VIVO

Emilio Jatón asume como Intendente

Expandir

Comprimir
https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 03.08.2018
8:23

“SOCAVÓN” EN LA ABADÍA

Un laberinto mental

La obra dirigida por Leo Kreimer sube a escena el sábado 4 de agosto, en el espacio de Estanislao Zeballos 3074. Nacho de Santis intepreta a un hombre confundido que, mientras construye algo con sus manos, se hace preguntas sobre cosas que ocurrieron en su pasado inmediato. “Tiene una trama de thriller psicológico que nos atrapó desde el comienzo”, dice el director, al contar por qué eligió llevar a escena la obra. 

 

“Se crea una simbiosis muy particular cuando el proceso es de un solo actor y un director”, refirió el director de la obra teatral “Socavón”. el protagonista es Nacho de Santis.  <strong>Foto:</strong> Gentileza producción“Se crea una simbiosis muy particular cuando el proceso es de un solo actor y un director”, refirió el director de la obra teatral “Socavón”. el protagonista es Nacho de Santis.
Foto: Gentileza producción

Foto: Gentileza producción



“SOCAVÓN” EN LA ABADÍA Un laberinto mental La obra dirigida por Leo Kreimer sube a escena el sábado 4 de agosto, en el espacio de Estanislao Zeballos 3074. Nacho de Santis intepreta a un hombre confundido que, mientras construye algo con sus manos, se hace preguntas sobre cosas que ocurrieron en su pasado inmediato. “Tiene una trama de thriller psicológico que nos atrapó desde el comienzo”, dice el director, al contar por qué eligió llevar a escena la obra.    La obra dirigida por Leo Kreimer sube a escena el sábado 4 de agosto, en el espacio de Estanislao Zeballos 3074. Nacho de Santis intepreta a un hombre confundido que, mientras construye algo con sus manos, se hace preguntas sobre cosas que ocurrieron en su pasado inmediato. “Tiene una trama de thriller psicológico que nos atrapó desde el comienzo”, dice el director, al contar por qué eligió llevar a escena la obra.   

 

Juan Ignacio Novak
jnovak@ellitoral.com

 

Su “misterio”. Eso fue lo que más atrajo a Leo Kreimer y a Nacho de Santis de la obra “Socavón” de Luis Cano. Por eso en la puesta que delinearon ambos (el primero como director, el segundo como actor) pusieron hincapié en el tono de thriller psicológico que rodea al único personaje, un hombre que “está construyendo algo con sus manos y que, mientras lo hace, se interroga sobre acontecimientos del pasado inmediato. Su mente está confusa y trata de clarificar algo que hicieron sus manos pero de lo que no tiene un recuerdo preciso, algo vinculado a la desaparición de su esposa y un cuchillo”. Esta versión de la obra se podrá ver el próximo sábado 4 de agosto, a partir de las 21, en el Teatro de la Abadía (Estanislao Zeballos 3074). 

 

“Es un texto profundo y al mismo tiempo abierto a múltiples interpretaciones”, explicó Kreimer a el Litoral. “Eso permite que cada uno -ya sea el director, el actor, alguien que simplemente la lee o un espectador- haga su propia interpretación. Para nosotros tiene una trama de thriller psicológico que nos atrapó desde el comienzo. Pero para hacer lo que queríamos hacer tuvimos que pedirle a Cano poder manipular un poco el material, cambiar de lugar textos y cosas así. Él fue muy generoso y nos dio vía libre. Finalmente fueron muy gratificantes sus comentarios cuando la vino a ver. Incluso elogió un final que a él no se le había ocurrido, que no estaba previsto, y con el que estuvo de acuerdo”, añadió. 

 

—¿Cómo fue el proceso de trabajo con Nacho de Santis?

 

—Largo, intenso y muy divertido. Nacho es un gran compañero de ruta. Es dúctil, propositivo, te escucha, prueba las ideas y da su propia versión de ellas. Se crea una simbiosis muy particular cuando el proceso es de un solo actor y un director. Te cura o te mata. Te hermana o te arruina la relación. con Nacho somos amigos hace años, y este trabajo nos hizo crecer juntos. Le estoy muy agradecido por haber puesto toda su confianza. Y por poner el cuerpo, ya que el trabajo físico que despliega es notable. 

 

—La obra se puso en escena varias veces ¿Viste alguna de las puestas anteriores?

 

—Nunca. Vi otras obras de Cano, incluso dirigidas por él mismo, pero hasta que Nacho no me acercó el texto no tenía conocimiento de “Socavón”. 

 

—Elegiste situar la acción en una carpintería, lo cual tiene diversas implicancias a la hora de asignarle un sentido a la obra. ¿A qué motivaciones respondió esta decisión?

 

—Básicamente responde a la idea de puesta, y del relato que tenía pensado contar desde la puesta. el protagonista está haciendo algo con sus manos. Algo que ni él mismo saber qué es, pero que en el final se revela como la gran respuesta. En nuestra versión el actor hace la escenografía en escena. No puedo agregar más nada porque sería revelar el final que, como todo thriller, debe esperar hasta lo último. Igual te aclaro que la obra se da en dos planos, el mundo real y su mente, los espacios de su mente son tan materiales como esa carpintería de la que hablás.

 

—En la sinopsis hablan de un “laberinto alucinante y real al mismo tiempo” ¿Cómo se llevó a escena este concepto?

 

—Hay dos relatos que suceden al mismo tiempo. Su mente y y la acción real que está ejecutando se entraman de manera tal que a medida que avanza la obra uno no distingue qué cosa pertenece a un mundo y qué al otro. Uno se pierde en el laberinto de su mente -al igual que él-, y sale solamente cuando ha encontrado la respuesta. Hay que decir que el diseño de sonido -impecable trabajo de Nicolás Schneerson- y el diseño de luces conducen al espectador por ese laberinto misterioso, alucinante y rematadamente desquiciado.

 

 


Temas:


Lo más visto
Perotti: "Es una etapa de trabajo en conjunto" -  -
Política
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  Alberto Fernández  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?