https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 24.10.2018 - Última actualización - 14:20
14:18

Alivio para el etanol y el biodiésel

Biocombustibles: la Nación aceptó no subir impuestos

La Casa Rosada concedió -entre otros ítems- no gravar a las energías verdes para que avance en Diputados la Ley de Presupuesto 2019. ¿Habrá otro intento del lobby petrolero?

La producción de combustibles derivados de granos oleosos es estratégica para Santa Fe. La Provincia pide subir el porcentaje de biocombustibles en el biodiésel. <strong>Foto:</strong> Archivo El LitoralLa producción de combustibles derivados de granos oleosos es estratégica para Santa Fe. La Provincia pide subir el porcentaje de biocombustibles en el biodiésel.
Foto: Archivo El Litoral

Foto: Archivo El Litoral



Alivio para el etanol y el biodiésel Biocombustibles: la Nación aceptó no subir impuestos La Casa Rosada concedió -entre otros ítems- no gravar a las energías verdes para que avance en Diputados la Ley de Presupuesto 2019. ¿Habrá otro intento del lobby petrolero? La Casa Rosada concedió -entre otros ítems- no gravar a las energías verdes para que avance en Diputados la Ley de Presupuesto 2019. ¿Habrá otro intento del lobby petrolero?

Luis Rodrigo | politica@ellitoral.com


El gobierno nacional aceptó, en las últimas horas, no gravar con más impuestos a la comercialización de los biocombustibles. El oficialismo en la Cámara de Diputados -entre otras concesiones a los bloques de la oposición- aseguró que no se sumaría al dictamen de comisión un artículo, en el proyecto de ley de Presupuesto 2019, que extendía el impuesto a los combustibles líquidos (pensado sobre la industria petrolera) a los biocombustibles.


La queja de las provincias productoras de estas energías verdes hicieron ayer sentir su voz y -en el marco de las negociaciones entre las bancadas de la Cámara Baja del Congreso de la Nación- cayó la idea de tratar por igual a los derivados energéticos de la caña de azúcar o el maíz, con los subproductos de los recursos de origen fósil.


La Nación había impulsado un artículo por el que sólo quedaran exentos del cobro de impuestos apenas el 12% de biodiésel con que se corta el diésel que expenden las estaciones de servicio, lo mismo que el 10% de alcohol de caña que llevan las naftas. Por sobre esos porcentajes, toda otra comercialización hubiera tenido que pagar los mismos impuestos que los derivados del petróleo.

 

Presión de la Liga Bioenergética


La Liga Bioenergética que forman las provincias de Santa Fe, Tucumán, Salta, Jujuy, Córdoba y Santiago del Estero presionó ayer sobre la Casa Rosada para impedir el avance de esa iniciativa, que iba a discutirse en el seno de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que preside un santafesino: Luciano Laspina (PRO).


La Liga fue ayer convocada por la secretaria de Estado de la Energía de Santa Fe, Verónica Geese. También empresarios de las cadenas de valor del maíz y de la caña, productores de biodiésel y diputados nacionales por Santa Fe acudieron a la reunión impulsada por la funcionaria.

 

El sector teme que el poder de lobby de la industria del petróleo presione para frenar los proyectos en marcha -especialmente impulsados desde el gobierno de Santa Fe- para aumentar el corte de biocombustibles en los combustibles, y para hacer funcionar las flotas del transporte público de pasajeros con combustibles de fuentes renovables.


Hoy 400 unidades en Rosario usan biocombustible en un 25% de todo su consumo, y ya hay 3 colectivos que funcionan con “B 100”, es decir, biocombustibles al 100%, sin una gota de derivados fósiles.


Rodenas, Marcucci y Ramos


Los diputados nacionales por Santa Fe Alejandra Rodenas (Nuevo Espacio Santafesino), Alejandro Ramos (Primero Argentina) y Hugo Marcucci (UCR-Cambiemos) asistieron a la reunión convocada por el gobierno santafesino para cuidar la competitividad de los biocombustibles.


Como provincia productora, la Casa Gris pidió a los diputados nacionales que representan a los santafesinos que asistan a una reunión, en la Casa de Santa Fe en Capital Federal, junto a la Liga Bioenergética que también forman Tucumán, Salta, Jujuy, Córdoba y Santiago del Estero, empresarios del sector y funcionarios para debatir el trato impositivo nacional para las energías verdes.


A las convocatoria acudieron sólo 3 de los 19 diputados nacionales por Santa Fe. Hubo dos del peronismo: la ex jueza Rodenas, que representa a un sector liderado por los senadores provinciales del PJ, y un dirigente del sur provincial que el año pasado abandonó el kirchnerismo: el ex intendente de Granadero Baigorria y ex secretario de Transporte de la Nación, Ramos, que formó parte del ministerio a cargo de Julio De Vido.


También concurrió Marcucci, ex senador provincial por La Capital, un radical enrolado en el oficialismo nacional y a nivel local en el denominado Grupo Universidad, que no pocas veces -contra su propio bloque- elevó su voz para quejarse cuando la Nación perjudica a Santa Fe. 


En cambio, llama la atención la ausencia del ex ministro de la Producción de Santa Fe, el diputado nacional Luis Contigiani, que disolvió el bloque del Partido Socialista en la Cámara Baja del Congreso y cambió por Frente Progresista, Cívico y Social.


En comunicación con El Litoral, la secretaria de la Energía de Santa Fe, Verónica Geese, dijo que los diputados del oficialismo “han descartado por ahora” la modificación de los impuestos a los biocombustibles.


Sin embargo, dijo que las autoridades provinciales y sus funcionarios se mantendrán “alertas” porque “seguramente el gobierno nacional va a insistir con esta idea que perjudicaría muy seriamente a las cadenas de valor de la caña y del maíz en la producción de bioenergías”.


Geese dijo que si bien el tema ya no figura en el proyecto de ley de Presupuesto 2019, “puede ocurrir que se envíe otra iniciativa normativa, por separado”.


Subrayó que el impuesto imaginado por las autoridades nacionales “muestra que no se termina de entender la gran diferencia que hay entre las energías renovables y lo que son las energías tradicionales”.


Quejas de empresas


Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, dijo en declaraciones al diario Clarín que “resulta contradictorio promover el mayor uso de combustibles biológicos y al mismo tiempo aumentar su carga tributaria”, en obvia alusión al gobierno nacional.


Como se sabe, la Casa Rosada apuntó a gravar el porcentaje de los combustibles renovables que se comercializarían en forma voluntaria por fuera del corte estipulado, con el mismo tipo de impuesto que se aplica a los combustibles líquidos, aunque con relativas rebajas.


Según se supo, el biodiésel iba a quedar con una alícuota del 92% del impuesto a los combustibles líquidos que tributa el gasoil y el bioetanol con el 74% del correspondiente a la gasolina.


“En este sentido, la industria de biocombustibles propone analizar un aumento en el impuesto al carbono que tributan la nafta y el gasoil, en línea con las recomendaciones que están dando importantes organismos internacionales, de manera de compensar la carga tributaria que eventualmente recibirían los biocombustibles que se usen voluntariamente”, dice el diario mencionado.

 




Lo más visto
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  Alberto Fernández  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?