo necesario para poder obtener un producto. En ese sentido, desde el primer momento en que uno comienza a tomar estas decisiones puede afectar gravemente el ambiente o puede beneficiarlo”. Y explica: “Se puede desarrollar un proceso productivo que afecte menos al medio ambiente y que genere mayor capacidad laboral, que en el momento del proceso y el transporte de estos bienes sea evaluado también el packaging y la forma de trasladarlos. Son temas que mundialmente se tienen en cuenta y requiere de cambios culturales. Cultura viene de cultivo, de volver a sembrar esta idea y de cosecharla lo antes posible porque el clima nos da permanentes mensajes de que este no es el camino, que tenemos que buscar caminos sustentables”. “La buena noticia es que el cambio no es solamente de un profesional, es también del consumidor. Hoy esa conciencia está, hay personas que prefieren utilizar un elemento que no afecte en el ambiente aunque salga un poco más caro. Lo mismo ocurre con la energía: cada vez se conoce más su relación con el impacto ambiental”, aporta. - ¿Ese cambio se está produciendo en Estados Unidos, que es donde vivís? ¿Cómo ves en este sentido a la Argentina? - En la ciudad donde nací, Bahía Blanca, se está haciendo un parque eólico muy grande. Recuerdo reuniones de hace 15 años en la Unión Industrial hablando de la posibilidad que tiene Argentina como sector eólico y recuerdo que uno de los grandes desafíos que nos planteaban como diseñadores era cómo transportar esa energía al mundo. Porque en el tema específico de energía eólica no se necesita tanto de vientos fuertes como de vientos constantes, y en sectores de la Patagonia se dan esas circunstancias, tenemos territorio para darle energía al mundo siete veces. Contamos con grandes alternativas para salir de los recursos tradicionales que son los fósiles y tienen gran impacto ambiental. Todo esto se ve siempre a escalas políticas y empresariales, pero el poder lo tiene también el consumidor -insistió., que puede elegir y es el que maneja el mercado. Cuanto más educación tengamos en el consumo, más cambios se van a generar”. La preocupación no es solo local: “Recuerdo un evento en Europa, donde estábamos reunidos con distintas empresas líderes como Ferrari y Renault, y hablamos de la necesidad del cambio urgente que necesita el cuidado del planeta. Hay avances que se han dado, por ejemplo, en la industria del tabaco. Antes se fumaba en los aviones, en los aeropuertos, en las universidades -cuando estudiaba se fumaba en el aula- y hoy todo esto se prohibió y es ilógico pensar en que alguien fume en un avión. Pero eso pasaba hace poco. Entonces, cuando los cambios son buenos, ocurren rápido”. DOCENCIA “Si bien cuando hay personas en grave riesgo se entiende que hay que hacer algo, los ciudadanos de los distintos países no entienden todavía la relación que existe entre el uso que se hace de la energía, de los materiales, de los ciclos de vida con lo que está pasando con el cambio climático. Tendremos que seguir haciendo docencia para que la mayor cantidad de políticos se den cuenta de que algo hay que hacer y tiene que ser bastante urgente”. Guillermo Enrique González. EN EQUIPO “El trabajo en equipo desde las distintas profesiones es uno de los puntos más importantes. La necesidad es tan grande que no están sobrando soluciones; al contrario, una solución con profesionalismo va a ser bienvenida. Esta es una población global que hoy está conectada y sabemos que los cambios empiezan con un pequeño porcentaje pero se pueden expandir rápidamente”. Nicolás García Mayor. EL MARCO El IX CRETA fue impulsado por facultades miembros de la Red de Tecnología en Arquitectura de las Universidades Nacionales del Litoral, La Plata, Nordeste, San Juan; la Facultad de Arquitectura, Arte y Urbanismo de la Universidad Nacional de Asunción y la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República. Foto: Mauricio Garín




OPINIONES DESDE LA ARQUITECTURA Y EL DISEÑO Producción y consumo: dos caras de un ambiente sostenible Dos expertos provenientes de distintos campos de investigación y trabajo coincidieron en un congreso organizado por la FADU (UNL) y en este diálogo con El Litoral. Cambio climático, concientización y medidas urgentes.   Dos expertos provenientes de distintos campos de investigación y trabajo coincidieron en un congreso organizado por la FADU (UNL) y en este diálogo con El Litoral. Cambio climático, concientización y medidas urgentes.  

Nancy Balza
nbalza@ellitoral.com

 

La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UNL fue sede -entre el miércoles y el viernes de la semana pasada-, del IX Congreso Regional de Tecnología de la Arquitectura que reunió a expertos locales, nacionales e internacionales. El eje de la convocatoria fue “Arquitectura, diseño y tecnología en la construcción sostenible del ambiente”.


El Litoral dialogó con Guillermo Enrique González, Doctor en Arquitectura y director del Instituto de Acondicionamiento Ambiental de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán, y con Nicolás García Mayor, diseñador industrial experto en desarrollos destinados a la ayuda humanitaria y preservación del medio ambiente, entre ellos Cmax System, un innovador refugio destinado a víctimas de catástrofes y conflictos bélicos. Dos generaciones, dos campos diferentes de formación y trabajo, pero -como se verá- más de una coincidencia.


- ¿Desde cuando se incorpora el concepto de sustentabilidad a la arquitectura?


Gonzalo: - En la Facultad de Arquitectura de Tucumán el concepto de sustentabilidad se viene encarando desde hace mucho tiempo. Tuve la suerte de que un profesor me llevara a California cuando me recibí y ahí hice mi posgrado en Arquitectura Bioclimática. Lo que faltó fue la transmisión a la sociedad de los cuerpos normativos que regulen el tema para que la aplicación sea de carácter obligatorio o de consenso, para que la gente se dé cuenta de que eso es útil y va a vivir mejor si sus comportamientos son sustentables.


- No es obligación construir una casa con una perspectiva sustentable.


- No, para nada. Normalmente los ejemplos que vemos, tanto en nuestro país como en la mayoría de los países del mundo van más orientados a satisfacer una condición de belleza que a satisfacer las condiciones de vida de las personas que van a habitar los edificios o las ciudades que hacemos.


- Aún así, hay desarrollos muy avanzados en el país y este congreso reunió a expertos para debatir este tema.


- Hace más de dos décadas tenemos normas Iram de alcance nacional pero hasta ahora son de aplicación solamente en edificios públicos. Y, si bien son muy parciales, es un buen inicio para encarar un comportamiento futuro donde sea normal que todos los diseñadores tengan que pasar por el filtro de una reglamentación que establezca los valores límites de afectación al medioambiente.


EL PODER DEL CONSUMIDOR

 

Desde el campo del diseño industrial, García Mayor no duda en que “somos los grandes responsables de la producción masiva, con lo cual tenemos una tarea importante en la elección de materiales, en el proceso y en todo lo necesario para poder obtener un producto. En ese sentido, desde el primer momento en que uno comienza a tomar estas decisiones puede afectar gravemente el ambiente o puede beneficiarlo”.


Y explica: “Se puede desarrollar un proceso productivo que afecte menos al medio ambiente y que genere mayor capacidad laboral, que en el momento del proceso y el transporte de estos bienes sea evaluado también el packaging y la forma de trasladarlos. Son temas que mundialmente se tienen en cuenta y requiere de cambios culturales. Cultura viene de cultivo, de volver a sembrar esta idea y de cosecharla lo antes posible porque el clima nos da permanentes mensajes de que este no es el camino, que tenemos que buscar caminos sustentables”.


“La buena noticia es que el cambio no es solamente de un profesional, es también del consumidor. Hoy esa conciencia está, hay personas que prefieren utilizar un elemento que no afecte en el ambiente aunque salga un poco más caro. Lo mismo ocurre con la energía: cada vez se conoce más su relación con el impacto ambiental”, aporta.


- ¿Ese cambio se está produciendo en Estados Unidos, que es donde vivís? ¿Cómo ves en este sentido a la Argentina?


- En la ciudad donde nací, Bahía Blanca, se está haciendo un parque eólico muy grande. Recuerdo reuniones de hace 15 años en la Unión Industrial hablando de la posibilidad que tiene Argentina como sector eólico y recuerdo que uno de los grandes desafíos que nos planteaban como diseñadores era cómo transportar esa energía al mundo. Porque en el tema específico de energía eólica no se necesita tanto de vientos fuertes como de vientos constantes, y en sectores de la Patagonia se dan esas circunstancias, tenemos territorio para darle energía al mundo siete veces. Contamos con grandes alternativas para salir de los recursos tradicionales que son los fósiles y tienen gran impacto ambiental. Todo esto se ve siempre a escalas políticas y empresariales, pero el poder lo tiene también el consumidor -insistió., que puede elegir y es el que maneja el mercado. Cuanto más educación tengamos en el consumo, más cambios se van a generar”.


La preocupación no es solo local: “Recuerdo un evento en Europa, donde estábamos reunidos con distintas empresas líderes como Ferrari y Renault, y hablamos de la necesidad del cambio urgente que necesita el cuidado del planeta. Hay avances que se han dado, por ejemplo, en la industria del tabaco. Antes se fumaba en los aviones, en los aeropuertos, en las universidades -cuando estudiaba se fumaba en el aula- y hoy todo esto se prohibió y es ilógico pensar en que alguien fume en un avión. Pero eso pasaba hace poco. Entonces, cuando los cambios son buenos, ocurren rápido”.


DOCENCIA


“Si bien cuando hay personas en grave riesgo se entiende que hay que hacer algo, los ciudadanos de los distintos países no entienden todavía la relación que existe entre el uso que se hace de la energía, de los materiales, de los ciclos de vida con lo que está pasando con el cambio climático.  Tendremos que seguir haciendo docencia para que la mayor cantidad de políticos se den cuenta de que algo hay que hacer y tiene que ser bastante urgente”. 
Guillermo Enrique González.


EN EQUIPO


“El trabajo en equipo desde las distintas profesiones es uno de los puntos más importantes. La necesidad es tan grande que no están sobrando soluciones; al contrario, una solución con profesionalismo va a ser bienvenida. Esta es una población global que hoy está conectada y sabemos que los cambios empiezan con un pequeño porcentaje pero se pueden expandir rápidamente”. Nicolás García Mayor.

 

EL MARCO


El IX CRETA fue impulsado por facultades miembros de la Red de Tecnología en Arquitectura de las Universidades Nacionales del Litoral, La Plata, Nordeste, San Juan; la Facultad de Arquitectura, Arte y Urbanismo de la Universidad Nacional de Asunción y la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República.

 




Más Noticias de Política

El lado B de la política
El lado B de la política
Lo más visto
Corral decidió congelar la tarifa de colectivos al menos por seis meses - Según el intendente José Corral, las medidas nacionales sobre el congelamiento en la tarifa del transporte público por colectivos se aplicarán en la ciudad al menos durante seis meses. -
Área Metropolitana
Procrear: reabrieron la inscripción para un remate de 89 viviendas en Santa Fe -  -
Información General
"¡Ya cayó uno... pero faltan cuatro más!" - Horacio junto a Luciana, en una imagen familiar.  -
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Copa de la Superliga  Copa Sudamericana  Senado de Santa Fe  Clima en Santa Fe  En el umbral  

Recomendadas