https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 25.01.2019 - Última actualización - 17:12
17:07

Esperando el 3 de febrero

Martina Oriozabala, una joven con ilusiones

Con solo 17 años, consiguió la clasificación para participar de la próxima edición, tras imponerse en el selectivo. Su padre, fue un gran nadador de aguas abiertas.

Martina está feliz. La representante del Club Mendoza de Regatas, cumplirá el sueño de estar presente en la edición que se llevará a cabo el domingo 3 de febrero venidero. <strong>Foto:</strong> gentileza Gustavo RogéMartina está feliz. La representante del Club Mendoza de Regatas, cumplirá el sueño de estar presente en la edición que se llevará a cabo el domingo 3 de febrero venidero.
Foto: gentileza Gustavo Rogé

Foto: gentileza Gustavo Rogé



Esperando el 3 de febrero Martina Oriozabala, una joven con ilusiones Con solo 17 años, consiguió la clasificación para participar de la próxima edición, tras imponerse en el selectivo. Su padre, fue un gran nadador de aguas abiertas. Con solo 17 años, consiguió la clasificación para participar de la próxima edición, tras imponerse en el selectivo. Su padre, fue un gran nadador de aguas abiertas.

El Litoral | losandes.com.ar

 

La mendocina Martina Oriozabala Frettes se transformará el domingo 3 de febrero venidero en la nadadora más joven de la historia en haberse clasificado para el Maratón Santa Fe-Coronda, lo que por supuesto es motivo de una especial satisfacción.

 

A los 17 años, la representante del Club Mendoza de Regatas, es consciente de lo que significa este logro para su carrera deportiva.

 

* “El año pasado fui a ver el Maratón y me deslumbró. Es un evento único, una fiesta de la natación; es hermoso cómo lo vive la gente en todo el recorrido. Desde ese momento me propuse correrla y me preparé para la clasificación”.

 

* “Está claro que por ser una carrera internacional, la clasificación es necesaria. Los que ya la han corrido pueden anotarse, pero los que nunca lo habíamos hecho, debíamos conseguirlo a través de esa forma. Yo gané la carrera femenina y fui tercera en la general, con un tiempo de 4 horas 10 minutos en el selectivo y de esa manera conseguí clasificarme, por lo que soy la mujer más joven en lograrlo. Igual la clasificación es sólo la mitad de la prueba, ahora hay que correr el doble el 3 de febrero”.

 

Es oportuno recordar que su padre, Gustavo Oriozabala, fue un gran nadador de aguas abiertas, por lo que seguramente buena parte de la pasión que Martina siente por la especialidad, la heredó de el.

 

Cuando se la consultó sobre que espera sentir durante la exigente competición, no dudó en responder.

 

* “Apenas salís tenés que ir viendo con quien te acoplás. Además, cómo es río te van dando muchas indicaciones, es algo en lo que hay que concentrarse especialmente. Si estás sola, te ponés a pensar en que te duele todo y que te querés ir ya”.

 

* “Cuándo vas nadando, hay momentos en los que te sentís rebien y otros momentos en los que te bajás; es lo que se conoce como pozo y del que es muy difícil salir. Ahí es cuando tenés que tener la fortaleza de pensar en todo lo que hiciste durante el año para llegar a estar ahí. Que te levantás a las cinco de la mañana para entrenar; que te perdés un montón de cosas; que vas al colegio dormida, etc. En la clasificación me pasó faltando un kilómetro: venía llorando bajo el agua y me duró unos cuántos minutos, pero seguí porque pensé que no podía tirar todo en ese momento”.

 

Más detalles

 

En la continuidad de la nota realizada por los colegas del Diario Los Andes, Martina Odriozabala habló sobre la alimentación y la hidratación durante la carrera.

 

* “Son elementos que recibís desde el bote guía. En mi caso, como batatas; pero hay gente que come bananas. En ese momento te ponés a nadar de espaldas y lo tragas. La hidratación es como una vara que te pasan y desde allí tomás. Cuando fui a la clasificación bajé tres kilos, pero en ocho horas seguramente voy a bajar más. Por eso es recomendable ir un poco excedida de peso, porque los kilos que bajás al principio son grasa y la grasa es energía. Cuando se te acaban las grasas y la energía, el cansancio ataca el músculo y ahí sí que no llegás”.

 

En la continuidad de la nota, se la consultó porqué había elegido las aguas abiertas.

 

* “Yo tengo problemas de ansiedad y cuando entro a la pileta me siento muy nerviosa, pero no me pasaba en las aguas abiertas. Es otra cosa, porque no tenés que seguir un andarivel, ni dar vueltas. Vas mirando otras cosas, la gente que está en los alrededores. Además, como yo soy fondista, me cuesta tomar ritmo y en la pileta no tengo tiempo. Y lo bueno es que es un desafío constante, no sólo en lo físico sino también en la mente. Tenés que resolver problemas muy rápido: la boya está acá, me tengo que ir, tengo la adelante que la tengo que pasar, etc”

 

Por último, la joven mendocina habló sobre sus expectativas para la próxima edición del “Maratón más lindo del mundo”.

 

* “El objetivo es llegar. No creo que pueda ganar y tampoco me lo pongo como objetivo. Es mi primera experiencia y la quiero disfrutar, ni siquiera me importa el tiempo. Vivir esa fiesta desde adentro es una alegría. Cuando vi la carrera el año pasado me largué a llorar, imaginate lo que va a ser ahora cuando cruce la llegada”.

 

* “En la clasificación mi guía fue Fernando Fleitas, ganador de la Santa Fe-Coronda en 1991, y ahora iré  con Rafael Pérez (ganador en 2003), quien además a guiado a muchísima gente. De hecho, el año pasado estuvo con Guillermo Bértola, el último ganador”.

 

Por último, vale indicar que en Mendoza, el grupo de trabajo está compuesto por Claudio Capezzone, Roberto Del Podio y Luciano Farías, tres grandes deportistas de la provincia cuyana.


Temas:


Lo más visto
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  

Recomendadas