https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 31.01.2019 - Última actualización - 13:51
13:47

Declaración

Taxista asaltada: "Estuve unos minutos en el infierno"

La mujer permanece hospitalizada. “Siento mucho miedo... no sé si voy a volver trabajar”, dijo.

Georgina se repone de sus lesiones en un sanatorio privado. Foto: Danilo Chiapello.




Declaración Taxista asaltada: "Estuve unos minutos en el infierno" La mujer permanece hospitalizada. “Siento mucho miedo... no sé si voy a volver trabajar”, dijo. La mujer permanece hospitalizada. “Siento mucho miedo... no sé si voy a volver trabajar”, dijo.

Danilo Chiapello | El Litoral

 

Los dolores físicos la atormentan, pero no tanto como sus pensamientos. “Eso es lo peor... cuando pienso en mis hijos y en que pude morir. Entonces me largo a llorar”, dice Georgina acongojada.

 

Recostada en una cama de un sanatorio privado, Georgina trata de recuperarse de sus lesiones. Pero de ratos los fantasmas vuelven.

 


“No sospeché nada”

 

“La verdad nunca intuí que podía pasar algo malo. Primero porque la zona donde tomé el pasaje (Aristóbulo del Valle y Lavaise) no era peligrosa. Segundo porque el destino que me dieron (López y Planes y Quintana) no me hacía sospechar nada. Ahí está cerca la Policía Comunitaria”, narró Georgina en diálogo con El Litoral.

 

De los “pasajeros” sólo recuerda que eran “un hombre y una mujer de unos 30 años” y que durante el viaje iban hablando entre ellos sin que nada llamara su atención.

 

 “Al llegar a destino me piden que cruce López y Planes por Quintana y ni bien crucé la Policía Comunitaria, me pasan una soga por el cuello empiezan a apretarme. La chica se ubicó en el asiento del acompañante y me ordenan que siga manejando. No se ponían de acuerdo para donde ir. Me llevaron de un lado para otro hasta que terminamos en calle La Paz, antes de llegar a Iturraspe”.

 

La mujer asaltante fue quien más golpeó a Georgina, mientras le gritaba a su compinche “¡matala... matala!”.Foto: Danilo Chiapello.

 

 

 

La mujer pegaba

 

Ya a merced de los malvivientes “me empezaron a pegar y a pedirme plata. Yo les di la billetera pero querían más. El que me tenía del cuello empezó a apretarme más fuerte y no me dejaba respirar. Mientras, la mujer me pegaba en las costillas y en las piernas”. 

 

“En un momento, me dicen que ponga las manos en el volante, pero yo no quería. Ahí me apretaron más del cuello. Pongo las manos y les digo que se lleven el auto. Pero me contestaron que no lo querían, porque sabían que tiene GPS”, relató.

 

Luego, “Me encintan las manos contra el volante y revolvieron todo el auto. En eso, la chica comenzó a gritar ¡matala... matala! No sé si lo hacía para asustarme o era otra cosa. Ella era la más violenta”, precisó.

 

 

Desesperada

 

Más adelante, Georgina comentó que “en esos momentos en lo único que pensaba era en mis hijos (es madre de un adolescente de 15 años y otro de 13). Es por ellos que tengo que seguir peleando”.

 

“Tenía desesperación, porque tenía miedo de que volvieran. No sabía como soltarme las manos, no podía comunicarme. Fue algo terrible. En los 4 años que llevo como taxista jamás viví una situación semejante. Nunca tuve miedo. Y eso que siempre hice el turno de noche. Yo tomaba mis recaudos. Pero los delincuentes se van superando y siempre ganan”, lamentó.

 

Respecto a sus lesiones manifestó que “los médicos me dijeron que tengo lesiones encefalo-craneales. Y que los dolores van a ir pasando. Tengo una fisura en el maxilar inferior y ahora están estudiando la zona de las costillas y los pulmones”. 

 

“Pensaba no puedo morir así...”

 

El mal rato vivido por Georgina no sólo dejó secuelas físicas, sino que también se hace sentir a nivel emocional. 

 

 * “A medida que van pasando los días me voy poniendo peor. Me dan ataques de llanto y de pánico cuando recuerdo. Me pongo a pensar. Cómo hago para superar esa sensación del tipo que se sienta atrás tuyo y te puede atacar”. 

 

* “Hoy no sé cuándo voy a volver a trabajar. No estoy en condiciones anímicas óptimas. Estoy con mareos y otras dolencias. Y además está el tema del miedo. Quedé muy temerosa. Cada vez que pienso en volver al auto, me largo a llorar. Creí que me mataban. Sobre todo cuando me apretaban del cuello. Pensaba no puedo morir así” .

 

 

Pase a otro canal

 

Sola y desesperada, Georgina pasó otro momento desopilante cuando accionó el botón antipánico.

 

“Los ladrones me sacaron la llave del auto y se fueron. Yo quedé un rato y veo que pasan unos ‘trapitos’ por Iturraspe. Toqué bocina pero no advirtieron nada. Como pude con el dedo del pie toqué el botón antipánico hasta que logré engancharlo. Lo que me enojó es que me contestaban ‘pase a otro canal’. Imaginate..., me pedían eso y yo con las manos atadas. Luego de 15 minutos llegó la policía”. 

 

 

 


Temas:



Más Noticias de Sucesos

Lo más visto
Un empate que no le sirve a ninguno -  -
Actualidad Sabalera
Tres detenidos por la pelea trágica en el Dique 1 -  -
Sucesos
Falleció un motociclista en la RN 168 -  -
Se construyen 260 kilómetros de nuevas rutas en Santa Fe -  -
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Clima en Santa Fe  Colón  Unión  Senado de Santa Fe  Dólar Hoy  Selección Argentina de Fútbol  Lionel Messi  

Recomendadas