https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 09.04.2019 - Última actualización - 26.04.2019 - 12:02
6:49

Es precandidato a intendente de Cambiemos

Cantard: "Aspiro a que en 4 años se note que completamos los servicios esenciales"

Sin competencia en las PASO, buscará en las generales de junio ser el sucesor de José Corral. Dice que la inseguridad es “la mayor demanda” de los vecinos y, a su vez, “el gran fracaso del gobierno provincial”.

“Combatir la pobreza estructural no tiene que ver sólo con el ingreso salarial, sino también con llegar con cloacas, agua potable y pavimento”, dijo el ex rector de la UNL al explicar las metas que se plantea para su posible gestión. <strong>Foto:</strong> Flavio Raina “Combatir la pobreza estructural no tiene que ver sólo con el ingreso salarial, sino también con llegar con cloacas, agua potable y pavimento”, dijo el ex rector de la UNL al explicar las metas que se plantea para su posible gestión.
Foto: Flavio Raina

Foto: Flavio Raina



Es precandidato a intendente de Cambiemos Cantard: "Aspiro a que en 4 años se note que completamos los servicios esenciales" Sin competencia en las PASO, buscará en las generales de junio ser el sucesor de José Corral. Dice que la inseguridad es “la mayor demanda” de los vecinos y, a su vez, “el gran fracaso del gobierno provincial”. Sin competencia en las PASO, buscará en las generales de junio ser el sucesor de José Corral. Dice que la inseguridad es “la mayor demanda” de los vecinos y, a su vez, “el gran fracaso del gobierno provincial”.

Desde que es candidato, Albor Cantard ya no es Albor. Es “Niky”, el apodo que lo acompaña desde que era bebé, cuando su madre lo encontró parecido a un dirigente soviético. Así se presenta, y así lo unge la propaganda política que busca llegar a los vecinos con el mensaje de continuidad del plan de gobierno de la actual gestión de Cambiemos en la ciudad. Lo eligió José Corral, junto a su equipo, por ser “un probado gestor, una persona que sabe escuchar, y con gran experiencia”. Haber sido el candidato más votado en la capital provincial (obtuvo más de 97.000 votos), cuando hace dos años se postuló a diputado nacional, también pesó en la elección.

 

Dice que la campaña en la ciudad es mucho más intensa que en la provincia, cuando recorrió 35 mil kilómetros. “Durante el viaje en auto tenía tiempo para relajarme”, pero como aquí todo está más cerca, la agenda se completa casi hora a hora. “Tengo el saco y los zapatos en el auto porque salgo de una reunión y voy a un timbreo; de una entrevista a recorrer un barrio, de la inauguración del año judicial a la presentación de un proyecto... No paramos”. Pero es lo que eligió y está “contento” con el mano a mano que mantiene con los vecinos: “Muchos empiezan un poco enojados, pero antes de terminar, después de escucharme y poder explicarles, me dicen: ‘Ojalá Ud. sea intendente’”.

 

—Llega a la pelea por la intendencia con el respaldo de una gestión que lleva casi 12 años gobernando la ciudad. ¿Es una fortaleza o una debilidad?

— El mayor capital que analizo, y al conversar con los vecinos difícilmente no lleguemos a la misma conclusión, es que Santa Fe está mucho mejor. Si uno saca la foto de la Santa Fe de hace 11 años y la compara con la de hoy, prácticamente en todos los aspectos está mejor: ante las inclemencia del tiempo y la crecidas de los ríos, la recuperación del espacio público, está mejor preparada para el futuro, apostando fuertemente a la educación con los 17 jardines que ya están en funcionamiento; con el aliento a nuestros emprendedores, se ha avanzado en prestaciones de servicios —se llegó con agua potable prácticamente al 100 % de la ciudad— y en las políticas de pavimentación. Esto genera una mayor expectativa de la gente y una mayor demanda, pero no lo veo como una debilidad, sino todo lo contrario: hay una creciente demanda de los vecinos que a mi modo de ver está fuertemente encabezada en un aumento de sus expectativas, porque han visto que las obras que están necesitando han llegado al barrio vecino, a la calle vecina y a él todavía no.

 

—¿Cree que esa demanda es hacia ustedes, como espacio que gobierna hace casi 12 años, o para todos los candidatos?

— Quien aspire a ser intendente de la ciudad tiene que tener muy claro que es la cara visible y el contacto inmediato con los ciudadanos. Entonces la demanda está principalmente dirigida al intendente, aún aquellas en las que no hay una responsabilidad directa del municipio, como la inseguridad que es, indudablemente, la mayor demanda que hay en la ciudad y en la provincia. Ahí no hay barrio, no hay periferia, no hay centro, no hay entre bulevares, no hay noroeste ni norte. El miedo de la gente de salir a la calle, o de estar pensando cuándo llegan sus hijos, o si no los asaltaron, etc., es general.

 

—Y cuando le hacen este reclamo puntual, ¿alcanza con explicar a los vecinos que la seguridad no es competencia del municipio?

— No. La función actual de un intendente dejó de ser alumbrado, barrido y limpieza. Y en los temas que preocupan a los ciudadanos tiene que estar presente. Muchas cosas se han hecho, pero nada alcanza si no tenés al lado un gobierno provincial que acompañe en las políticas de seguridad. Y creo que el gran fracaso de estos años del gobierno provincial ha sido que no han tomado nunca como una preocupación seria el problema de la seguridad; primero hablaron que era una sensación, después dijeron que particularmente a los rosarinos se los estigmatizaba con el tema del narcotráfico, y hoy vemos que los problemas que tiene todo el país, en Santa Fe están multiplicados. Tenemos el triple de homicidios que en Córdoba y eso no se explica desde otro lugar que no sea por la falta de políticas. No se ha tenido la decisión política de afrontar, con toda la firmeza que requiere, esta problemática.

 

—En caso de que llegue a ser intendente, ¿qué desafíos procurará afrontar para que sean el sello de su gestión, así como José Corral dejará los jardines municipales?

—Creo que al solucionar en gran medida (porque hay obras que están en marcha y tienen que terminarse) los problemas de infraestructura más graves que tenía la ciudad vinculado a las cuestiones hídricas, hay que apostar fuertemente en esta nueva etapa a completar los servicios esenciales en todos los barrios: agua potable, cloacas y pavimento. Ya estamos entrando en la tercera década del siglo XXI y todavía hay calles de tierra en la ciudad capital de la provincia. No es casual que ésos sean los problemas de hoy porque había que solucionar los otros, no se podía estar pensando en pavimentar o repavimentar una calle si no tenía hechos los desagües y cordón cuneta para que el agua corra y termine en esos desagües. Con esta infraestructura que se ha hecho mayoritariamente, el gran desafío para el futuro es llegar con los servicios elementales a los barrios que aún no los tienen. Porque eso es combatir la pobreza estructural, que no es sólo el ingreso económico-salarial de los que tienen posibilidad de trabajo, sino también la gente que vive sin cloacas, sin agua potable, que tiene dificultades para salir de su barrio cuando llueve fuerte. Aspiro a que en los cuatro años se pueda notar un gran cambio, así como se nota hoy un gran avance en materia hídrica o en jardines para la primera infancia. Hoy están dadas las condiciones para que pongamos el esfuerzo en ese sentido, con políticas propias del municipio y el apoyo de los gobiernos provincial y nacional. Todos los recursos que lleguen, desde donde lleguen, tendrán esa prioridad. Y la otra gran preocupación es cómo trabajar con Provincia en mejorar la seguridad.

 

— La complicada situación económica del país afecta la imagen del Presidente y de Cambiemos en general. Y el bolsillo es uno de los motivos de peso al momento de elegir. ¿Cree que lo afectará?

—Indudablemente esto tiene un impacto en la gente; de todos modos, en la ciudad veo que la mayor preocupación gira en torno a las necesidades locales y al gran problema a resolver que es la inseguridad. Si bien sale, obviamente, la situación económica, sobre todo en los que están más golpeados, quien tenía un trabajo y lo perdió. Y ése es un segundo tema importante en la ciudad: la generación de empleo. Por eso, vamos a seguir apoyando a los más de 2 mil emprendedores que hay y a los pequeños empresarios, porque no hay empleo sin empresa. Y no es casual que si miramos los índices de empleo de la provincia recientes publicados, la ciudad no ha sido tan afectada como Rosario. Creo que es el resultado de una preocupación del Gobierno de la ciudad por respaldar al pequeño empresario y a quien está iniciando una tarea.

 

—¿Cree que Emilio Jatón (precandidato a la intendencia por el FPCyS) es un contrincante difícil de vencer? ¿Atemoriza la cantidad de votos que sacó en la última elección?

—Es un gran elector, es una figura distinta que ha venido de fuera de la política. No se conoce mucho qué piensa al menos sobre los temas conflictivos. Entonces si uno no toma posición, obviamente, ofrece menos flancos. Pero me parece que son elecciones muy distintas, incluso para mí, porque si lo juzgáramos por la cantidad de votos que sacamos en la última elección, la lista de diputados que yo encabecé obtuvo en la ciudad entre 12 y13 mil votos más que Emilio (Jatón). Pero no es lo mismo una elección intermedia, donde el ciudadano se toma la licencia de mandar un mensaje al gobierno que a lo mejor apoya, pero que en algunas cosas es crítico, que cuando está eligiendo a la persona, sobre todo en el caso del intendente que es absolutamente unipersonal (ni viceintendente tiene Santa Fe), está eligiendo a una persona que va a tener la responsabilidad de conducir una ciudad con las complejidades que tiene una capital de provincia como es Santa Fe. Y la función del intendente no es más alumbrado, barrido y limpieza, es mucho más compleja, tiene una dedicación de 24 (horas) por 7 (días), con la necesidad de una gestión detrás de gente que esté capacitada y conozca la ciudad, y que también tenga una dedicación horaria y una vocación de servicio full time. Es una elección donde se analizan otras cosas.

 

—Y también juega el peronismo, que sí tiene internas... 

—Es otro actor político importante y hay que ver ahí como se terminan de acomodar los tantos...


 

De entrecasa

 

Nombre y edad: Albor “Niky” Cantard, 57 años.

Lugar de nacimiento y de residencia: Nací y vivo en Santa Fe. 

Familia, hijos: Dos hijos, mamá y hermana cerca, un hermano viviendo afuera, otros dos en Bahía Blanca; tíos, tías, primas y primos por todos lados. 

Club de fútbol: Colón.

Hobby: Mirar fútbol y tenis. Los partidos que sean. 

Película favorita: Match Point (Woody Allen, 2006).

Serie que ve: El Chapo. 

Autor de libros preferido: Almudena Grandes.

Música que más escucha: Rock nacional.

Autor:

Lia Masjoan


Temas:

Además tenés que leer:



Lo más visto
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  Debate Presidencial 2019  

Recomendadas