https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 27.03.2019
15:06

Tribunales

Comenzó el juicio oral por un crimen que partió a una familia

Verónica Flores fue asesinada de un tiro en 2015 por tratar de defender a su hermano, que también resultó herido. Él declaró ahora contra la versión de sus propios padres y hermanas. Actualmente sería pareja de una hermana del acusado, con quien tiene un bebé.

Foto: Archivo El Litoral




Tribunales Comenzó el juicio oral por un crimen que partió a una familia Verónica Flores fue asesinada de un tiro en 2015 por tratar de defender a su hermano, que también resultó herido. Él declaró ahora contra la versión de sus propios padres y hermanas. Actualmente sería pareja de una hermana del acusado, con quien tiene un bebé. Verónica Flores fue asesinada de un tiro en 2015 por tratar de defender a su hermano, que también resultó herido. Él declaró ahora contra la versión de sus propios padres y hermanas. Actualmente sería pareja de una hermana del acusado, con quien tiene un bebé.

Maximiliano Ismael Rodríguez comenzó a ser juzgado este martes por un crimen ocurrido en diciembre de 2015 en las calles de barrio Santa Rosa de Lima, en la ciudad de Santa Fe. Está acusado de matar a Verónica Flores, una joven que tenía 25 años y recibió un balazo en el corazón cuando trató de salvar a su hermano, mientras era atacado por el asesino. El crimen provocó una ruptura en la familia de la víctima y dejó sin su mamá a tres pequeños, que presenciaron todo.


A fines de 2015, el río Paraná había crecido a niveles de alerta, obligando a muchos vecinos de zonas costeras a evacuar sus casas. Tal era el caso de Verónica, que debió escapar de su vivienda en Varadero Sarsoti. La mujer y sus tres hijos -una beba de 11 meses y dos nenes de 3 y 8 años- se refugiaron en casa de su madre, donde ocurrió la tragedia. “Vino buscando ayuda y le pasó esto”, dijo antes de romper en llanto su madre, Nora.


Todo pasó en el Pasaje Mitre, a metros de calle Moreno, frente a la casa de los padres de Verónica. La siesta del lunes 28 de diciembre de 2015 fue tórrida en la ciudad. La sensación térmica superó los 50°C, según reflejan los archivos de los medios de prensa locales. Los chicos y algunos grandes se refrescaban con agua corriente en el patio delantero de la vivienda. Iván Flores, hermano de Verónica, tenía 17 años y estaba sentado afuera, sobre un carro.


En ese momento irrumpió el asesino, revólver en mano, y tras una discusión comenzó a dispararle. El adolescente fue alcanzado por un proyectil pero logró correr hasta donde estaba su familia. En ese momento, salió Verónica en su defensa y recibió un tiro en el pecho. La bala -en su recorrido- le atravesó el corazón, le perforó un pulmón y le dañó el hígado, según reveló luego la autopsia. “Me duele”, alcanzó a susurrar. No tenía oportunidad. Murió desangrada antes de llegar al Hospital Cullen, arriba de una camioneta policial que la llevó de urgencia. Iván tuvo más suerte. Fue operado y se recuperó.


Soja


Este martes declaró la familia de Verónica. Su madre, su padre y sus hermanas apuntaron directamente contra el imputado. Palabras más, palabras menos, todos coincidieron en sus declaraciones. En base a sus testimonios, Maximiliano Rodríguez (que hoy tiene 23 años) fue el asesino. Este joven era amigo de Iván, pero días antes habían discutido y la pelea terminó “a las piñas”. Aparentemente, juntos habían cargado “una banda” de bolsas con soja en uno de los tantos descarrilamientos del tren, pero sólo uno de ellos se quedó con el dinero de la venta.


Para los familiares, la escalada de violencia terminó esa siesta, cuando apareció “Maxi” en una moto roja tipo “cross” y abrió fuego con un revolver negro y largo. Todos ellos aseguraron haber visto al imputado empuñando el arma y disparando, mientras ellos suplicaban que no tire más, porque había “criaturas”. Paradójicamente, Iván negó todo.


Cuñados


El hermano de Verónica, que en un primer momento implicó a Rodríguez en sus declaraciones ante la Policía de Investigaciones y el Ministerio Público de la Acusación (MPA), dijo en la audiencia del juicio que Maximiliano no era el responsable. Que había mentido, forzado por su madre, y que el asesino seguía libre por las calles del barrio.


Los fiscales del caso, los doctores Ana Laura Gioria y Martín Torres, buscaron demostrar con sus testigos que este muchacho actualmente es pareja de una hermana del presunto asesino, con quien además tiene un bebé de meses. Esto último fue reconocido por el propio Iván Flores cuando declaró.


Homicidio


El tribunal a cargo del debate está compuesto por los jueces Jorge Patrizi (presidente), Héctor Candioti y Gustavo Urdiales.


Maximiliano Ismael Rodríguez está acusado como autor del delito de homicidio calificado (por el empleo de arma de fuego) de Verónica Graciela Flores y como autor de la tentativa de homicidio calificado de Iván Alejandro Flores.


Por estos dos hechos, los fiscales Gioria y Torres adelantaron que solicitarán la pena de 24 años de prisión de cumplimiento efectivo para el acusado.


“Pesadilla”


“Este es un momento que Maximiliano esperaba, porque es la oportunidad que tiene de demostrar su inocencia. Lo que le pasó es la pesadilla de cualquier ciudadano y todavía está con prisión preventiva por un delito que no cometió”, aseguró Néstor Darío Pereyra, abogado defensor del imputado.


Además tenés que leer:



Más Noticias de Sucesos

Lo más visto
Velan al "Huevo" Toresani -  -
Sucesos
Ya ni los pingos se salvan -  -
Campolitoral
¿Hacen falta más universidades?  -  -
Colón tiene un compromiso muy grande con su gente -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  Unión  Colón  Clima en Santa Fe  Elecciones 2019  Conociendo al Candidato  

Recomendadas