https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 19.11.2018 - Última actualización - 9:50
9:48

Números que alarman

La dura realidad de San Jorge: los suicidios superan la media nacional

Las cifras en la localidad del departamento San Martín generan escalofríos. En casi dos años hubo 16 personas que se quitaron la vida, de las cuales el 50% son jóvenes de entre 15 y 21 años de edad. Ante la preocupante situación, profesionales conformaron un Comité de Emergencia -que proporcionó los números- para prevenir futuros casos.

Una vista de la ciudad del departamento San Martín, donde un grupo de profesionales está intentando abordar a fondo la problemática de los suicidios Foto: Google Images




Números que alarman La dura realidad de San Jorge: los suicidios superan la media nacional Las cifras en la localidad del departamento San Martín generan escalofríos. En casi dos años hubo 16 personas que se quitaron la vida, de las cuales el 50% son jóvenes de entre 15 y 21 años de edad. Ante la preocupante situación, profesionales conformaron un Comité de Emergencia -que proporcionó los números- para prevenir futuros casos. Las cifras en la localidad del departamento San Martín generan escalofríos. En casi dos años hubo 16 personas que se quitaron la vida, de las cuales el 50% son jóvenes de entre 15 y 21 años de edad. Ante la preocupante situación, profesionales conformaron un Comité de Emergencia -que proporcionó los números- para prevenir futuros casos.

Rodrigo Pretto

 

Las altas cifras de suicidio en San Jorge prendieron todas las luces de alerta. Los números superan la media nacional y asustan. En casi dos años se registraron 16 casos. Alarmados por la problemática, diferentes actores formaron un Comité de Emergencia mediante el cual involucran a diferentes profesionales para comenzar a exponer el escenario, analizar el contexto y prevenir futuras muertes.


Los números fríos son mucho más que una simple estadística. Hablar de la problemática genera escalofríos. Desde hace algunos años las cifras fueron creciendo. Por eso, persiguiendo un objetivo en común, un Comité de Emergencia comenzó a visibilizar el dramático momento. Y a pesar que explicaron que tiempo atrás la localidad atravesó por alguna ola de suicidios, los registros nunca alcanzaron los números actuales.

 

Por eso, desde aquel entonces, equipos vinculados a salud y educación comenzaron a abordar dicho escenario. Y desde enero del 2017, luego de entrever este gran flagelo, las reuniones se hicieron más frecuentes -quincenales-.


“Los psicólogos y asistentes sociales son las dos profesiones que más abundan dentro de este equipo de trabajo. Los números son fríos y no muestran la realidad de allegados a personas que toman la decisión de quitarse la vida. Al mostrar números es cuando más llamamos la atención y es el momento en el cual la gente puede detenerse a analizar la situación”, explicó María Inés Vagliente, psicóloga del grupo de profesionales.


De acuerdo a datos estadísticos, en una ciudad como San Jorge con algo más de 20.000 habitantes, el promedio de suicidios ronda en tres casos anuales. Sin embargo, la situación rompe con todo esquema y supera ampliamente la media nacional. “Desde enero de 2017 hasta el momento llevamos 16 muertes por esta causa. Y de ese total, nueve son jóvenes de entre 15 y 21 años de edad. Esto es lo que alarma, que arrastramos esta problemática desde inicios del año pasado, este 2018 aún no terminó y continúan sucediendo estas situaciones”.


La Organización Mundial de la Salud señala que por cada persona que se quita la vida, existen 135 intentos de suicidio. “Si pensamos en eso, en San Jorge tenemos un número escalofriantes que es un total de 2.025 personas que intentaron o piensan en quitarse la vida en el último año y medio”, disparó alarmada Vagliente quien, además, agregó que los casos no siempre se hace públicos en su totalidad.


La problemática es delicada y complicada a la vez. Por eso, luego de cada encuentro quincenal el equipo de trabajo se lleva conclusiones. Actualmente cuentan con los análisis de cada situación ocurrida en la localidad. “Tratamos de evaluar caso a caso y, después, de hacerlo de manera más global. Pero tenemos en claro que debemos comenzar a hablarlo. Es un tema muy sensible y existen muchos prejuicios sobre el suicidio. Pero hay que empezar a debatirlo siempre con el sumo respeto de las familias y allegados de personas que han pasado por esta situación. Y ocurre en diferentes ámbitos sociales, desde los medios y diferentes áreas profesionales, hasta en los clubes. Es fundamental comprender los signos de alarma, los lugares donde concurrir, las conductas de las personas que nos pueden dar algún indicio de que algo está ocurriendo”, indicaron.


Y pese a que es sumamente difícil dar con las causas de las drásticas decisiones personales, existen patrones ante cada caso. Desde el Comité de Emergencia indicaron que al tratarse de casos multicausales, las raíces tienen principios sociales, económicos y psicológicos. “Al tener 16 suicidios hasta el momento, existen 135 personas alrededor de cada uno de ellos que lo están sufriendo. Entonces hay duelos que están en trámites, toma de decisiones, familias que no están ensambladas. Pero no podemos olvidarnos del factor adicciones, que ronda y atraviesa a los diferentes casos. El análisis es muy social y pueden existir patologías psiquiátricas o psicológicas, pero no es lo único. Si fuese algo reducido atacaríamos la problemática de manera más fácil. Pero al ser muy amplia escapa a un equipo de salud solamente”.


El grupo de trabajo se focaliza en las diferentes metodologías de prevención. Sugieren que la comunidad se detenga a escuchar y evite naturalizar un discurso de tristeza y angustia que concluye en ganas de dejar de vivir. También aconsejan saber los lugares a los cuales es necesario concurrir para pedir ayuda en determinadas ocasiones. “El suicidio no está asociado a la locura, sino a momentos que pasan los seres humanos. Esto se puede prevenir si estamos atentos. Los cambios de conductas en las personas son indicios. Quienes son sociables y de repente se encierran y no hablan, están dando señales”, indicó Vagliente.


Siguiendo por la misma senda, la psicóloga explicó que se debe hacer hincapié en las redes sociales. Es que en la actualidad la comunidad global se encuentra atravesada por estas herramientas y muchas situaciones emocionales se demuestran a través de la pantalla. “Los adultos deben estar atentos de lo que expresan los adolescentes y las causas por las cuales se detienen demasiadas horas frente a una computadora. Entonces al determinar algunos factores que llaman la atención, hay que recurrir a los centros de ayuda y es ahí donde los equipos entran a funcionar”.


Y entre todos los números escalofriantes, un dato que llama la atención es que el 50% se trata de jóvenes que no superan los 21 años de edad. Vagliente vinculó las causas que sufren adolescentes en la exclusión social, la falta de proyectos de vida y la poca atención de los adultos. “No existe un único responsable. En esto todos tenemos nuestro grado de culpa. Y no quiero decir que las personas mayores no quieren mirar lo que sucede, sino que a veces no pueden hacerlo. Hago referencia a que a un joven lo rodean diferentes actores, desde un padre y una madre, hasta una tía, abuela, profesores deportivos y escolares. Ellos necesitan un proyecto de vida y depende de políticas diferentes a lo largo del tiempo. Pero creemos que las familias están en crisis como parte de la sociedad, y poder centrarnos de otro lado nos lleva a adelantarnos a determinadas conductas. Después existe entre adolescentes una cuestión identificatoria”, sostuvo.


Para finalizar, desde el equipo de trabajo de San Jorge dejaron en claro que si bien los números impactan socialmente, detrás de cada caso existen familias que sufren y tienen pérdidas de seres queridos. Por eso encausan, también, las tareas de postvención proceso de duelo vivido por allegados a víctimas de muerte como consecuencia de un suicidio . “Es complicado trabajar en esto porque hay familias desechas que quedan detrás de cada suceso trágico”, concluyó la psicóloga.


 

Un equipo de prevención

 

El comité de emergencia que se reúne en la ciudad en forma quincenal.Foto: Gentileza Eduardo Gómez

 

El Comité de Emergencia está constituido por el Equipo de Salud Mental del Samco San Jorge, el Área de Prevención de Adicciones y el Servicio Pedagógico, ambos de la Municipalidad, el Equipo Socio Educativo de la Región VIII, el Área local de la Niñez, y la Justicia Penal Juvenil.

 


Cada uno de los profesionales que componen cada sector atiende su función pero de manera coordinada para promover propuestas en común y apoyar las de los demás para impulsar medidas preventivas.


“De eso estamos hablando, de ver cómo el suicidio se aborda de una manera multisectorial. Esto no es un problema únicamente de salud, sino hay que observarlo también desde la educación, la justicia y de un costado social”, indicó Vagliente.


 

El grupo de trabajo se focaliza en las diferentes metodologías de prevención. Sugieren que la comunidad se detenga a escuchar y evite naturalizar un discurso de tristeza y angustia que concluye en ganas de dejar de vivir.

 

Desde el Comité de Emergencia indicaron que al tratarse de casos multicausales, las raíces tienen principios sociales, económicos y psicológicos. “Al tener 16 suicidios hasta el momento, existen 135 personas alrededor de cada uno de ellos que lo están sufriendo”, dijeron.




Más Noticias de Regionales

Lo más visto
Las extrañas formas de las nubes tras la tormenta  -  -
Área Metropolitana
Salarios: gobierno buscará acotar aumentos al 23 %  -  -
Economía
Vignatti viajó de última a Brasil y se reúne con Comesaña -  -
Las fotos de la tormenta en la ciudad -  -

Recomendadas