https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 07.06.2019 - Última actualización - 8:11
8:08

No son Bianchi ni Gallardo, pero...

Los títulos se les caen de las manos

Pasión Liga juntó a “Chiche” Calvet y “Flaco” Tobaldo, los directores técnicos más exitosos de la Liga Santafesina.

 <strong>Foto:</strong> Manuel Alberto Fabatía
Foto: Manuel Alberto Fabatía

Foto: Manuel Alberto Fabatía



No son Bianchi ni Gallardo, pero... Los títulos se les caen de las manos Pasión Liga juntó a “Chiche” Calvet y “Flaco” Tobaldo, los directores técnicos más exitosos de la Liga Santafesina. Pasión Liga juntó a “Chiche” Calvet y “Flaco” Tobaldo, los directores técnicos más exitosos de la Liga Santafesina.

Javier Díaz

 

Toda vez que se reconoce o destaca a alguna personalidad por sus logros puede ser visto, en cierta medida, como un acto de injusticia. Al poner de relieve las acciones o logros de un equipo de fútbol, de un entrenador, de un futbolista o de un dirigente, se dejan de lado —en ese momento particular— las de otros actores que pueden tener la misma o hasta mayor trascendencia según el enfoque que cada uno le dé. Es importante, entonces, entender que de eso se tratan los reconocimientos: de recortes de la realidad que —subjetivamente— realizan aquellos que los llevan adelante. 


Pero es necesario entender que esos recortes no son la totalidad de la realidad ni anulan todo lo demás. Destacar a un protagonista no significa desconocer la existencia de muchos otros. Es, por un momento determinado, poner el foco en sus propios méritos sin que esto signifique que los suyos fueran los únicos. Decir —por ejemplo— que un equipo que salió campeón en un año en particular alcanzó la gloria eterna, no es bajo ningún punto de vista desmerecer a otros equipos campeones. Es, simplemente, poner en valor ese hecho relevante que forma parte de la historia —en este caso del fútbol local— y que se encadena con otros que lo antecedieron y lo sucedieron.


Para este suplemento, centrado en el pasado, presente y futuro de la Liga Santafesina, es tarea permanente y casi obligatoria rastrear esos hechos que marcaron el fútbol amateur de la región. Esta vez, los protagonistas son dos entrenadores de inconmensurable éxito como lo son Julián Calvet y Adalberto Tobaldo. Esto no significa en absoluto desconocer a tantas otras figuras que también tienen hazañas deportivas que merecen ser contada; es, sencillamente, reconocer a dos personas que contribuyeron a enriquecer la historia del deporte santafesino.


Amistad y rivalidad


En la octava fecha del torneo Apertura, el Ciclón Racing de Calvet recibió a La Perla del Oeste de Tobaldo. Armaron un partidazo que terminó 3 a 3 y llenó los ojos de todos los que asistieron a la cancha a presenciar el encuentro.


Sin la vorágine de noventa minutos de juego, esta semana se volvieron a juntar en un campo de juego por pedido de Pasión Liga, no para analizar ese cotejo en particular, sino para contar sus historias repletas de títulos, como si fueran Carlitos Bianchi o el Muñeco Gallardo, pero del ámbito local.


“Es muy lindo estar con un amigo como el Flaco Tobaldo. Hace poco nos volvimos a encontrar en una cancha y se hizo un partidazo como siempre que nos enfrentamos porque siempre los dos intentamos jugar al fútbol. Yo le quiero ganar, él me quiere ganar a mí; hay una sana competencia y eso es lo lindo que tiene el fútbol de la Liga Santafesina”, movió el DT de Ciclón.


“Yo empecé a dirigir ni bien me recibí en Colón de Santa Fe, me llevó Jorge Omar Sanitá. Arranqué en inferiores y me tocó salir campeón en la mayoría de las categorías, mientras tanto jugaba en Sportivo Guadalupe y me dirigía Chiche. Imaginate todo lo que aprendí de él que todavía hago jugadas que él nos hacía hacer en Guadalupe”, respondió el entrenador de La Perla, a manera de reconocimiento.


A los títulos, Calvet los cuenta de a montones, pero no quedan dudas de que su momento de mayor gloria estuvo en San Cristóbal, cuando estuvo a un pasito de ascender a la tercera categoría del fútbol argentino. Así lo contó: “Yo empecé a dirigir hace 30 años y mi nueve era el Flaco Tobaldo allá en Sportivo Guadalupe. Habíamos armado un equipazo y el Flaco no terminó el torneo porque lo llamaron de Za Pereyra. No salimos campeones esa vez, pero después salí campeón tres años consecutivos y fui a San Cristóbal donde jugamos 29 partidos del Torneo Federal y perdimos el ascenso al Federal A en Salta contra Gimnasia y Tiro, que nos ganó por ventaja deportiva porque habíamos ganado un partido cada uno. Esos torneos eran duros porque para ascender tenías que jugar 29 partidos y viajar a todos lados, no como ahora que jugas cinco o seis partidos o te invitan”.

 

“Tengo en mi retina haber visto la cancha de San Cristóbal repleta en los cuatro costados, algo que no volvió a pasar ni creo que vuelva a ocurrir. Vino Talleres de Perico y trajo gente a roletes, lo mismo Central Norte de Salta, los de San Nicolás, Rosario; todos partidos a cancha llena. Es un recuerdo imborrable”, agregó.


El camino de Tobaldo también está regado de lauros. Multicampeón, es añorado en cada club donde estuvo y respetado en todo el “Mundo Liga Santafesina”. Sobresale lo que realizó en Colón, La Perla y Guadalupe, y así lo recordó: “Gracias a Dios me fue muy bien en Colón, donde me tocó salir campeón de Primera en el 95, 2001 y 2014, en Guadalupe hemos logrado cosas importantes como salir campeones, ganar la Copa de Campeones y salir entre los mejores del Litoral y en La Perla también donde logramos el ascenso y los campeonatos. Incluso estuvimos muy cerquita de hacer lo que hizo Chiche en el Federal, pero él fue el que más lejos llegó porque nosotros perdimos en las semifinales por penales”.


“De todos modos lo que más te queda son los recuerdos, la gente que conociste, los jugadores que pudiste dirigir y enfrentar, son esas cosas que te deja el fútbol. Estoy tranquilo con la carrera que hice, los cuerpos técnicos que he armado y la relación que siempre tuve con los jugadores. Siempre traté de dejar todo en cada equipo que dirigí. Por eso tengo la suerte de que siempre me reciban bien en cada lado al que fui tanto como jugador como siendo técnico”, agregó.

 

Materias pendientes


Aunque son ganadores, la pregunta que surge es: “¿les quedan materias pendientes transcurridos tantos años de carrera?”. Calvet reconoció que sí y la contó, mientras que Tobaldo se manifestó satisfecho con lo realizado, aunque es una obviedad que si ambos siguen dirigiendo es porque mantienen el deseo de seguir ganando.


“A mí la materia pendiente que me quedó fue el hecho de no haber sido campeón en la Liga Esperancina. Siempre armé equipazos y nunca se nos dio pero siempre estuvimos cerca, perdiendo en semifinales o instancias avanzadas. Hoy si me llamaran te diría que no voy, pero es una materia pendiente que tengo”, indicó el Chiche.


“Todos los técnicos trabajamos para ser campeones, lo que pasa es que campeón sale uno solo y hay circunstancias que hacen que te toque a vos o no. Yo fui a Patronato en 2001, me llamaron para ascenderlo y estuve ahí pero no pude; en 2002 estuvimos cerca otra vez pero perdimos por gol de oro contra Las Parejas. Son experiencias que te sirven para ir creciendo. Estoy tranquilo porque acá no me exigen nada, todos queremos salir campeones y es nuestro desafío pero no una exigencia del club. Creo que la única vez que me fueron a buscar con la exigencia de ser campeones fue en 2002, cuando me dejaron armar el equipo que yo quise y fuimos campeones”, señaló el Flaco.

 

Sus seguidores


En el ambiente está instalado que Calvet y Tobaldo “arrastran” jugadores. Que muchos quieren ser dirigidos por ellos porque son casi garantía de pelear cosas importantes. Al respecto se refirieron ambos.


“Yo estaba un poco alejado entonces para este equipo no arrastré a nadie, la verdad es que lo encontré así muy bien armado. Simplemente le dimos un poco de orden, disciplina y los mejoramos un poco táctica y físicamente, pero el cuerpo técnico anterior hizo un gran trabajo armando este equipo. En épocas anteriores sí, había muchos jugadores que nos seguían porque sabían que donde íbamos peleábamos el campeonato y a todos les interesa salir campeón. Pero nosotros no le sacábamos los jugadores a nadie, eran los propios jugadores los que querían venir”, dijo el orientador lagunero.


“Nosotros teníamos la suerte de que muchos jugadores nos seguían porque ya estaba instalado que peleábamos campeonatos y el jugador siempre busca eso”, agregó el DT azulgrana.

 

“Yo veo que hay mucha gente que trabaja con ganas y una camada de nuevos entrenadores que han tenido a sus profes que los marcaron e intentan imitarlos metiendo su propia impronta. Hay muchos equipos que trabajan bien en inferiores y se nota en los que clasifican a la Copa de Oro. Nosotros agarramos las inferiores de Ciclón el año pasado y las clasificamos a la Copa de Oro por primera vez”. Julián Calvet, DT de Ciclón Racing.

 

“La Liga se ha emparejado mucho para bien de todos. Se está trabajando mucho en lo físico aunque se está dejando de lado más la técnica. Además hay pocas canchas en las que se puede jugar realmente bien, pero en general la Liga progresó mucho y eso es bueno para todos”. Adalberto Tobaldo, DT de La Perla.

Autor:

Juan Carlos Haberkon




Lluvias extraordinarias: más de 200 mm. en 12 horas - Emergencia. Durante la tarde del sábado y la madrugada del domingo se vivieron las horas más críticas del temporal. -
Búsqueda de Fiorella Furlán: retiraron el auto del arroyo -  -
#Temas de HOY: El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  Alberto Fernández  Emilio Jatón  Omar Perotti  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?