https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 16.04.2019 - Última actualización - 18.05.2019 - 12:27
12:57

Canticuénticos y el abuso infantil

"No se tienen que guardar los secretos que hacen mal"

Con “Hay secretos”, el grupo de música infantil se metió con una temática delicada de tratar. Con el cuidado videoclip de Bichofeo Estudio, la canción se volvió una de las más virales de la agrupación. El Litoral dialogó con Ruth Hillar, autora del tema, para adentrarse en su creación y andadura pública.

 -

“No hizo falta poner pautas, se respetaron las pautas que proponía la canción y acordamos en que la figura del adulto que ofrece ayuda sería una docente”, dice Ruth sobre el trabajo junto a los realizadores Silvina Rodríguez Aguilera y Fabricio Sola. Foto: Gentileza Bichofeo Estudio




Canticuénticos y el abuso infantil "No se tienen que guardar los secretos que hacen mal" Con “Hay secretos”, el grupo de música infantil se metió con una temática delicada de tratar. Con el cuidado videoclip de Bichofeo Estudio, la canción se volvió una de las más virales de la agrupación. El Litoral dialogó con Ruth Hillar, autora del tema, para adentrarse en su creación y andadura pública. Con “Hay secretos”, el grupo de música infantil se metió con una temática delicada de tratar. Con el cuidado videoclip de Bichofeo Estudio, la canción se volvió una de las más virales de la agrupación. El Litoral dialogó con Ruth Hillar, autora del tema, para adentrarse en su creación y andadura pública.

 

En abril del año pasado, Canticuénticos editó el disco “¿Por qué, por qué?”, que llevaba como track número 12 la canción “Hay secretos”, centrada en la temática del abuso infantil, su prevención y tratamiento. La autora de la canción es Ruth Hillar, quien contó con el asesoramiento de la trabajadora social Sabrina Medina para poner en palabras una temática tan compleja.

 

Recientemente, de la mano del videoclip realizado por Bichofeo Estudio, la canción tomó más vuelo, volviéndose viral en redes sociales. En ese contexto, El Litoral dialogó con la compositora e integrante del reconocido grupo, con el objeto de conocer más sobre la gestación de la canción y su repercusión.

 

 

Poder decir

 

—¿Cómo surgió la idea de “Hay secretos”?

 

—Mientras filmábamos el video de la canción de cuna “Noni Noni”, buscando imágenes de ternura que representen ese momento tan cálido y dulce de acunar y ser acunado, pensé que muchos nenes y nenas se duermen con angustia y miedo. Y que no los estábamos acompañando. Creo firmemente que las canciones pueden ser instrumentos de cambio y con esa convicción compongo. Pero veía muy difícil poner en palabras, en sonidos, un intento de ayuda. Un par de meses más tarde llegó un mensaje de una profesional, licenciada en Trabajo Social, que tiene a su cargo el Programa Integral Género Derechos y Salud de la Uader (Universidad Autónoma de Entre Ríos). Sabrina Medina nos planteaba que casi no había arte y literatura para la infancia sobre estos temas y que necesitaban este tipo de recursos para poder trabajar en los programas de prevención. Fue una enorme alegría, sentí que nos estábamos llamando mutuamente. Nos encontramos a charlar y enseguida tuve la certeza de que había que intentarlo.

 

—¿Cuál fue el aporte de la licenciada Medina?

 

—Sabrina tiene mucha experiencia y conocimientos sobre esta temática. Conversamos sobre datos duros, sobre cuáles son los principales ejes en los que se trabaja en prevención con niños y niñas: el tema del secreto, de la confianza, de ofrecer ayuda.

 

Mientras escribía la letra, se la mandé varias veces a Sabrina para que ella la valide desde su mirada profesional.

 

—¿Qué reparos tuviste a la hora de poner en palabras lo que querías decir?

 

—Busqué un lenguaje sencillo, que pueda referenciar sin nombrar, que comunique mansamente, sin volver a lastimar donde duele. También pensé que debían poder escuchar y sensibilizarse con la canción las nenas y nenes que nunca pasaron por situaciones de abuso y maltrato. Y por supuesto, los adultos, que somos quienes debemos estar atentos, contener, ofrecer ayuda.

 

Desde lo musical, busqué un género argentino que tuviera un carácter intimista y profundo y pensé que la vidala era la indicada. El arreglo instrumental, a cargo de Nahuel (Ramayo), creo que acompaña muy bien lo que se dice desde la tímbrica, con la profundidad de los cellos y contrabajo y la calma que transmiten la guitarra, flauta y glockenspiel.

 

 

En imágenes

 

—Está teniendo repercusión a partir del videoclip realizado por Bichofeo Estudio. ¿Qué devoluciones tuvieron de niños, padres y profesionales?

 

—Con este video pasó algo que no había pasado con ningún otro. El grado de viralización fue enorme. La canción ya estaba siendo un recurso de la ESI en gran cantidad de escuelas y jardines, pero a partir del lanzamiento del video se incorporó masivamente a programas de instituciones en nuestro país y en otros también. Los mensajes de agradecimiento que nos llegan constantemente son emocionantes. Tantos adultos diciéndonos que les hubiera gustado crecer al abrigo de las canciones de Canticuénticos. Y muchos mensajes de profesionales y académicos que trabajan hace muchos años en este tema y nos escriben para felicitarnos y agradecer por este instrumento. Y lo más fuerte fue una filmación que nos mandó una maestra de Montevideo donde hace una recorrida por las caritas de nenas y nenes de tercer grado viendo el video por primera vez. La profundidad de esas caritas, los gestos conmovidos, alguno haciendo un puchero y sus comentarios al final: “¡Qué canción hermosa!”.

 

—¿Les pusieron algunas pautas a los realizadores (Silvina Rodríguez Aguilera y Fabricio Sola) a la hora de plasmarlo?

 

—Con Silvina y Fabricio ya habíamos trabajado en el video de “La Rana Rosita” y nos pareció que manejaban un discurso visual sumamente poético, así que cuando nos dijeron que les interesaba mucho poner en imágenes “Hay secretos” pensamos que eran los indicados para hacerlo. Desde la primera propuesta de guión que trajeron, vimos que sabían perfectamente cómo sumar con una profundidad y sutileza increíbles. No hizo falta poner pautas, se respetaron las pautas que proponía la canción y acordamos en que la figura del adulto que ofrece ayuda sería una docente. Realmente es una gran alegría encontrar en la propia ciudad a gente que trabaje tan lindo y con tanto compromiso. Y que comparta miradas sobre el mundo.

 

 

Cosas para hablar

 

—Dijeron por ahí que “Los chicos viven en el mismo mundo complejo que nosotros”. ¿Cuánto ha cambiado el paradigma de los temas “aptos” para poner en canciones?

 

—Creo que esa ampliación de los temas aptos para la infancia empezó con escritoras como Laura Devetach, Graciela Montes, Elsa Bornemann, después Tere Andruetto y tantísima gente más. Montes hablaba del “corral de la infancia” para referirse a ese recorte en las temáticas que terminan encerrando a nenas y nenes en un espacio pobre y acotado. Estas personitas que están creciendo transitan un mundo difícil y podemos acompañarlas desde el arte y la literatura, convidarlas a abrir puertas en vez de cerrárselas de antemano, habilitarlas para que pregunten y cuestionen su realidad, permitirles desarrollar plenamente su sensibilidad.

 

—¿Alguna vez se ha quejado algún padre o madre por alguno de estos nuevos temas?

 

—La canción que generó muchísimos comentarios a favor, pero también muchísimos en contra fue “Juntes hay que jugar”. Hay sectores muy conservadores que ven en el lenguaje inclusivo un grave peligro. Seguramente porque es un intento de visibilizar la lucha por los derechos de las mujeres y de los géneros no binarios y disidentes. Estos sectores no aceptan que el prójimo pueda ser diferente, aunque esta diferencia no les genere ningún perjuicio y se encargan de desprestigiar con campañas muy duras cualquier manifestación que vaya en esta línea. El problema es que mucha gente, sin conocer sobre el tema y sin tener tales prejuicios, es presa de esa propaganda negativa y termina repitiendo fanáticamente un discurso que en cualquier momento podría volvérsele en contra. Creemos que debemos educar a les niñes (y acá uso a propósito la e) en el respeto por las diferencias, en la solidaridad con los más débiles, en el cuestionamiento de los principios que hacen de la nuestra, una sociedad tan desigual.

 

 

Un aporte

 

—¿Qué te haría sentir que hiciste la diferencia en el mundo, más allá del hecho artístico?

 

—La verdad es que ya tuve esas experiencias y muy fuertes. Aunque sean hechos aislados, ya significan una diferencia para alguien. Cuando un papá escribe agradeciendo por “Noni Noni”, porque a partir de escuchar esta canción volvió a abrazar a su hijo, cuando una mamá me cuenta que la “Zamba de los relojes” la acompañó y la sostuvo mientras tuvo a su bebé internado, cuando tantos profesionales y padres nos describen los avances que hicieron nenas y nenes con autismo o con capacidades diferentes a partir del estímulo de las canciones, cuando vemos que en tantas escuelas y jardines volvió a sonar la música de raíz folclórica, devolviéndole a la niñez una música que es parte de su cultura.

 

Todo esto trasciende enormemente el hecho artístico en sí. Ahora con la canción “Hay secretos”, siento que con que ayude a sanar o proteja del sufrimiento a una sola personita, ya el mundo va a ser otro. Pero vamos a poner mucho esfuerzo en difundirla y hacerla viajar para que pueda ayudar a muchas más.

 

 

Autor:

Ignacio Andrés Amarillo


Temas:



Más Noticias de Escenarios & Sociedad

Lo más visto
Primer juicio a Cristina - Ella se considera perseguida política y Alberto Fernández dijo que los jueces deberán “explicar barrabasadas”. -
Política

Primer juicio a Cristina

Colón y su sueño: copar y ganar en el otro Centenario -  -
Actualidad Sabalera
Lavallén sobre la convocatoria: "No me sorprende porque sé lo que es la gente de Colón" -  -
Actualidad Sabalera
Una mujer fue asesinada en Rincón - Descampado donde apareció el cuerpo de María Carla Morel. -
Fernández-Fernández: "más allá de los nombres, lo importante son los proyectos políticos" -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  Clima en Santa Fe  Colón  Unión  Copa Sudamericana  Cristina Kirchner   Alberto Fernández  Casa de la Cultura  

Recomendadas