https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 13.11.2018 - Última actualización - 10:48
10:45

Murió el creador de superhéroes

Stan Lee: "El extraño caso del Dr. Banner and Mr. Hyde"

Foto: Archivo El Litoral




Murió el creador de superhéroes Stan Lee: "El extraño caso del Dr. Banner and Mr. Hyde"

Prof. Martín Duarte | martinm_duarte@hotmail.com

 

La muerte vence en el universo Marvel

 

Murió a los 95 años cuando todos pensaban que era indestructible como Iron- man o inmortal como Thor. No pudieron salvarle la vida los ejércitos que él formó: ¡se fue Stan Lee (Stanley Lieber) luego de crear un mundo paralelo que comenzó en las historietas y se coronó en el cine a nivel mundial! Creó un universo alternativo que se dio el gusto de habitar con pase de comedia y en incontables cameos: cada vez que se hacía una peli de “Marvel”, los espectadores estaban al acecho de la aparición furtiva del “padre de la criatura”. El titiritero Stan Lee mostraba los hilos, trasponía el límite de la pantalla o las viñetas y hacía de su tarea creativa otra parte del juego: ¿Qué es real y qué es ficción? ¿El autor es fagocitado por sus criaturas? ¿Quién le da la vida a quién?

 

“No soy yo cuando me enojo”: el hombre y la bestia.

 

Como homenaje, quiero detenerme en Hulk: el personaje creado por Lee y Jack Kirby en el ’62. ¿Qué quiere decir su nombre en inglés? La palabra designa a una persona o cosa gigante, pesada, torpe (“a large, heavy, awkward person or thing”): una suerte de “mole” o “armatoste” o “masa”. Hulk: es el lado salvaje del doctor Bruce Banner; aparece cuando el científico se enfurece de manera incontrolable; ambos comparten el mismo cuerpo.

 

La primera aparición lo presenta como “La mole/cosa increíble: el hombre más extraño de todos los tiempos” (“The Incredible Hulk: the strangest man of all time”). La tapa pone a Banner en primer plano y, a sus espaldas, a Hulk de color gris (no era verde como se lo ve hoy en los “Avengers” del séptimo arte). Entre signos de exclamación dice: “¡Fantasía como te gusta!” Y se interrogaba: “¿Es él un monstruo o un hombre o ambas cosas?” La historieta cuenta que Bruce Banner, es un científico civil que trabajaba en un proyecto para el ejército (la bomba gamma) bajo la supervisión del General Ross quien más tarde se convertirá en su peor pesadilla además de ser su suegro (Banner es el prometido de Betty Ross). El día de la prueba del arma -a pocos minutos de la detonación- un joven –Rick Jones- está en la zona de impacto. Bruce va al rescate; salva al muchacho y recibe de lleno toda la potencia de la bomba. A partir de allí su cuerpo sufre alteraciones, se convierte en otro, se le despierta su contracara violenta, destructiva, fortachona, gigantesca y bestial. Experimenta esa metamorfosis cada vez que pierde el control de sus emociones y da paso a una ira incontenible.

 

En los 70, la adaptación televisiva protagonizada por Bill Bixby (Banner) y Lou Ferrigno (Hulk) dice en su introducción: “David (Bruce) Banner, médico y científico, busca la forma de explorar la fuerza oculta que todo humano tiene. De pronto, una sobredosis accidental de rayos gamma altera la química de su cuerpo. Ahora, cuando David Banner se disgusta o se indigna, ocurre una asombrosa metamorfosis… la ira impulsa a la criatura… La criatura es buscada por un asesinato que no cometió. Se cree que David Banner ha muerto: y es que quiere que el mundo sepa que así fue… hasta que pueda encontrar la manera de controlar el violento espíritu que mora dentro de él.” El latiguillo de la serie era: “¡Señor McGee, no me haga enojar; no soy yo cuando me enojo!” McGee es un periodista incansable y obsesionado con descubrir la verdad que sólo comparten Bruce y los televidentes. Cada entrega muestra la solitaria, angustiante e interminable fuga del científico-vagabundo por caminos inciertos: quiere pasar desapercibido pero Hulk lo delata cuando se libera. El fondo musical de “El tema del hombre solitario” de Joe Harnell acentúa la tragedia que experimenta en cuerpo y alma el personaje que encarna Bill Bixby.

 

Hyde: el pariente cercano de Hulk

 

Indudablemente, Lee y Kirby se inspiran en la obra de Stevenson: “El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde” (1886). A su vez, dicen que el escritor escocés se inspira en la doble vida del ladrón de guante blanco, William Brodie: a) por un lado, diácono de la Corporación de Artesanos y Masones, presidente de la Cámara de Comercio de Edimburgo, miembro del Consejo Municipal y un respetable hombre de negocios dedicado a la fabricación de cajas fuertes y a la reparación de cerraduras y de todo tipo de mecanismos de seguridad; b) por el otro, un ladrón que aprovecha su arte de cerrajero y sus contactos en la cumbre de la sociedad para amasar una fortuna, ser el jefe de una banda de delincuentes, tener dos amantes con varios hijos y darle rienda suelta a su ludopatía. La doble vida de Brodie se esfuma cuando es delatado: muere en la misma horca que había diseñado jactándose de la maravilla de su invento.

 

Cuentan también que Hyde se gesta – en gran proporción- en los sueños de Stevenson. Una anécdota señala: "A altas horas de la mañana" recuerda la señora Stevenson "fui despertada por gritos de horror de Louis. Pensando que tenía una pesadilla le desperté. Él me dijo furioso '¿Por qué me has despertado? Estaba soñando un dulce cuento de terror.' Yo le había despertado en la escena de la primera transformación."

 

Lo cierto es que “hide” en inglés significa: “oculto”. A lo largo de la novela: el abogado Utterson quiere resolver el enigma secreto que une a su amigo y cliente, Jekyll (un profesional respetable de la alta sociedad londinense), y a Hyde (un ser deforme, violento, atemorizante y despiadado). Estamos frente a un “caso”: un caso policial, un caso experimental de laboratorio, un caso moralizante, un caso para el diván del psicólogo o para el psiquiatra. Es decir, esta aventura tiene todos los condimentos del terror, el policial, la ciencia ficción y la novela psicológica. El lector es testigo de la investigación que lleva adelante Utterson: junta pistas y ata cabos sueltos junto al abogado. La confesión final de Jekyll es la prueba contundente que resuelve el caso: el doctor toma un brebaje que lo convierte en Hyde (su lado oscuro, oculto y opuesto); vive una doble vida durante largo tiempo hasta que la contracara no se conforma con salir de su prisión de a ratos y desea liberarse de su carcelero.

 

Foto: Archivo El Litoral


Pasando en limpio: ¿Qué une a Hulk y Hyde? Ambos son el resultado de científicos que usan su cuerpo como rata de laboratorio; el secreto juego de la doble identidad se convierte en su propia perdición; el ensayo de laboratorio se les va de las manos y se vuelve peligroso para la sociedad; el cuerpo humano es el campo de batalla donde se traban en lucha un costado civilizado y otro casi primitivo; se plantea el límite moral y ético de la ciencia; las emociones se desbordan, aflora la ira y sus consecuencias son catastróficas; se insinúa que quien no pone irresponsablemente freno a sus impulsos – tarde o temprano- deberá pagar por sus actos (la primera condena pasa por una conciencia abrumada que no da tregua).

 

Con el paso del tiempo, el planeta Marvel enriqueció la biografía del hombre increíble: aparecieron versiones de múltiples colores; a su alrededor se conformó una familia “superpoderosa”; y se lo incluyó en la fabulosa agrupación de los “Avengers”. Por supuesto, presenciamos la separación “quirúrgica” del hombre y de la bestia: cada uno por su parte inicia nuevos caminos. A su vez saboreamos: un “Banner-Hulk”, la mole con el cerebro del científico; un “Bannerless-Hulk”: un gigante con la influencia suspendida de su contraparte; un “War-Hulk”, una suerte de jinete del Apocalipsis; un “Mindless Hulk”, ser descerebrado con ira y fuerza inconmensurables; un “Hulk-joven-maestro” de pelo largo y barba situado en el contexto de una hipotética tercera guerra mundial. Y esto sólo por citar.

 

Hulk: héroe y villano alternativamente. Con su pantalones desgarrados, pasea su furia desmesurada y su fuerza sobrehumana por los pasillos del cosmos Marvel. Nadie es ejemplar a tiempo completo. Un gran poder implica una gran responsabilidad en su ejercicio. ¡¿Quién no fue una especie de Hulk alguna vez?! Más de una vez nos hemos desconocido en la cancha de fútbol o al volante de un auto: “¿en qué me convertí cuando reaccioné de esa manera en la cola del banco?” ¿Sufrimos una inesperada “metamorfosis” originada por la furia y/o por influjo de algún brebaje que consumimos en exceso?

 

Hoy Hulk llora lágrimas gamma en la tumba de su padre. ¡Gracias, Stan Lee, por poblar de aventuras nuestras vidas cotidianas!  


Además tenés que leer:



Más Noticias de Escenarios & Sociedad

Lo más visto
Leyendas hechas sonido - “Lo que yo planteaba en la tesis era que los saberes orales de a poco van desapareciendo, pero me encontré con que seguían circulando en espacios más reducidos”. -
Educación

Leyendas hechas sonido

Combustibles: podrían volver a subir los precios -  -
Economía
150 kilos de marihuana incautados en barrio Siete Jefes -  -
Sucesos
Cantard lanzó su candidatura a intendente por Cambiemos - Breve perfil. Cantard tiene 57 años y es diputado nacional. Fue rector de la UNL, decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, y secretario de Políticas Universitarias de la Nación. -

Recomendadas